El Senado de Estados Unidos prevé votar nueva derogación de ley de salud

0

Washington, Estados Unidos.- Los republicanos del Senado de EU prevén someter a votación su último intento por derogar y sustituir la actual ley sanitaria la semana que viene, tratando así de aprovechar una exención legislativa que expira el 30 de septiembre, y que les permitiría aprobar el proyecto con una minoría simple.

“Es la intención del líder (republicano Mitch McConnell) considerar la (ley) Graham-Cassidy en el pleno la próxima semana”, dijo hoy un portavoz del líder republicano, David Popp, en alusión al último texto legislativo impulsado por los conservadores para acabar con la ley, conocida como Obamacare.

El proyecto, promovido por los senadores republicanos Bill Cassidy y Lindsay Graham, derogaría partes clave de Obamacare.

Esa derogación incluye el mandato individual por el que los ciudadanos son multados si no obtienen seguro; los subsidios a las aseguradoras y los fondos para la expansión de Medicaid -acceso sanitario para las personas con bajos recursos-, con subvenciones en bloque que serían entregadas a los estados.

Tras un estrepitoso fracaso este verano en el Capitolio, cuando el presidente de EU, Donald Trump, insistió a sus colegas para aprobar cualquier tipo de derogación y así poder cumplir su promesa electoral de reforma sanitaria, la opción de Graham y Cassidy ha reabierto el debate sobre el asunto.

Lo que no está claro es si el liderazgo republicano ha podido sumar los votos suficientes para aprobar la legislación, ya que en sus intentos anteriores no logró poner de acuerdo a su propia bancada, donde varios senadores votaron en contra de la derogación, descarrilando sus opciones.

De esa manera, si tres senadores conservadores se oponen, los republicanos no obtendrían la mayoría simple necesaria.

Conocedor de las fuertes divisiones internas a este respecto, el vicepresidente de EU, Mike Pence, acudió este martes al Senado para sumar y aunar apoyos a esta derogación, que ya cuenta con el visto bueno de la Casa Blanca.

La propuesta de ambos senadores plantea la posibilidad de dejar el destino de los seguros médicos y sus subsidios en manos de los estados, algo que apela a la libertad de gobierno defendida por el conservadurismo estadounidense.

Sin embargo, los demócratas, encabezados por los líderes de las minorías en el Senado y la Cámara de Representantes, Chuck Schumer y Nancy Pelosi, respectivamente, han advertido de las consecuencias del texto legislativo y han llamado a la Oficina no partidista del Congreso (CBO, en inglés) a que evalúe su posible impacto.

Las propuestas anteriores que plantearon los conservadores hubieran supuesto entre 22 y 32 millones de personas sin seguro médico en los próximos diez años.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario