Lárguense todos

0

Por: Alejandro Govea Torres
Andan muy bravos los seguidores de Ricardo Anaya Cortés, como es el caso de los senadores Adriana Dávila Fernández de Tlaxcala, Raúl Gracia Guzmán de Nuevo León y Ernesto Ruffo Appel de Baja California, quienes quieren correr a todos los simpatizantes de Margarita Zavala de Calderón, incluso al borde de la paranoia gritaron: lárguense todos.

Con el pretexto de que en los estatutos se indica claramente la expulsión automática a todo aquel militante que apoye una candidatura diferente a la del PAN, los seguidores de Anaya Cortés exigen que renuncien en forma inmediata los senadores que expresaron su apoyo a Zavala de Calderón.

Nada más que los seguidores del llamado “Chico Maravilla” no tienen memoria porque el senador Ernesto Cordero Arroyo les recordó aquel episodio cuando Ruffo Appel le levantó la mano a Jaime Rodríguez Calderón, mejor conocido como “El Bronco”, durante la elección local de Nuevo León en el 2015, en lugar del entonces contendiente del PAN, Felipe de Jesús Cantú Rodríguez.

El también presidente de la mesa directiva del Senado, les pidió congruencia porque si los quieren correr por apoyar a Zavala de Calderón, entonces deben de despedir primero a Ruffo Appel por avalar la nominación de un candidato diferente del PAN en Nuevo León.

Los “dimes y diretes” entre los senadores del PAN ha propiciado que entre la militancia no se atrevan a señalar abiertamente su apoyo a la esposa del ex-presidente Felipe Calderón Hinojosa, como sucede aquí en Victoria, en donde ningún panista quiere externar su respaldo por temor a ser sancionado.

En privado se lanzan en contra de Anaya Cortés y su sequito, pero callan cuando se les pide una opinión para ser publicada.

A pesar del miedo a la política de represión del “Chico Maravilla”, señalan que ningún panista quiere participar en el denominado Frente Ciudadano por México, ya que no se quieren mezclar con gentes del PRD en Tamaulipas porque se encuentra secuestrado por la mafia integrada por Alberto Sánchez Neri, Jorge Valdez Vargas y Mario Sosa Pohl.

Por otra parte, el alcalde Oscar Almaraz Smer se fue a la Cámara de Diputados para conseguir más recursos públicos para continuar con diversos programas sociales y de obras públicas que se realiza en el municipio de Victoria, como sucedió el año pasado cuando logró gestionar 2 mil 400 millones de pesos para el ejercicio fiscal del 2017.

El alcalde victorense presentó varios proyectos a los diputados federales del PRI que coordina Edgardo Melhem Salinas, quien se comprometió a gestionar los recursos necesarios no sólo para acelerar el desarrollo económico y social de Victoria, sino también para el resto de los municipios en Tamaulipas.

Almaraz Smer también se entrevistó con el coordinador de la fracción del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho Quiroz, quien le reiteró su compromiso de responder a las demandas presupuestales para el 2018.

En contraste, el presidente de la Comisión de Justicia Partidaria del PRI, Roberto González Barba, dio a conocer que el ex-diputado local Eduardo Hernández Chavarría, presentó ayer su renuncia como militante del tricolor.

Desde hace mucho tiempo se sabía que Hernández Chavarría dejaría el PRI luego de que no fue tomado en cuenta para ser candidato a la alcaldía de Tampico en el 2016, pero el rumor se fortaleció cuando apareció junto con el dirigente estatal del PAN, Francisco “Kiko” Elizondo Salazar en el Primer Informa de Gobierno de Francisco García Cabeza de Vaca.

La dimisión del ex-diputado local priísta a nadie sorprendió, pero en cambio seguramente prendió los “focos rojos” en el PAN de Tampico porque se habla de que su sueño se podría ser realidad en la contienda del 2018.

El problema es que Salazar Elizondo debe de “tejer muy fino” para lograr convencer a los panistas del puerto jaibo a fin de que acepten nuevamente la imposición de un ex-priísta, sobre todo después de la amarga experiencia que tuvieron cuando la maestra Magdalena Peraza Guerra desplazó a otros para ganar la alcaldía tampiqueña en el 2011.

Lógicamente que panistas tampiqueños, como es el caso de Hilda Gómez Gómez, Germán Díaz Pacheco, Jorge Díaz Casillas, Jesús Nader Nasrallah, Adolfo Cabal Ruiz, entre otros, no quedarán conformes con la imposición del ex-priísta Hernández Chavarría.

Además, nadie descarta la posibilidad de que la maestra Peraza Guerra aproveche las ventajas de la reforma electoral y se decida ir por la reelección como alcaldesa de Tampico, ya que no sólo sería histórico por el posible hecho de que dos ex-priístas se enfrenten en una elección local, sino también porque sería su tercer mandato como presidenta municipal.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario