La serpiente de las mil cabezas

0

Por: Alberto Guerra Salazar
CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Siempre fue un secreto a voces, pero ahora esa realidad está confirmada: la policía estatal, uniformada y ministerial, usa los cargos públicos para secuestrar, extorsionar, robar, en Reynosa y seguramente, en otras ciudades.

El problema no es que existan agentes policiacos del gobierno estatal, panista, detenidos como presuntos responsables de la comisión de delitos. El problema es que serán investigados y juzgados por funcionarios de su misma filiación política, obligados a protegerlos, encubrirlos, exonerarlos.

La solución es que la sociedad exija que una dependencia del sistema de seguridad y justicia federal, atraiga ese y otro caso de funcionarios policiacos estatales corruptos, para que los procesos penales sean imparciales, objetivos y realmente sancionadores.

Reynosa es una de las ciudades tamaulipecas más golpeadas por la delincuencia organizada, pero también por los mismos elementos policiacos, pues en lugar de proteger a los ciudadanos, los hacen víctimas de delitos.

Hace más de dos años le preguntamos a un periodista de Reynosa, especializado en espionaje político, por qué no podía el gobierno parar la ola de robos con violencia de vehículos, que ya duraba años.

“Son los poli-negros”, respondió, escuetamente. Pero no hubo necesidad de que hiciera agregados.

Desde la noche del domingo rodaron por redes sociales, versiones de la aprehensión de cinco policías estatales, en el hotel Virrey, donde tenían cautiva a una persona privada de su libertad, por la que exigían a su familia un cuantioso rescate.

Una versión publicada por el periódico de más circulación de Reynosa, afirma que son sólo tres los policías detenidos, y atribuye la aprehensión a agentes de la unidad anti-secuestros, de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas.

Esta es sólo una otra muestra de la rapacidad de los guardianes del orden en el gobierno de los vientos del cambio. Los casos de flagrancia se han repetido a lo largo de los casi tres años recientes, sin que ninguna autoridad estatal se digne tomar cartas en el asunto.

Los titulares de la Procuraduría y de la Secretaria de Seguridad Pública han tenido sobre sus escritorios, pruebas suficientes de las fechorías cometidas por sus subalternos, pero no han movido un dedo para castigarlas e impedir que se repitan.

“Es que los agentes no se mandan solos”, dicen los observadores, insinuando que cuentan con la protección de sus superiores.

Hace un año, en mayo de 2018, cuatro policías ministeriales (Gerardo, Abner, Natividad y Leonardo Daniel) fueron detenidos y consignados por el delito de secuestro agravado. Cobraron un rescate de cinco millones de pesos, a cambio de la vida de un empresario.

En mayo del mismo año, otro agente, pero de la Policía Estatal, Gamaliel, cayó preso por el delito de extorsión.

El mes anterior, un policía ministerial de la unidad anti-secuestros, participó en el asesinato de su propia jefa y superiora.

También está comprobado que policías estatales balacearon con sus armas oficiales, el edificio de la sede estatal del PAN y la misma casa de gobierno. Están detenidos y confesos.

En episodios por separado, policías estatales fueron suspendidos e investigados, pues permitieron la fuga de peligrosos delincuentes que permanecían detenidos, unos en un hospital, otros en las propias instalaciones oficiales.

Estos botones demuestran fehacientemente que los hechos delictivos que cometen los agentes policiacos de Tamaulipas, no son esporádicos, aislados ni accidentales, sino producto de una perversa maquinación urdida por los altos mandos, para usar a los tamaulipecos como blanco de enriquecimiento.

Los tres poderes del gobierno de Tamaulipas tienen una cohesión dictada no por el afán de hacer el bien, sino todo lo contrario, y más tarde que temprano, serán descubiertos y exhibidos.

En la Ciudad de México, el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, volvió a advertir a los funcionarios de los tres niveles de gobierno, que ahora son graves los delitos electorales, con reclusión penitenciaria y sin derecho a libertad bajo fianza.

Eso ocurrió durante la conferencia de prensa matutina, y más tarde, López Obrador sostuvo un encuentro de varias horas, con miembros de su Gabinete y con los delegados en las entidades federativas, a la cual seguramente asistió JR Gómez Leal.

Reconoció el Presidente, que algunos delegados incumplen con sus obligaciones y les ordenó redoblar el paso y dar mejores resultados. Quedó evidenciada la advertencia, de que los que no puedan hacerlo, serán destituidos si es que no presentan antes, sus renuncias.

Ese sería el caso de JR, que francamente no puede con el paquete pero tampoco se decide a reconocerlo, para dejarle el lugar a alguien que sí sepa y pueda.

Por cierto, la presidenta nacional de MORENA Yeidcol Polevnsky dejó la víbora chillando en Tamaulipas, pues vino, vituperó y se fue con su música a otra parte, luego de revelarse aquí como la Paquita la del Barrio, pero en versión política.

Con tal de descalificarlo con contundencia, Yeidcol le dedicó otros tiernos epítetos a Alejandro Rojas Díaz Durán a quien antes equiparó con las sabandijas. “Perro pantorrillero”, lo llamó ahora.

Cabeza de Vaca aprovechó la visita de la señora para desatar una intensa campaña de trascendidos, columnas, chismes, rumores, cachondeos, para sembrar cizaña y hacer aparecer a los candidatos de MORENA, como inminentes derrotados.

El fuego amigo alcanza también al gobierno de Reynosa y hasta a Xicoténcatl González Uresti, induciendo el gobierno de los vientos del cambio, la producción de videos espectaculares donde hacen mofa de ambas autoridades.

Las encuestas dicen sin embargo, que MORENA sigue mereciendo la preferencia ciudadana, aunque sus candidatos no sean deslumbrantes, pero el partido entraña la esperanza de conseguir un Tamaulipas mejor.

Carmen Lilia Cantúrosas Villarreal subió a redes sociales un mensaje compartido con la señora Polevnsky, donde ambas confirman su convicción de llegar al poder, en Tamaulipas, para darle un vigoro viraje al rumbo estatal.

Fracasó la campaña azul por desbancar a la hermana de Carlos Enrique de la lista plurinominal, y ella sigue encabezando en Nuevo Laredo una vigorosa cruzada en colonias, para recuperar la certidumbre de que las cosas pueden cambiar, si favorecen con el voto a MORENA.

En tanto que en Reynosa, el candidato a diputado local por el V distrito, Javier Garza Faz, ofreció promover becas para que trabajadores y trabajadoras de las maquiladoras puedan cursar carreras profesionales en el Tecnológico de Reynosa.

Esa institución fue construida gracias a las aportaciones de hombres visionarios como don Rigoberto Garza Cantú, y en honor a la memoria de su padre, el candidato dará su mejor esfuerzo para empujar la preparación técnica de los obreros.

Garza Faz ofreció así mismo, conseguir fondos adicionales para el equipamiento y ampliación de la infraestructura educativa, sabedor de que los presupuestos oficiales no son a veces suficientes, para cubrir las necesidades.

Javier y su equipo de campaña han recorrido todos los espacios del distrito V, recogiendo las inquietudes de los vecinos, que lo han reconocido como un digno hijo del ex presidente municipal que dejó muchas enseñanzas, y han ofrecido sufragar por él, el domingo 2 de junio.

En Nuevo Laredo hay luto por el repentino fallecimiento del empresario de la rama restaurantera, Lizandro Treviño, quien se ejercitaba la mañana de ayer cuando un ataque cardíaco terminó con su vida. Tenía apenas 51 años de edad.

También dejó de existir el abogado victorense Salvador Guerrero Zorrilla, ex secretario general del PRI estatal. Fue hijo de don Juan Guerrero Villarreal, ex Gobernador interino, ex director editorial del periódico El Diario.

Cumplen años Francisco González Doria, Antonio Cantú, Alfonso Solís Hinojosa, Blanca Anzaldúa Nájera.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario