Nuevo hallazgo arqueológico en Guatemala, dos fragmentos de piedra labrada del año 800-350 A. C.

0

Guatemala, Guatemala, América.- Guatemala cuenta hoy con un nuevo hallazgo arqueológico, El descenso del abuelo, un nombre que de por sí echa a volar la imaginación en el sitio de Tak”alik A”baj”, en el sureño departamento de Retalhuleu.

Ahora se trata de dos fragmentos de piedra labrada del Monumento 253 A y B y la Estela 86, correspondientes al Período Preclásico Medio (800-350 A. C.) de la era olmeca, según anunció el Ministerio de Cultura y Deportes en un comunicado.

El descubrimiento ocurrió en el área ceremonial este-oeste, la cual confluye con el anterior Ombligo Mux.

Según la fuente, el Monumento 253 A es una cabeza olmeca con distintivos de cuerda o banda, lo cual le da un carácter de poder, en tanto el B alude a símbolos de la cosmovisión de las culturas prehispánicas de Mesoamérica, como la cruz K’an, o un distintivo predecesor del signo Venus.

Los investigadores Christia Shieber y Miguel Orrego llamaron al hallazgo El descenso del abuelo, ya que el Monumento 253 A fue colocado de cabeza en un corte circular del suelo, junto con otras ofrendas de cerámica y fragmentos de tiestos, una práctica usual durante el periodo Preclásico, confirmaron.

Ambos especialistas consideran que los fragmentos A y B del Monumento 253 corresponden a partes de otras piezas monumentales mutiladas para marcar el fin del Período Preclásico Medio.

Por su parte, la monumental Estela 86 tiene cinco toneladas de peso.

En opinión de los arqueólogos, ambas creaciones aseguran la creencia de que en Tak’alik A’baj’ se dio la transición entre las culturas olmeca y maya.

El sitio, cuyo nombre es ‘piedra parada’ en el idioma quiché de la zona, está considerado como uno de los mayores yacimientos de monumentos esculpidos en la costa guatemalteca del océano Pacífico.

El núcleo de la ciudad cubría aproximadamente un radio de 6,5 kilómetros cuadrados, en donde aún se pueden apreciar alrededor de 80 estructuras importantes y más de una docena de plazas.

Su arquitectura recibió una significativa influencia de los olmecas durante el período Preclásico Medio y después desarrolló rasgos mayas.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario