Por fin, la purga en el gobierno estatal

0

Por: Alberto Guerra Salazar
CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Dos funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública causaron baja en fecha reciente, aunque el titular de la dependencia no creyó necesario o importante, informarlo a la sociedad, a pesar de la relevancia de las tareas que tenían a su cargo.

Se trata de la sub-secretaria de ejecución de sanciones y reinserción social, así como del principal subalterno que tenía a su cargo el manejo de todos los penales del Estado. Se ignora inclusive, si fueron renuncias espontáneas o destituciones fulminantes.

Los reclusorios han sido escuelas del crimen porque el gobierno no se preocupa por cumplir los ordenamientos internacionales de readaptar socialmente a los infractores de la ley, independientemente de que resulta costoso hacerlo.

Es más fácil encerrar a los delincuentes en un solo lugar, sin siquiera apartarlos por el fuero o nivel del delito imputado (federal, común), por peligrosidad, reincidencia, procesados y sentenciados, y los dejan a su suerte, para que ellos mismos aprendan a defenderse en cautiverio, así sean primo-delincuentes o internados por delitos culposos o imprudentes.

Es tradición que existan hacinamientos pues los penales son obsoletos, inadecuados, decrépitos y con insuficientes espacios disponibles pues el número es inferior a los internos en cautiverio.

Pero además, carecen de instalaciones básicas como camas o literas suficientes, ya no digamos sábanas, colchas, almohadas, toallas. Si los servicios sanitarios de las escuelas primarias son un asco, algunas sin agua en las tazas y en los bebederos, imagine el lector cómo están en los penales.

Pero todo eso es lo de menos, pues los delincuentes saben que es el precio a pagar por cometer ofensas contra la sociedad. Lo grave es que existen auto-gobiernos ejercidos por los internos más peligrosos, que cuentan con la complicidad de los funcionarios y usan inclusive a los celadores, como sus empleados.

Los reclusorios son espacios dominados por grupos delictivos donde imponen una ley brutal de coopelas o cuello, recolectando cuotas económicas por cualquier pretexto, desde no ser agredido hasta ser eximido de la obligación de hacer talacha; recibir y tener obsequios del exterior (un radio, televisión, abanico, comida, etcétera); hay libre venta de bebidas alcohólicas y droga.

En estas condiciones, es imposible que funcionen en los reclusorios, los programas diseñados para la readaptación de los internos, muy bonitos en el papel, en la teoría, en la presentación, pero inoperantes porque adentro no manda la ley.

Oficialmente, existen grupos inter-disciplinarios que imparten cursos y talleres a los internos, para enseñarles un nuevo oficio, hacerlos terminar estudios escolares, descubrirles sus aptitudes deportivas y artísticas, enseñanza del idioma inglés y computación.

También tienen los internos un programa de atención a enfermedades que incluye la dotación gratuita de medicamentos, así como campañas de detección de otros males y cultura para la promoción de la salud.

El nuevo gobierno federal, de MORENA, anunció un proyecto de rescate del sistema nacional carcelario, debido a que el actual está corrompido hasta el tuétano y no cumple la función de corregir conductas anti-sociales.

Hay mucho qué hacer en este renglón y sólo basta para iniciarlo, voluntad política de corregir lo que está mal.

En otros temas, el presidente municipal de Ciudad Madero, Adrián Oseguera Kernion, consiguió sin grandes aspavientos, una concertación con el flamante Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, para que la obra pública jarocha se refleje y ayude a la zona conurbada del sur de Tamaulipas.

Oseguera viajó a Poza Rica para sostener un encuentro de trabajo con el Gobernador García (ambos pertenecen a MORENA), donde se pusieron de acuerdo en coordinar esfuerzos en beneficio común.

Cuitláhuac anunció vía redes sociales en su encuentro con Oseguera, que la rehabilitación que se hará en 2019 de dos grandes carreteras, desembocarán en Ciudad Madero y en Tampico.

El titular del gobierno estatal, panista, anda encendiendo pinos navideños y haciendo otras actividades de promoción personal, relegando lo realmente importante. Cabeza de Vaca no ha conseguido en dos años de intentarlo, ser recibido en Texas por el Gobernador Greg Abbott.

Cambiamos de tema para referir que la Federación de Cámaras de Comercio de Tamaulipas volvió a la carga contra el sub-secretario de ingresos del gobierno estatal, panista, Arturo Soto Alemán, pues permanece en el cargo.

FECANACO emitió una segunda Carta Abierta fechada en Matamoros y dirigida a la Opinión Pública y a la comunidad empresarial, para denunciar que Arturo Soto Alemán no sólo aprovecha el cargo gubernamental para obtener beneficios personales, sino que “incide en un tema tan delicado como la seguridad”, al vender cartas de anuencia para instalar casinos, de manera precipitada y sin atender protocolos.

El comercio organizado de Tamaulipas, con la anuencia de la CONCANACO, denunció que Soto Alemán cobra un millón y medio de pesos por extender cada uno de los permisos de consentimiento, para la instalación de casinos.

El problema, dice FECANACO, es que ese dinero se recauda de manera oscura pero peor que esto, es que el subsecretario de ingresos se precipitó en extender los permisos, apenas unas horas después de que el Congreso local aprobó la reinstalación y funcionamiento de las casas de apuestas.

El segundo boletín del comercio organizado tamaulipeco expresa la certeza de que el Gobernador Cabeza de Vaca, tomará acciones para impedir que se repitan situaciones de este tipo.

Hoy es el primer día de 2019, con elecciones previstas para el domingo 2 de junio, que renovará la Legislatura local, ahora en manos del PAN. Ha sido tan desafortunada la gestión del gobierno estatal, que nadie querrá votar por los candidatos del partido albi-azul.

Está previsto que con motivo del registro de candidatos, se produzca la tan esperada remoción o purga de funcionarios, unos por ineptos, otros por corruptos. Son el propio Soto Alemán, Víctor Sáenz Martínez, Héctor Escobar Salazar, Gerardo Peña Flores.

Por su parte, el contralor gubernamental Mario Soria Landero se aventó la puntada de anunciar que “la lucha anti-corrupción llegó para quedarse”, que provocó una explosión de carcajadas entre los funcionarios y el respetable.

Fue la mejor broma de El Día de los Inocentes, aunque hecha con retraso. “No habrá marcha atrás”, agregó Soria con gesto que quiso infundir miedo, pero sólo consiguió despertar otra tanda de risotadas.

El Grupo Reforma publicó un extenso reportaje que no parece noticioso sino inserción pagada, pues El Norte le dedica un espacio en primera plana y casi completa la número 4, con la historia repetida del caso Eugenio Hernández Flores y su encarcelamiento.

La fuente citada es la fiscalía anti-corrupción y hace una recapitulación de los cargos imputados al ex mandatario tamaulipeco, lo que hace despertar la suspicacia de que el gobierno estatal, panista, se está curando en salud ante una inminente sentencia absolutoria.

Por el rumbo de Reynosa, el JR no responde a los cuestionamientos de la prensa respecto de la confirmación de la visita del Presidente de la República, prevista para dentro de tres días.

El abogado Geovanni Barrios Moreno, presidente de un grupo de activistas, Justicia Tamaulipas, está convocando a familiares de personas desaparecidas, para una reunión con López Obrador en Reynosa.

Cumplen años la profesora Elsa Guadalupe García, el médico Salvador Abularach Esmery, Freddy Guarneros, Carlo A. Dávila y Max Zapata, hijito del ingeniero riobravense Ismael Zapata Morales.

Cumplen 41 años de matrimonio, Chacha de Alejandro y Pedro Reyes Martínez, en Ciudad Victoria, y en Reynosa, 44 años de sociedad conyugal, de Juan Gilberto Banda y María.

En Nuevo Laredo, el periodista Juan Carlos Pérez Guerra despidió el año con una visita al panteón, donde dio limpieza a las tumbas de su mamá Francia, su abuelita Blanca y su tío Alberto Guerra González.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario