La asombrosa historia de los viejos creyentes ortodoxos de Uganda

0

© Foto: RPSC

Kampala, Uganda, África (Sputnik).- En Uganda, el país más joven del continente africano, viven alrededor de doscientos viejos creyentes —cristianos partidarios de la vieja liturgia y cánones eclesiásticos ortodoxos—. Se persignan con dos dedos y leen los libros sagrados del siglo XVII. Sputnik te cuenta cómo es la vida cotidiana de los ‘staroveri’ africanos.

En total, hay cerca de 260 comunidades de viejos creyentes por todo el mundo. La mayoría de los ‘staroveri’ —alrededor de 500.000 personas— vive en Rusia Central y en las regiones de Povólzhie, los Urales y Siberia. A su vez, unas 300.000 personas residen en los países de la Europa Central, Oriental y Sudoriental, mientras que cerca de 200.000 viven en Rumanía.

Según relató a Sputnik el jefe de la misión de la Iglesia ortodoxa rusa de viejos creyentes (RPSC, por sus siglas en ruso) en Uganda, Nikola Bobkov, el primer sacerdote ugandés que llevó a su congregación a una iglesia de los ‘staroveri’ —Joaquim Kimba— murió en 2015 como resultado de una grave enfermedad. Por su parte, otro sacerdote, Joaquim Valusimbi, fue rehén de los rebeldes —en la guerra que asoló este país— durante 2 años, pero tuvo la suerte de sobrevivir al cautiverio. No obstante, tuvo que ser bautizado por segunda vez, ya que, según la tradición de los viejos creyentes, la única forma de ser bautizado es sumergirse en el agua.

“Simplemente no teníamos un barril lo suficientemente grande como para meterlo dentro”, bromeó Bobkov.

Agregó que muchos ugandeses tienen miedo de ser bautizados en los ríos y estanques ya que suelen estar llenos de reptiles peligrosos.

Pero, ¿cuál es la razón de la creciente popularidad de esta rama del cristianismo en Uganda? Al parecer, en la década de los 90, los ugandeses empezaron a buscar una “verdadera iglesia”, ya que no estaban de acuerdo con algunas reglas impuestas por la Iglesia ortodoxa de Alejandría. En particular, estaban en contra del calendario gregoriano, así como de los contactos con los católicos y protestantes.

Así que en las calles de Uganda es cada vez más fácil cruzarse con hombres con largas barbas —aunque, debido a que a menudo son confundidos con yihadistas, esta regla ya no es obligatoria— y con mujeres vestidas con pañuelos tradicionales de los ‘staroveri’.

El sacerdote ruso subrayó que las fieles ugandesas prefieren los colores brillantes, pero aunque esto va en contra de la tradición, el religioso asegura que “no quiero presionarlas”.

Más: Moscú, dispuesta a ayudar al regreso de los viejos creyentes latinoamericanos a Rusia

En mayo de 2017, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, visitó por primera vez el centro de los ‘staroveri’ en Moscú, en Rogózhskaia Slobodá. La visita tuvo un alto valor simbólico, ya que era el primer jefe de Estado ruso en 350 años que visitaba el lugar.

“Nuestros correligionarios en África saben de Rusia. Dicen que Putin hace un buen trabajo. Y en cuanto a los estadounidenses, no les gustan pese a que financian la mayoría de los proyectos en el país. El hecho es que su estilo de vida —como, por ejemplo, los matrimonios homosexuales— no encaja en las actitudes tradicionales de los ugandeses”, explicó.

Bobkov también reveló que sueña con construir una granja de huevos en Uganda. Según el sacerdote, esto permitiría crear puestos de trabajo para los residentes locales. Indicó que la construcción de la granja va a costar unos 13.000 dólares, aunque actualmente la comunidad no tiene tanto dinero.

¡Bienvenidos! Gobernador ruso invita a ‘volver a casa’ a viejos creyentes latinoamericanos
El sacerdote ruso explicó que se trata de la llamada “misión social económica de la Iglesia”, un legado de la tradición cristiana de Occidente.

“Además de la fe, es necesario traer algo a los residentes locales, algo significativo”, explicó.

Según concluyó Nikola, los ugandeses solo empezaron a confiar en él tras su séptima visita. No obstante, explicó que “necesitan unos 10 o 20 años más antes de que acepten nuestra fe en su totalidad”. Concluyó que los africanos “aspiran a encontrar la verdad, la fuente de todo”.

En la época del Imperio ruso, los viejos creyentes sufrieron persecuciones muy duras, por lo que muchos emigraron, asentándose en diferentes rincones del mundo. No fue hasta la época soviética cuando cesaron las persecuciones por motivos religiosos y se les igualó en derechos con el resto de la población.
https://mundo.sputniknews.com/religion/201801211075606019-staroveri-iglesia-africa-tradiciones/

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario