Los lectores niños y jóvenes no se conforman fácilmente, son muy exigentes, más que los adultos

0

Ciudad de México.- Mis padres son lo máximo y Pequeño libro de las emociones y los sentimientos son los dos títulos del escritor mexicano Francisco Hinojosa que publicará este año. El primero, que será editado por el Fondo de Cultura Económica, “es un libro que tiene también ciertas intenciones, además de narrar la vida de un niño, espero simpático, en relación con sus padres, también es como una especie de enseñanza de ciertas cosas, qué es la izquierda y qué es la derecha, qué puede ser una guerra, qué es una manifestación, dicho de una manera como para un niño de 10 años”.

En el sello de Ediciones Castillo se publicará también Pequeño libro de las emociones y los sentimientos, del que el autor dice “lo escribí junto con mi esposa Tanya Huntington y se va a publicar como para jóvenes de primero de secundaria. Te da una explicación acerca de todo lo que son los sentimientos y las emociones, los jóvenes no saben a veces cómo expresarlas, qué son, por qué lloro, por qué me río, por qué me da asco una comida descompuesta”.

Con varios proyectos al mismo tiempo, Francisco Hinojosa, adelanta la publicación de Otra semana en Lugano para 2019, un libro que le ha ocupado varios años de trabajo. “Yo creo que esa sí ya rebasa más de los 15 años, es la continuación de un libro que se llama Una semana en Lugano, lo terminé a fines del año pasado y por los comentarios de mi editora, tengo que hacer una cantidad de movimientos porque me parecieron comentarios acertados; pero cuando uno mueve una pieza en una novela, se descompone todo por allá y hay que ir arreglando todos los parches”.

Hace apenas unos meses se publicó, El caso del insoportable niño aburrido José Rubencito y su odioso perro Hércules, un libro que le llevó escribir alrededor de 15 años, y narra: “lo empecé con la construcción de un personaje y no sabía qué hacer con él, construí después a la antagonista. Es una historia para mí rarísima, es de las más raras, me gusta experimentar con cosas distintas, es un libro bastante atípico, bastante raro, es un experimento que no sé todavía cómo va a funcionar”.

Francisco Hinojosa escribe literatura infantil y juvenil, aunque no solamente, nació en la Ciudad de México en 1954, ha sido miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de la Secretaría de Cultura, Premio Nacional de Cuento San Luis Potosí, fue el primer Embajador de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ) en 2015.

Es poeta, narrador, ensayista y traductor; sobre los lectores niños y jóvenes señaló que es un sector que no se conforma fácilmente, “yo creo que son muy exigentes, son más exigentes que nosotros, a un niño si le das un libro que lo atrapa, que la historia le interesa, que corresponde al ámbito de su vida, pues lo va a leer y si no, hay cosas más importantes que hacer; en cambio un adulto con tal de tener de qué platicar con el vecino y seguir una moda puede leer cualquier cosa”.

El autor relata que no tenía planeado ser escritor, “fue un caso azaroso, yo no pensaba estudiar letras, yo iba por otro camino, incluso de niño no leí casi nada y fue un suceso fortuito que un hermano mío ganó un premio de oratoria en la escuela, él iba en primero de secundaria, además de una medalla, le dieron un libro gordotote de pasta dura, Crimen y castigo de Fiódor Dostoievski y alguna vez, sin tener mucho que hacer, estaba yo en la prepa, lo empecé a hojear, una, dos, tres, cuatro, seis páginas, hasta que quedé atrapado en ese mundo de un estudiante de San Petersburgo, que está siendo manipulado por una usurera y él termina matándola; llegó un momento horrible que a todos los lectores nos pasa que nos encontramos con esas letras que dicen ‘fin’ y yo sentí ese vacío y dije – y ahora cómo lo lleno- y aunque no había demasiados libros en la casa, había libros y me empecé a convertir en lector de tiempo completo y eso me llevó a la escritura, la lectura me llevó a la escritura”.

A los 18 años, recuerda Francisco Hinojosa, su principal interés era leer poesía y después comenzó a escribir poemas, “pero esa poesía era cada vez más narrativa, contaba algo, había un pequeño cuento dentro de esos poemas, hasta que un día escribí un cuento y lo disfruté tanto, lo compartí y con quien lo compartí también lo disfrutó y entonces dije, esto es lo mío”.

Escribir para niños, agrega Francisco Hinojosa, tampoco fue algo planeado; después de hacer adaptaciones de leyendas de espanto de la época de la colonia para editorial Novaro, le ofrecieron escribir cuentos inéditos para niños, “decidieron hacer una colección nueva con obras originales pero no había autores de libros para niños, había que elegir autores de otro tipo de literatura y a mí me escogieron.

Escribí el primer libro para niños, que cumple 36 años en este 2018, se llama Golpe de calcetín; los siguientes dos libros también fueron a petición de editores, en este caso de la Secretaría de Educación Pública y fue el cuarto libro original, que ya lo escribí porque se me pegó la gana y eso lo disfruté tanto que dije yo tengo aquí una veta por donde seguir y ese fue La fórmula del doctor Funes”.

De esa época en que Francisco Hinojosa empezó a escribir para niños hasta la actualidad, el mundo en la literatura infantil, sostiene, se ha transformado radicalmente. “Hoy día hay una oferta mucho mayor que la que había antes y no solamente una oferta, sino una buena oferta, tanto en la calidad de los textos, de la ilustración, del correo, del diseño, de la edición, de la distribución que antes no existían y eso ha cambiado totalmente el mundo de la lectura”.

Dos autores que han sido importantes en su carrera son Juan Villoro en sus comienzos como escritor, “con quien conservo una amistad y empezamos una carrera más o menos al mismo tiempo, quizá él un poco antes que yo y nos dábamos a leer nuestros libros y ese comentárselo uno al otro, me empujó a mí mucho”. El otro, Roald Dahl, ya en la literatura para niños, “creo que el humor que tiene no lo encuentro en otras partes de la literatura, el desenfado que tiene, la manera de entrar y de concebir a los niños creo que es distinta y también su manera de ver el mundo adulto que eso es un poco mal visto por ellos”.

El autor de La peor señora del mundo y Buscalacranes, crea sus historias a veces a partir de construir primero a los personajes, en otras ocasiones de una idea surge el argumento y hasta de un título se detona el libro completo, “yo tengo ningún ritual, nada, lo único que necesito es mi laptop y como viajo mucho, estoy acostumbrado a escribir en aeropuertos, en cuartos de hotel, en donde caiga; lo que sí es que me paro mucho, soy muy nervioso y yo no puedo estar sentado una hora seguida”. Francisco Hinojosa que su gusto por escribir literatura infantil y juvenil viene de dos aspectos: “acercarme a un niño con sus problemas reales y además me gusta mucho como invitar a la imaginación, a desarrollarla, a retar al lector para que imagine también”.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario