La estulticia de los políticos mexicanos

0

Por: Ciriaco Navarrete Rodríguez
Como académico y como estudioso de la politología sustentada en los sólidos cimientos de la Filosofía Política, considero que es muy vergonzoso escuchar los deficientes manejos del lenguaje usan los políticos mexicanos, quienes fueron forjados en el perol de la absurda improvisación ideológica, pero eso sí, jamás esconden sus desmedidas ansias de hundirse en el muy apetecible mar de las mieles del poder.

Esa atropellada carrera que realizan nuestros políticos en franca búsqueda del poder público, tiene serias consecuencias, entre las cuales, destaca la nula importancia que le conceden al rigor lingüístico, con el cual, deben saber que están obligados a expresarse correctamente, lo mismo en el contexto familiar, que en el escolar, en el laboral, de la misma manera que están obligados un lenguaje correcto en el gigantesco ámbito social.

Porque no debemos pasar por alto que la sociedad mexicana, a pesar de que es muy diversa y heterogénea, en todas las regiones del país se le escuchan voces que manifiestan su desacuerdo con los errores y excesos gubernamentales que a diario cometen los integrantes del Gobierno Federal, y particularmente los mandos castrenses y policiacos, así como el propio Presidente de la República.

Otro de los graves errores es el desconocimiento de la ubicación geográfica de cada uno de los asentamientos humanos del país, lo cual me recuerda la gran deficiencia del conocimiento de la geografía nacional que siempre ha exhibido el Presidente Enrique Peña Nieto, pero lo peor del caso, es que los propios habitantes del Estado de México, aseguran que suele cometer los mismos errores en su propio solar natal.

Por otra parte, desde hace más de treinta años, en repetidas ocasiones he señalado, la urgente necesidad de entender que en México no se conoce la democracia más allá de las palabras que ciegamente usan la gran mayoría de los políticos y gobernantes mexicanos, quienes sin el menor atisbo de pena, repiten la creencia, bien adoctrinada por el priismo nacional, de que este país, es un país democrático.

Ese gravísimo error conceptual, sin empacho alguno, lo usan nuestros paisanos que se desempeñan como embajadores y Cónsules en el contexto nacional de las únicas siete democracias del mundo, lo cual es doblemente penoso.

Esa realidad, que consiste en que la gran mayoría de los mexicanos, tiene la falsa creencia de que somos un país Constitucionalmente Democrático, idea que penosamente está presente hasta en la mentalidad de los académicos de alto rango, porque lo mismo lo escuchamos en los Rectores de la Universidades, que en la gran mayoría de los catedráticos, y de sus alumnos.

Eso se debe, dicen los académicos, a que se aprende con mayor facilidad cuando nuestros maestros nos hunden en el universo de la improvisación conceptual, lo cual, que en la mayoría de los casos es contrario a la sagrada cantera intelectual de los saberes verdaderos.

Eso me recuerda un curiosa pero verdadera anécdota, que sucedió cuando me reuní a tomar café con los doctorados en derecho, y eruditos juristas, y muy destacados académicos, los maestros Ignacio Burgoa Orihuela, y Pedro Astudillo Urzúa. Este último me sugirió que fuéramos a la casa de su gran amigo Ignacio Burgoa, con el doble fin de saludar y felicitarlo por su reciente cumpleaños.

Y en esa reunión aprovecharemos para conocer el punto de vista del doctor Burgoa. Desde luego que el anfitrión estuvo totalmente de acuerdo con mi tesis relativa a la democracia constitucional, tal como existe en las únicas siete democracias del mundo.

Los dos juristas referidos me dieron su sabia aprobación, así como también lo han hechos numerosos juristas tamaulipecos, y particularmente el Doctor Abelardo Perales Meléndez, sin embargo, recuerdo que el Doctor Burgoa, dijo que estaba de acuerdo conmigo, pero debido al “muy, muy arraigado” presidencialismo, ciertamente creado por el General Lázaro Cárdenas.

En aquella década de los años ochenta, en la que se realizó aquel encuentro amistoso, el Doctor Burgoa, dijo que estábamos muy lejos aún, de que surgiera un presidente decidido a adoptar la democracia verdadera como Régimen de Gobierno.

Y sí te pido, mi amigo Ciriaco, tu todavía estás joven, sigue insistiendo en difundir esa tu importante y realista tesis política, y ojalá que tu sueño se haga realidad, para real beneficio de todos los mexicanos, según profetizo el ya fallecido Doctor. Ignacio Burgoa Orihuela.

E ´mail: coriaconavarrete_1941@yahoo.com.mx
Facebook: Ciriaco Navarrete Rodríguez

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario