La Nave Espacial OSIRIX-Rex Llegará al Asteroide Bennu Este Lunes: NASA

0

Esta imagen del asteroide Bennu fue captada por las cámaras de la nave espacial OSIRIS-Rex el pasado 29 de Octubre, momento el el que la nave se encontraba a 330 kilómetros de distancia del asteroide. Image Credit: NASA/Goddard/Universidad de Arizona

Washington, Estados Unidos, América.- Este ‎lunes 3 de Diciembre de 2018 la nave espacial OSIRIS-REx de la NASA llegará al asteroide Bennu tras más de dos años viajando por el espacio. Una vez que llegue a su destino, la nave pasará alrededor de año y medio topografiando este asteroide nunca antes visitado y se preparará para recoger una muestra del material de la superficie para traerla de regreso a la Tierra en el año 2023 para su estudio.‎

El objetivo de esta misión será tratar de ayudar a los científicos a averiguar como se formaron los planetas y como comenzó la vida, así como mejorar nuestra comprensión de los asteroides que podrían impactar contra la Tierra.

El equipo científico está buscando algo especial. Lo ideal sería que la muestra procediese de una región en la que los componentes básicos de la vida se puedan encontrar. Para identificar estas regiones en Bennu, el equipo de OSIRIX-REx ha equipado a la nave espacial con un instrumento que mide las firmas espectrales de los componentes mineralógicos y moleculares de Bennu.

Conocido como OVIRS (el espectrógrafo visible e infrarrojo de la nave), el instrumento medirá la luz visible e infrarroja reflejada y emitida por el asteroide y dividirá la luz en sus longitudes de onda, al igual que un prisma divide la luz solar en un arco iris.

“OVIRS es clave para la búsqueda de compuestos orgánicos en Bennu”, dijo Dante Lauretta, investigador principal de la misión OSIRIS-REx de la Universidad de Arizona en Tucson. “En particular, vamos a confiar en ella para encontrar las áreas de Bennu ricas en moléculas orgánicas para identificar posibles sitios de muestreo de alto valor para la ciencia, así como la composición general del asteroide.”

OVIRS trabajará en conjunto con otro instrumento de la nave, – el Espectrómetro de Emisión Térmica, o OTES. Mientras OVIRS mapeará el asteroide en el visible e infrarrojo cercano, OTES lo hará en el infrarrojo térmico. Esto permitirá que el equipo científico pueda mapear todo el asteroide en un rango de longitudes de onda que son más interesantes para los científicos que buscan productos orgánicos y agua, y ayudarles a seleccionar el mejor sitio para recoger una muestra.

En el espectro visible e infrarrojo, los minerales y otros materiales tienen firmas únicas como las huellas dactilares. Estas huellas dactilares permiten a los científicos identificar varios materiales orgánicos, así como carbonatos, silicatos y agua absorbida, en la superficie del asteroide. Los datos devueltos por OVIRS y OTES permitirán a los científicos hacer un mapa de la abundancia relativa de los diversos materiales sobre la superficie de Bennu.

OVIRS estará activo durante las fases clave a lo largo de la misión. A medida que la nave se aproxime a Bennu, OVIRS va a ver un hemisferio completo a la vez que medirá cómo cambia el espectro a medida que gira el asteroide, lo que permitirá a los científicos comparar las observaciones desde tierra a las de la nave espacial. Una vez en el asteroide, OVIRS recopilará datos espectrales y creará mapas detallados de la superficie y ayudará en la selección de un sitio para la muestra.

Utilizando la información recogida por OVIRS y OTES de lo visible hasta el infrarrojo térmico, el equipo científico también estudiará el Efecto Yarkovsky, o cómo la órbita de Bennu se ve afectada por el calentamiento superficial y el enfriamiento durante su día. El asteroide es calentado por la luz solar y re-emite radiación térmica en direcciones diferentes a medida que gira. Esta emisión térmica asimétrica da a Bennu un pequeño pero constante empuje, cambiando así su órbita con el tiempo. La comprensión de este efecto será ayudar a los científicos a estudiar la trayectoria orbital de Bennu, mejorar nuestra comprensión del Efecto Yarkovsky, y mejorar nuestras predicciones de su influencia sobre las órbitas de otros asteroides.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario