Víctimas y mercenarios…

0

Por: Marco Antonio Vázquez Villanueva
Tranquilamente tienen siete, ocho o más años en su lucha, demandan salarios justos, bases y que cese el hostigamiento o presunto hostigamiento en su contra cada que piden se les reconozcan sus derechos.

En ese periodo han sufrido todo tipo de vejaciones, una y otra vez las Juntas de Conciliación y Arbitraje retrasan las resoluciones, una y otra vez quienes en el pasado han estado al frente del Colegio de Bachilleres en Tamaulipas negociaban, avanzaron, los tranquilizaban, luego, cuando ya todos estaban trabajando aparentemente tranquilos aprovecharon el tiempo y colocaban a sus amigos o amigas en la nómina, con buenos sueldos, mejores compensaciones y saqueando una institución que merece mejor suerte.

Su lucha legal, como en este momento, siempre parece que va bien, que avanza aunque con el temor de siempre, que de un momento a otro no se sepa más que sucede con la misma y se retroceda.

¿Por qué un tema que se supone ya debería tener una resolución se comporta como la burrita de la canción que un día da dos pasos para delante y luego otros tantos para atrás?, parece no tener misterio lo que pasa, en el pasado los liderazgos se han puesto de acuerdo, algunos dirigentes que presumen de “defender” los derechos laborales de sus compañeros y los directivos de la institución se beneficiaron y finalmente cumplían su objetivo de llevarse mucho dinero o eso parecía.

¿De qué le hablo?, por parte de los directivos que colocaron a placer hombres y mujeres de aviadores, cobraban sueldos y compensaciones de las que pocos tenían alcance, también de jubilados que recibían otras plazas de jefes para ganarse sueldos que no devengaban porque finalmente llegaban al cargo no por trabajo o conocimientos sino gracias a la cercanía familiar de la directora administrativa o por su trabajo político y nadamas, del otro lado, de los que supuestamente defienden a los trabajadores, también hubo beneficiados por los silencios, muchas veces les quitaron la obligación de firmar nóminas a la entrada y salida, casi siempre se les dieron compensaciones, entre otras cosas.

Quizá lo más ilustrativo de la corrupción sea aquel saqueo por más de 64 millones que nunca fue castigado, le hablo de la época de cuando Isaac Mata Vizcaíno era director del COBAT.

Le insisto, pocas dudas existen respecto a que la razón asiste a muchos trabajadores que pelean sus derechos en las Juntas de Conciliación en busca de mejorar sus salarios y el trato laboral hacía ellos, además la mayoría lo merece, ocupan y desarrollan actividades donde pocos se atreven y para las que se prepararon.

Sin embargo también es justo que escuchen, que se despeguen de quienes los han utilizado y que no permitan más que se negocie con sus derechos.

¿Ejemplos?, dicen los trabajadores que se abuso en contra de un dirigente del movimiento, que se le pidió la renuncia porque motivaba la lucha por sus derechos, la realidad fue que peleaba por los propios, porque se le permitiera seguir cobrando en dos nóminas y tener una compensación elevada, también en esa tesitura está otro más se ha dado a la tarea de desestabilizar y acusar de represión al Director del Cobat, César Guerra Montalvo porque lo despidió (dice él injustamente siendo que es un jubilado que llegó al puesto por sus relaciones familiares y políticas) porque no ejercía la plaza de la que recibía un buen sueldo y porque era más conocido por su manía de fumar que por algo que haya realizado a favor del Colegio de Bachilleres.

Los beneficiados por los vicios del pasado atacan al director del Cobat, César Guerra Montalvo, lo grillan, lo acusan de no escuchar, de reprimir, de pretender hostigar a los trabajadores porque defienden sus derechos.

Guerra Montalvo hasta antes de llegar al COBAT tuvo fama de ser buen político, de dialogar constantemente con quienes eran sus subordinados en la Sedesol, incluso hubo quien lo promovió para ser candidato a alcalde de Victoria por esas virtudes, la verdad no lo conocemos, de una y otra parte solo son acusaciones o defensas de oídas, de testigos, de víctimas, de beneficiados.

Es decir, historias de uno y otro lado las conocemos sin embargo es difícil hacer juicios respecto a las acusaciones contra el Director del COBAT porque, le insisto, por un lado lo señalan víctimas en el sentido de que provoca lentitud en la lucha que mantienen con justa razón, por otro lado lo atacan hombres y mujeres que parecen mercenarios de nóminas y, como única defensa del titular del Colegio de Bachilleres, tiene su historia o la historia que le crearon amigos y subordinados en la Sedesol, en resumen, parece que el tema es de víctimas, mercenarios y la larga ambición de mejorar las condiciones de los trabajadores, veremos quién puede más o, si por fin, se pone punto final a un conflicto de años y sale beneficiado el COBAT, créalo, miles de jóvenes que estudian en sus aulas lo agradecerían y como que ya es tiempo de acabar de una vez y por todas con tantos vicios del pasado.

@CENADeNegros1 le agrdecerá un Me Gusta en su fanpage de facebook y que nos siga en la cuenta de twitter @gatovaliente, además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario