No es castigo, preparan la resurrección tricolor

0

Por: Alberto Guerra Salazar
CIUDAD VICTORIA, (ASI) — El PRI pareció entrar en la etapa final del proceso de auto-destrucción, con la incorporación del senador del PAN Javier Lozano Alarcón como vice-coordinador en imagen y vocero del pre-candidato presidencial José Antonio Meade, una decisión que mantiene parados de pestañas a próceres y augustos miembros del partido tricolor.

Javier Lozano no dejó que se secara la tinta de renuncia a su pertenencia al PAN, pues ya estaba tocando la puerta del PRI para ofrecer sus valiosos servicios profesionales, que fueron aceptados de inmediato, lo que hace suponer que ya estaban arreglados.

Los viejos priístas están escandalizados por esta otra maniobra que atenta contra la naturaleza, los principios, la ideología, la idiosincrasia y la historia del partido tricolor, porque la interpretan como una inmolación, harakiri, suicidio.

Algunos distinguidos políticos veteranos del PRI de Tamaulipas se han declarado en huelga de brazos caídos, porque les parece inaceptable la otra opción, que es la de renunciar a su militancia; esperarán a que lleguen los tiempos de rescatar a su institución política.

Esto ocurrirá, dicen, cuando Meade sea derrotado en las urnas y se produzca una estampida sólo atemperada por los sobrevivientes del naufragio, que intentarán recomponer al PRI, poniendo a Miguel Angel Osorio Chong, a recoger del suelo los pedazos del desastre.

Estos mismos añosos y venerables románticos del PRI, algunos cuajados los pechos de medallas ganadas en batallas electorales, sostienen la tesis de que Osorio va al Senado no como castigo por boicotear la campaña de Meade, sino como reserva para emprender en el futuro inmediato, la refundación partidista.

Por eso, dicen, Los Pinos soltaron a los demonios para la aniquilación de Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa Patrón y otros de su especie, a efecto de que no se les ocurra tomar la iniciativa de hacer la resurrecció del PRI, porque lo querrían para ellos.

Volvamos con el porro de Javier Lozano Alarcón. Se trata de un abogado con brillante carrera en la función pública, cuando perteneció al PRI. Fue vocero del candidato presidencial Francisco Labastida Ochoa y cinco años después abjuró de ese partido, para ser Secretario del Trabajo en el Gabinete del panista Felipe Calderón Hinojosa, 2006.

Se convirtió Lozano en el hombre del trabajo duro, sucio. Tuvo participación relevante en aquel escándalo con el narcotraficante chino capturado con cientos de millones de dólares en su mansión.

El extranjero acusó que fue Lozano Alarcón el que lo amenazó con la expresión que se volvió un cliché: cooperas o cuello.

Bueno, pues este tipo es el nuevo puntal de la campaña de Meade, un candidato que no entusiasma, con un presidente del PRI Enrique Ochoa Reza que es un principiante en política, y un coordinador de campaña, Aurelio Nuño, que repele, repugna, desalienta.

Osorio Chong entregó ayer el cargo y el Presidente Peña Nieto nombró en su lugar a Ricardo Navarrete Prida, que ocupaba la Secretaría del Trabajo. Roberto Campa Cifrián es el nuevo titular de esta dependencia.

También se fue el Secretario de Desarrollo Social Luis Miranda Nava y lo suple Eviel Pérez Magaña.

Peña Nieto le encargó a Navarrete Prida, que haga en 11 meses en la Secretaría de Gobernación, lo que no pudo hacer en cinco años, Osorio Chong: mantener un buen nivel de gobernabilidad, estabilidad social y seguridad pública.

Campa Cifrián es un todólogo y hará en la Secretaría del Trabajo, lo que le es propio: llenar los tiempos, escribir informes y llevar la fiesta en paz, aunque nada lo haga trascender en la historia.

Luis Miranda tampoco puede enorgullecerse de los resultados de su gestión, pues pese a los miles de millones de pesos gastados en programas sociales, aumentó en México el número de familias pobres y el de pobreza extrema.

En temas locales, seis comunidades rurales de Río Bravo consiguieron tras de 20 años de pedirlo, el suministro de agua potable, gracias al funcionamiento de cinco pozos profundos que tuvieron un costo de casi cuatro millones de pesos.

El dinero proviene del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social del Municipio, FAIS, promovido por el presidente municipal Juan Diego Guajardo Anzaldúa, y el número de beneficiados es de más de 1,600 personas.

Anteriormente, estos ejidos se proveían del líquido de pozos particulares o bien, del bombeo de agua cruda del canal. En la inauguración de los pozos, Juan Diego ofreció a los campiranos seguir tocando puertas en la Ciudad de México, para traerles más beneficios.

Mientras tanto, el gobierno de Nuevo Laredo emprendió gestiones ante BANOBRAS, para convertir a pesos una deuda contratada en el año 2000 pero en UDIS, lo que hace que crezca el monto de acuerdo al nivel de la inflación.

Esto significa que el saldo de la deuda era de 46 millones de pesos, números cerrados, pero los impactos inflacionarios lo hicieron crecer hasta en 49 millones de pesos, es decir, creció en más de tres millones.

La actualización de esta deuda fue aprobada por el Cabildo, y fue allí donde el presidente municipal Enrique Rivas Cuéllar aclaró que es el único de los 6 préstamos de administraciones pasadas, pactado en unidades de inversión, UDIS.

Agregó Rivas Cuéllar, que para poder disminuir el monto de la deuda es necesario convertirla a pesos y hacerla pagadera en un tiempo perentorio, a efecto de generar ahorros financieros en el pago de intereses.

En Ciudad Victoria, la conferencia de prensa de Sergio Guajardo Maldonado se volvió otra sesión de risa loca, pues se soslayaron los problemas, se buscaron chivos expiatorios y se escondieron los diputados maiceados.

Bueno, hasta el vocero Jorge Vela Villarreal inventó achaques de salud para inasistir y no presenciar el espectáculo de chacaleo con los reporteros. El tema era el recorte del presupuesto 2018 del IETAM autorizado por el Congreso local.

Se esperaba la presencia de diputados locales del PRI como Alejandro Etienne Llano, Rafael González Benavides y Carlos Morris Torre, para que explicaran cómo fue que los convenció el PAN-gobierno de votar ese presupuesto desfondado.

Pero prefirieron esos “representantes populares” la comodidad de la ausencia.

El presidente del PRI Sergio Guajardo Maldonado insinuó que toda “su” bancada parlamentaria puede ser llevada al banquillo de los acusados, de la comisión de justicia partidaria, aunque no estamos seguros que sea la instancia que corresponda.

Guajardo anunció que pedirán la destitución de la tesorera del gobierno estatal, panista, porque él cree en la versión que le dieron Etienne, Rafael, Morris y asociados, de que dejar sin fondos al IETAM fue un error de esa funcionaria.

No le hagan todos ellos al tío Lolo, pues el contenido del proyecto de ley de ingresos y del presupuesto de egresos lleva una firma, la del titular del poder ejecutivo local, que es el responsable absoluto.

Por el acto de inconstitucionalidad perpetrado por el Congreso local será necesario que se cree una bolsa adicional (inédito, histórico, inusual, estólido) o bien, que se emita otro decreto que parche y enmiende el yerro cometido.

Otra manchita al tigre, Carlos Alberto García González, y todavía quiere que le den como premio la candidatura del PAN a presidente municipal de Matamoros.

Etienne y Carlos Morris Torre tampoco tienen bochorno, pues son desleales al PRI y como quiera reclaman que los postulen al Senado y a una diputación federal. Así se las gastan estos políticos de los tiempos de Egidio.

Por cierto, otro notable notario público victorense, recibió una amenaza espeluznante dejada en la puerta de su lujoso despacho. Lo grave del caso es que el episodio ocurrió a unos metros del palacio de gobierno, atrás del edificio del inútil Centro de Atención Integral para Víctimas. Y nadie vio nada.

Reynosa volvió a tener un amargo despertar, el miércoles, y en Ciudad Victoria hubo dos casos que involucran a niños.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario