Las deficiencias de la reforma educativa

0

Por: Ciriaco Navarrete Rodríguez
Es evidente la desaprobación de la reciente Reforma Educativa, sancionada y autorizada por el Poder Legislativo Federal, e insisto en afirmarlo porque en el seno del magisterio nacional es un “secreto a voces”, y aunque la gran mayoría de los docentes, inútilmente, esperábamos callados alguna señal de los líderes,del tanto de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CENTE) y por supuesto, del Comité Ejecutivo Nacional de Trabajadores de la Educación (CEN) del (SNTE), en realidad, y como siempre sucede, no vimos nada que reflejara las posturas pedagógicas de cada uno de ambos gremios.

A mi juicio, y como docente especializado que soy, en grata coincidencia con el doctorado en educación, mi gran amigo Noé González Martínez, no hemos podido encontrar algún atisbo en el cual sea posible detectar los conocimientos pedagógicos y didácticos que se requieren para fortalecer sabiamente la veracidad de lo que debe ser la concepción científica que es indispensable para abrir un ancho campo al intacto universo de los saberes verdaderos relacionados con el desarrollo integral de México.

Otra de las realidades inquietantes, es que Esteban Moctezuma Barragán, quien por segunda vez es titular de la Secretaría de Educación Pública del gobierno mexicano, jamás ha demostrado capacidad alguna para explicar la dialéctica del proceso de enseñanza-aprendizaje, tal como lo debería hacer el titular de tan importante cargo nacional, ojalá que imitará a sus homólogos de las únicas siete democracias verdaderas del mundo.

Pero, además, mucho más allá de los discursos mesiánicos y de las simples poses ante los reflectores de los medios masivos de comunicación, mimos que en los tiempos actuales, se replican en las poderosas redes sociales, tanto nacionales como internacionales, y donde los titulares de esas naciones democráticas, a veces, ni siquiera asoman la cara, porque se dedican a dirigir a toda la estructura educativa nacional, debido a que saben que por propia naturaleza científica y tecnológica, sus grandes avances cognoscitivos, son exhibidos y difundidos como paradigmas internacionales.

Y que, envidia nos debe ocasionar esa venturosa realidad, que desafortunadamente no se replica en las 183 naciones subdesarrolladas del mundo, mismas que están acreditadas como miembros integrantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), entre las cuales se encuentra nuestro México, pero debo señalar que la causa fundamental, se encuentra en la carencia de democracia verdadera, cuya deficiencia, impide el indispensable y muy necesario crecimiento de la riqueza nacional.

En efecto, las economías democráticas se encuentran sustentadas legalmente en sus respectivas Leyes Constitucionales, que fueron redactadas con apego al modelo agrario de la pequeña y/o mediana propiedad de la tierra, tal como lo avalan y respaldan destacados doctorados en derecho como el juez federal norteamericano Álvaro Garza, así como el destacadísimo jurista mexicano y orgullosamente tamaulipeco, Abelardo Perales Meléndez, actual Coordinador General Jurídico, y Jefe de la Consejería de ese mismo ramo, del gobierno del Estado Tamaulipas.

De la misma manera, quiero señalar como otro de los juristas que avalan mi aportación jurídica irrefutable, al sanfernandense Dionicio Saldaña Jaramillo, quien recientemente se graduó como master en el Nuevo Sistema de Justicia Penal, por lo que desde hace varias décadas, con toda certeza, aseguro que mis conclusiones jurídicas se ubican en el universo de los saberes verdaderos, porque son el resultado acuciosas investigaciones constitucionales que he realizado con cuidadoso rigor lingüístico.

Y si mis amables lectores hacen lo propio, les aconsejo que comparen el derecho constitucional norteamericano, el canadiense, el japonés, el alemán, el francés, el italiano o en británico, con su homólogo de México, y encontrarán que solamente nuestra Constitución fue redactada, con apego al modelo agrario Ejidal y Comunal, y por esa causa jurídica, carece de solidez jurídica el derecho de la tenencia de la tierra, pero también nos debe quedar bien claro que esa solidez se le reserva al presidente de México en turno.

Y debo explicar, que esa enorme deficiencia jurídica, esa la causa principal de del imparable proceso integral de empobrecimiento que padecemos los mexicanos, tanto en lo jurídico, como en relación con la nula paz social, que además es la causante de la ingobernabilidad, y por supuesto que, todo eso recala en los precarios desarrollos, tanto de la industria como del comercio, y todo eso impide el crecimiento de la riqueza del gobierno y de las familias mexicanas.

Consecuentemente, debemos saber también que al no haber crecimiento de la riqueza mexicana, poder económico que está al alcance del gobierno y de los gobernados, siempre será muy deficiente nuestro poder económico, por lo cual, nos debe quedar claro que a esa penosa realidad se debe la incompetencia financiera, tanto para eficientar el desarrollo científico, tecnológico, educativo como el cultural, lo cual, por añadidura, incide en serias deficiencias cognoscitivas y cognitivas de los gobernantes, de los profesionales en general, entre los que también nos encontramos los trabajadores de la educación, que por cierto aún no hemos podido sacar a México, del lamentable estatus de reprobación en el ámbito internacional.

Hasta aquí, espero que haya quedado claro, que son fallidas las buenas intenciones que tiene sobre el nuevo Sistema Educativo Nacional el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que ya no debiera confiar en el fallido titular de la SEP, el chambista Esteban Moctezuma Barragán.

E´mail: ciriaconavarrete_1941@yahoo.com.mx
Facebook: Ciriaco Navarrete Rodríguez

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario