La mansedumbre del tigre electoral

0

Por: Ciriaco Navarrete Rodríguez
El candidato presidencial Andrés López Obrador, con un simple dicho campirano, alborotó la gallera cuando pidió que “el tigre imaginario sea amarrado” al término de los comicios electorales que se llevarán a cabo el día uno de julio del presente año 2018, y a pesar de su mensaje ya no debiera espantar a nadie, porque en realidad ya quedaron muy lejos aquellos tiempos en los que era incontenible la bravura de ese temido felino.

Sin embargo, ese dicho coloquial del político tabasqueño,les causó mucho escozor a los mexicanos cupulares que son corruptos de profesión, y se debe a que viven a la expectativa para que no sean descubiertas sus riquezas mal habidas, y lo igualmente cierto es que al pueblo mexicano solamente le causó rizasy hasta carcajadas, porque ya somos una sociedad con cultura, y no se nos debe comparar con ese voraz y salvaje depredador.

Señalo lo anterior con la convicción de que “la mansedumbre del tigre electoral”,la estamos observando todos los días, porque por fortuna, los candidatos solamente se atacan con una especia de pelotas que se lanzan contra ellos, pero esas que son elaboras con burbujas de saliva, las cuales son remolcadas a largas distancias por la fuerza de los medios masivos de comunicación y de las redes sociales de la Internet.

Por otra parte, es importante señalar que en Tamaulipas, la mayoría de los aspirantes a cargos de elección popular, ya se registraron, lo mismo lo hicieroncandidatos a Senadores, y a Diputados Federales, de la misma manera que lo están haciendo, quienes aspiran a formar parte de la Legislatura Local, y las y los aspirantes a integrar los cuerpos edilicios de los 43 Ayuntamientos del Estado.

Y será hasta la semana próxima, del 18 al 23 de marzo, de los corrientes, cuando queden concluidos todos los registros de los aspirantes a los diversos cargos de elección popular en el Estado de Tamaulipas, gobernado por el reinocense Francisco Javier García Cabeza de Vaca, quien está ejerciendo un gobierno satisfactorio para la mayoría de los tamaulipecos, y criticado por las minorías resentidas, porque se les secó la ubre de la longeva vaca que ordeñaron por largos años.

Por fortuna, en los 43 municipios de la geografía tamaulipeca, muy a pesar de la prevaleciente inseguridad pública, hay tranquilidad política, según se evidencia, porque los protagonistas que aspiran a ganar alguna posición en el servicio público y gubernamental, procuran no caer en excesos que pudieran alterar la “sana paz social”.

Pero independientemente de las cuestiones electorales, también es importante hacer referencia a los quehaceres propios de la Secretaría de Salud, donde el doctor Alejandro García Barrientos, destaca como el brazo más fuerte de esa dependencia que es humana y altamente trascendente para los tamaulipecos, precisamente porque el cuidado de la salud es de capital importancia para el Gobierno del Estado.

Algo parecido sucede con la Secretaría de Educación de Tamaulipas, en cuya estructura hace falta mayor atención a la mejora continua del proceso de enseñanza-aprendizaje, en todos los niveles y modalidades de los servicios educativos que se prestan a los alumnos en general, porque hay que tomar en cuenta el desempeño y la eficiencia didáctica de los docentes, a efecto de evitar la perniciosa improvisación.

Porque lo más aconsejable es el compromiso de atender la preparación profesional de los docentes, misma que se debe demostrar de manera práctica en el aula, en el taller, el laboratorio o en las instalaciones deportivas, porque no es suficiente el hecho de recitar de memoria la teoría metodológica, sus objetivos, propósitos y metas.

Desafortunadamente esa fue la formación normalista que recibimos quienes estudiamos y fuimos certificados en las Escuelas Normales del país, porque en realidad, se ha demostrado que la formación universitaria de excelencia perfectible, que en materia teórica, es muy superior a la formación que se logra en las Escuelas Normales.

Lo anterior, lo señalo por propia experiencia y como parte fundamental de mis investigaciones académicas en diversos campus del país, porque a raíz de esas investigaciones que he realizado a lo largo de más de medio siglo, he llegado a la conclusión de que la formación universitaria es de mejor calidad que la normalista.

No desdeño las opiniones personales de muchos de mis colegas normalistas que se aferran a asegúranos que las Escuelas Normales han sido lo máximo como forjadoras de profesoras y profesores, sin embargo a pesar de que esas opiniones son muy respetables, está plenamente demostrado que es muy superior la formación universitaria, a pesar de sus deficienciasen materia didáctica.

A propósito de los docentes tamaulipecos, celebro mucho que con la innovadora dirigencia sindical que encabeza el colega José Rigoberto Guevara Vázquez, como Secretario General del Comité Ejecutivo de la Sección 30 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), con su amplia visión universal, mantiene abiertas las puertas laborales, lo mismo a los a los profesores egresados de las Escuelas Normales, que a los que proceden de las Universidades.

E ´mail: ciriaconavarrete_1941@yahoo.com.mx
Facebook: Ciriaco Navarrete Rodríguez

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario