Protestas poselectorales dejan ya en Honduras al menos 6 muertos

0

Tegucigalpa, Honduras.- Al menos seis personas murieron y decenas resultaron heridas la madrugada del sábado después de que el gobierno de Honduras declaró estado de excepción la noche del viernes, lo cual implicó un toque de queda nocturno por 10 días para poner fin a las manifestaciones violentas en el país, que rechazan los resultados de las elecciones presidenciales del pasado domingo debido a la sospecha de fraude.

La agencia de noticias Sputnik, con base en reportes de la prensa hondureña, dio cuenta de cinco muertos y más de 20 heridos en la ciudad de San Pedro Sula, norte del país, por enfrentamientos con uniformados después del decreto.

Jair Meza, titular de la policía, no confirmó la cifra. Argumentó: “Dicen que hay decesos, pero no pueden ser reconocidos por la autoridad pública. Mantenemos el orden en el territorio nacional”.

Las autoridades sólo confirmaron el deceso de Kimberly Dayana Fonseca, de 19 años, quien falleció cuando hombres balearon a 30 personas en la colonia Villanueva, este de la capital. El grupo se manifestó pese al toque de queda, que entró en vigor a las 23 horas del viernes.

Sin embargo, no quedó claro de qué bando provino la agresión. “Policías militares salieron de un arbusto disparando a lo loco y la mataron de un tiro en la cabeza”, aseguró Luisa, hermana de Kimberly. La policía indicó en un comunicado: “No sabemos aún si los atacantes son agentes, pero se investiga el caso”.

Según testigos, durante ese ataque resultó herido un hombre por impactos de bala en la espalda y se cree que también falleció.

Desde el jueves pasado se reportó la primera víctima mortal en La Ceiba, norte del país, durante una protesta, en la que hubo disparos de militares. Las movilizaciones estallaron el miércoles, después que el candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, llamó a sus seguidores a protestar tras denunciar fraude en los comicios del domingo.

El decreto de estado de excepción, que consta de ocho artículos, se aplicó tras violentas movilizaciones contra los resultados irregulares, que derivaron en saqueos a comercios, bloqueos de avenidas y carreteras, con barricadas incendiadas y enfrentamientos contra autoridades. Hasta el momento han sido reportados más de 300 detenidos por los actos vandálicos.

La medida durará 10 días. Es un toque de queda nocturno, de las 18 a las 6 horas locales, momento en que se prohibirá a civiles circular en las calles y sólo se permitirá el libre tránsito a personal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), representantes de partidos políticos y observadores nacionales e internacionales de los comicios.

Aun así, la alianza convocó a protestas para hoy.

Ayer la población retomó poco a poco sus actividades. Centros comerciales, gasolineras y farmacias fueron los principales puntos de concentración para cientos de personas, ante el temor de no contar con los insumos suficientes.

“Esta administración ha dejado muy claro que la violencia y la corrupción no tienen cabida en Honduras. Seguiremos pidiendo paz y seguridad a cada hondureño”, apuntó el gobierno en dos correos enviados a La Jornada tras la aplicación del decreto.

David Matamoros Batson, magistrado del TSE, nuevamente suspendió, como hizo el viernes anterior, el conteo de mil 6 actas irregulares, porque los representantes de Salvador Nasralla no se presentaron nuevamente para asignar al personal que participará en el nuevo escrutinio.

El jefe de campaña de la alianza, Marlon Ochoa, explicó que busca un acuerdo con Matamoros para que cumpla 11 demandas que plantea su agrupación, principalmente cotejar 5 mil 174 actas de las que tienen dudas, para así anunciar a un ganador.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario