La efervescencia política para el año 2018

0

Por: Ciriaco Navarrete Rodríguez
Se multiplican las voces de los diferentes partidos políticos que juran y perjuran, que traen las mejores propuestas para el beneficio largamente esperado del pueblo mexicano, pero nadie se atreve a luchar por innovar la Constitución General de la República, para adoptar la democracia verdadera como régimen de gobierno.

El mecanismo es muy fácil, pero llevarlo a cabo es muy complicado, porque los políticos siguen engañando al pueblo al decirnos que México es democrático, y hasta los juristas de alto nivel académico, debido a que todos hemos sido fuerte y ortodoxamente adoctrinados a lo largo de más de 80 años, para que creamos la mentira de que somos una próspera democracia.

Esos compatriotas mentirosos son los que han impedido el crecimiento de la riqueza en nuestro país, y no toman en cuenta que el problema de la pobreza es un fenómeno que trae graves consecuencias para la sociedad mexicana en su conjunto, porque al fin de cuentas, todos padecemos los efectos del hambre popular que es la principal generadora de la inseguridad pública que padecemos, entre otros muchos problemas graves y muy penosos.

El proceso de empobrecimiento creciente por sí sólo desmiente los supuestos avances nacionales que el Presidente Enrique Peña Nieto ha anunciado como grandes logros de su gobierno, como lo son los dos millones de empleos que se han logrado, y cuyos salarios de hambre, no son en nada suficientes para mantener al propio trabajador, y mucho menos a su familia.

Ni que decir de las reformas estructurales de la Constitución General de la República que no han contribuido a sanear la problemática nacional, pero sí garantizan el acaparamiento de los energéticos, como siempre, en pocas manos de nuestros connacionales y ahora también en las extranjeras, por que ya nos llegó la competencia de empresas del exterior.

Eso significa que la puerta de la influencia extranjera ya se convirtió en portón, y ya no hay manera de que los mexicanos podamos transitar por un camino seguro que nos salve de las promesas mesiánicas, y de esa manera el gobierno nos está asegurando la falsedad de que la democracia mexicana se ha fortalecido.

Lo igualmente preocupante, es que nuestros políticos nopaleros se ocupan de ganar cargos públicos en el promisorio y muy reducido estanque de las mieles del poder público, porque saben que ahí están las riquezas de las que ilegalmente se podrán apropiar para beneficio propio y de sus respectivas familias, y el pueblo, les vale un comino, que se siga hundiendo en la pobreza….¡¡¡Qué poca…!!!

Y es que la corrupción en México en realidad ya se legalizó, y los exfuncionarios o ex-gobernantes más corruptos, son blindados con gubernaturas, presidencias municipales, con diputaciones y con senadurías para que su impunidad sea intocable, todos los conocemos y los tenemos plenamente identificados identificados.

Y no dudemos que ya estén afilando las uñas, para saltar a otros cargos para conservar su perversa impunidad, pero el pueblo ya despertó y cada vez que el tiempo pasa, sigue creciendo nuestra visión jusrticiera, de tal manera que los político probadamente corruptos que logren la osadía de ser candidatos a algún cargo de elección popular por cualquiera de los partidos político, se va a llevar la sorpresa de que el pueblo no le dará su voto.

Lo mismo va a suceder con aquellos gobernantes que han demostrado que son corruptos, sin importar el partido que los cobijó, también van a morder el polvo del rechazo de los votantes municipales y distritales, como sin duda sucederá en Tamaulipas.

E´mail:ciriaconavarrete_1941@yahoo.com.mx
Facebook: Ciriaco Navarrete Rodríguez

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario