¿Quién votará por los candidatos del PAN?

0

Por: Alberto Guerra Salazar
CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Por fin se le conoció un acierto a Héctor Escobar Salazar en más de dos años de gestión: renunció como Secretario de Educación Pública. La noticia mala es que los daños que causó en la dependencia no serán reparados en el corto plazo, por la penuria económica del gobierno estatal, panista.

Mario Gómez Monroy, director administrativo de la SET, recibió el encargo de atender provisionalmente la Secretaría, lo que no deja de ser un disparate (el estilo de la casa) debido a que se necesita allí a un académico, un pedagogo, un experto en educación.

Gómez Monroy ha sido en toda la historia política de Francisco García Cabeza de Vaca, su administrador, el hombre de todas sus confianzas para el manejo de los recursos de las dependencias puestas bajo su responsabilidad.

Lo tuvo con ese cargo en el gobierno municipal de Reynosa, (2005-2007), en la CORETT y luego en el gobierno del Estado, antes de enviarlo a Educación. Sabe cuadrar los números y congeniar contablemente las situaciones más controvertidas.

Magdalena Moreno Ortiz, sub-secretaria de educación básica, está perfilada para ser la nueva Secretaria de Educación, a menos que el penoso episodio decembrino le arruine el ascenso.

Lo primero que debería hacer Magdalena, si la favorecen, es nombrar a un jefe de prensa que sepa hacer su chamba y le sirva de puente de enlace con los profesores, los comunicadores y sociedad en general.

Héctor Escobar Salazar deja en malas condiciones a la dependencia. Nunca pudo hacer una gestión decorosa, simplemente porque el muchacho es inmaduro, incapaz, inepto y privado de emoción social para desempeñar un cargo público.

No intentó siquiera establecer una relación de comunicación con los profesores, especialmente con aquellos que siempre batallaron para cobrar sus sueldos. No daba explicaciones, solo desprecios a las expresiones de inconformidad.

Le hicieron manifestaciones de protesta, paros de labores, le tomaron las oficinas y le pidieron de mil maneras que solucionara el bloqueo de sus salarios, pero Héctor los ignoró. “Ni los veo ni los escucho”, como Salinas de Gortari.

No pudo Escobar con el paquete, chafeó a la dependencia, y ahora el que llegue en su lugar batallará para recomponer las cosas, restaurar la buena relación con el magisterio y atender con soluciones oportunas y certeras los problemas del sector.

Siguen en lista de renuncias inminentes, Gerardo Peña Flores, Arturo Soto Alemán y Víctor Sáenz Martínez, otros funcionarios que igual han contribuido con singular alegría, a arruinar en sus respectivas áreas, la vida ordinaria de los tamaulipecos.

Lástima que el titular de Desarrollo Rural, Ariel Longoria García, no será candidato del PAN, pues también se necesita allí una urgente oxigenación.

La otra noticia buena es que ser candidato del PAN ya no es garantía de éxito, pues ahora los delitos electorales son graves y con prisión cautelar sin derecho a fianza. Al menos en Tamaulipas, ese partido no conoce otro modus operandi de ganar cargos públicos.

Con una Legislatura de mayoría de MORENA (el PRI sigue estando en la lona), el poder ejecutivo no podría seguir manejando al Estado como si fuera su propiedad privada, y terminaría la era de abusos, excesos, descaro, soberbia y arrogancia.

En esas condiciones, ¿para qué retornarían a sus cargos el montón de candidatos del PAN que serán arrasados en las urnas el domingo 2 de junio? Se les acabará el negocio.

Por cierto, la diputada local del PAN Teresa Aguilar Gutiérrez se duele de que la convocatoria emitida para el registro de aspirantes a formar parte de la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas, no haya tenido buena respuesta ciudadana.

“Existe apatía”, se quejó. Pero no es tal, lo que existe es desconfianza de la gente hacia el gobierno en su conjunto (ejecutivo, legislativo, judicial), porque nunca como ahora las cosas se hacen con tanta chuecura.

Tamaulipas es líder nacional en desaparición de personas y son muchos los comités de familias afectadas, que buscan por su cuenta a sus seres queridos pues el gobierno de Peña Nieto, de Egidio y ahora el del PAN, sólo daban atole con el dedo.

Karla Quintana recibió nombramiento como titular de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, en tanto que el Sub-secretario de Derechos Humanos, de Gobernación, Alejandro Encinas, visitó recientemente Nuevo Laredo, para emprender en serio, las pesquisas sobre desapariciones forzadas.

El propio presidente municipal Enrique Rivas Cuéllar es sospechoso de conductas ilegales, pues usó patrullas clonadas de la Marina para su seguridad durante la campaña de reelección, mismas patrullas que habrían sido usadas para secuestrar a personas.

En otro tema de escándalo, el presidente municipal de la capital del crimen, Xicoténcatl González Uresti anunció que desistió de su viaje hacia España e India, según él, para atender los problemas victorenses, pero lo cierto es que desde el palacio de gobierno le jalaron las riendas.

“Te quedó grande la yegua” le cantan sus detractores, que siguen recolectando firmas para promover una revocación de mandato. Xico carga un descrédito y repudio ciudadano, que inevitablemente descargará sobre los candidatos del PAN.

La regidora María Ana Silva López, del PAN, presidenta de la comisión de salud pública y deportes, denuncia que Xico no solamente no apoya los servicios gratuitos a la gente, sino que estorba a quienes lo hacen por su cuenta, como es su caso.

María Ana emprendió con recursos propios y de organismos sociales de otros Estados, una campaña oftalmológica en beneficio de mil doscientas personas con problemas visuales.

La regidora Silva López instaló una oficina de gestoría donde acuden las personas a solicitar ayuda para sus problemas, pues en el palacio municipal las traen a puras vueltas dado que Xico se la pasa bailando zumba en cualquier lugar.

En Matamoros, el presidente municipal Mario Alberto López Hernández anunció un aumento de 9 por ciento a las percepciones de los 811 trabajadores del Ayuntamiento, un 8.5 directo al salario y un .5 en vales de despensa.

Los trabajadores y su dirigente sindical Hermelinda Torres Bustos, agradecieron el esfuerzo del gobierno municipal por concederles esa notable mejoría en sus salarios, y ofrecieron estar a la altura de la responsabilidad de brindar servicios de excelencia a los matamorenses.

El maestro Mario Alberto dispuso así mismo, la nivelación salarial en favor de 300 empleados, lo que implica un desembolso mensual por 300 mil pesos. Dijo en su mensaje, que se cumplen las ofertas de campaña, “porque no tenemos derecho a fallarles”.

Los trabajadores redoblaron los aplausos cuando supieron que este significativo aumento salarial, tendrá vigencia retroactiva al 1 de enero.

En tanto que en Nuevo Laredo, el nefasto Egidio Torre Cantú cometió otra travesura, ahora al imponer a Mónica García Velázquez como presidenta local del PRI, en momentos en que los escurrimientos hacia otros partidos se han intensificado.

Pepe Suárez López, por ejemplo, ex presidente municipal, del partido tricolor, hizo que la suya fuera la mesa con más aplausos, para el presidente municipal panista Enrique Rivas Cuéllar, en la fiesta de su cumpleaños.

Es agradecido este editor fronterizo, pues parientes, amigos suyos y otros recomendados, ocupan cargos que paga la nómina municipal panista.

El sindicato de maquiladoras de Nuevo Laredo también está con Rivas Cuéllar, y otro dirigente gremial pero de Reynosa, Alberto Lara Bazaldúa, del sindicato de Tito, que adoraba a Baltazar Hinojosa Ochoa en la campaña para Gobernador, se registró como pre-candidato a diputado local, pero en el PAN.

Cumplen años Jorge Lera Mejía en Ciudad Victoria y Ernesto Madrigal de Perla Villanueva Cantú, de Río Bravo. Ramón Eliud Alejandro, de Reynosa. Un 12 de febrero pero de 1917, falleció el periodista victorense Javier Vázquez Eguía.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario