Efectos negativos de los ataques en campañas

0

Por: Ciriaco Navarrete Rodríguez
Es necesario que los candidatos a cargos de elección popular, eviten toda clase de ataques, con los cuales, pretenden congraciarse con los electores, toda vez que esas malas prácticas tienen un cúmulo de efectos negativos, porque desarrollan el encono social, la desconfianza mutua, la violencia visceral y hasta las tragedias como las que ya están sucediendo en la presente campaña electoral.

Y de acuerdo con los más recientes reportes oficiales, en diversos Estados del país, ya se acumuló una treintena de asesinatos de aspirantes a cargos de elección popular, hechos que los autores intelectuales de tales homicidios, se les hace más fácil atribuírselos a la delincuencia organizada, porque de esa manera logran plena impunidad por la comisión de esos crímenes de lesa humanidad.

Mi larga experiencia de más de medio siglo de mi ejercicio académico y periodístico, me dice que se trata de hechos derivados de los usos y costumbres de los altos mandos del viejo priismo, cuyas prácticas más cercanas, en México, en general, y en Tamaulipas en lo particular, datan de los últimos cien años que la sociedad ha padecido un pernicioso caos político.

Esa vida caótica del pueblo mexicano ha transcurrido en medio del sometimiento gubernamental realizado a “sangre y fuego”, en donde la impunidad ha sido uso y costumbre acompañada del criminal “culto a la personalidad”, en cuya práctica, los gobernantes se han asumido como únicos dueños de la verdad, y con cuya falacia han usurpado las libertades de la sociedad mexicana.

Ese culto a la personalidad, se ha generalizado desde que alguien inventó el llamado “principio de autoridad” y fue adoptado como patente de corso propia de los poderosos compatriotas que al asumir sus cargos gubernamentales, transforman su personalidad como si fueran eternos semidioses, muy al estilo los los gobernantes de remota antigüedad.

Ante tantos efectos negativos generado por la ignorancia democrática, me veo obligado a insistir en que todos los actuales candidatos, deben asumir la responsabilidad de hablar con la verdad, para que el electorado se anime a tenerles confianza y a votar por ellos en los comisión del día uno de julio del presente año 2018.

Hago un paréntesis para hacer referencia a las buenas intenciones de Ismael García Cabeza de Vaca, joven e impetuoso político tamaulipeco que está en plena campaña triunfadora, en su calidad de candidato al Senado de la República, como abanderado del Partido Acción Nacional, respaldado por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y por el Partido Movimiento Ciudadano (PMC), los cuales, como sabemos, conforman la poderosa Coalición “Por México al Frente”, que postulo a Ricardo Anaya Cortés, como exitoso Candidato Presidencial.

A propósito de la contienda electoral por la Presidencia de México, es posible vaticinar que las cosas le pueden favorecer ampliamente a Ricardo Anaya Cortés, a partir del segundo debate de los cinco Candidatos, que se habrá de llevar a cabo en Tijuana, Baja California, el ya cercano día 20 de mayo del año en curso, porque en ese evento, es seguro que habrá sorpresas muy importantes.

Y hablando con elevado sentido humanista, es preciso señalar que la moneda está en el aire, y que todo puede suceder en materia electoral, habida cuenta que existe la repetida experiencia de Andrés Manuel López Obrador, quien en dos ocasiones anteriores, estuvo muy cerca de alzarse con la victoria, y a última hora, no logró alcanzar el triunfo que supuestamente ya tenía en la bolsa.

Y aunque según las encuestas relativas a las preferencias electorales, ubican muy lejos a los demás candidatos, como lo son el priista José Antonio Meade Kuribreña, así como los independientes Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón, de cualquier manera, son destacados actores políticos que humanamente debemos tomarlos en cuenta, porque de cualquier manera, ya ganaron, de perdido su correspondiente notoriedad nacional e internacional.

Esa cultura política sería muy saludable que la practicaran todos los candidatos mexicanos que están luchan por ganar algunos de los diversos cargos de elección popular, porque de esa manera se asumirían como personas respetuosas de la precaria gobernabilidad que en México es muy deficiente, y lo será siempre, mientras no exista democracia verdadera.

Y por eso mismo, debemos detenernos a reflexionar en relación con esa gravísimo omisión, plenamente asentada en el Artículo 27 Constitucional, cuya tramposa redacción, le concede la propiedad entera del país, al Presidente de la República en turno, a partir de cuya legislación agraria, se privilegia la corrupción, la impunidad, y por supuesto el crecimiento imparable de la pobreza.

Sin embargo, esa realidad es harto desconocida por el pueblo mexicano, y hasta por los académicos mejor calificados del país, pues esa realidad está plenamente demostrada en los textos que han escrito afamados escritores y hasta brillantes juristas mexicanos.

Aclaro que eso no lo digo con el ánimo de ofender a nadie, pero mis asesores, tales como en doblemente doctorado en derecho Abelardo Perales Meléndez, y muchos otros juristas universitarios, tanto mexicanos como norteamericanos, y por eso mismo, tengo la certeza de la validez absoluta de mi tesis relativa a la concepción correcta de la democracia verdadera.

Y como todos los días, termino el presente trabajo editorial, con la certeza de que: “La gran solución a la problemática nacional de México, solamente se podrá lograr mediante la adopción de la Democracia Verdadera como Régimen de Gobierno, lo cual es una verdad irrefutable; y mienten los que ofrecen falsas soluciones mesiánicas”.

E ´mail: ciriaconavarrete_1941@yahoo.com.mx… Facebook: Ciriaco Navarrete Rodríguez

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario