Los científicos descubren un ‘planeta prohibido’ donde creían que no podía existir

0

CC0 / Pixabay

Santiago, Chile, América.- El equipo internacional de astrónomos descubrió un exoplaneta más pequeño que Neptuno con su propia atmósfera alrededor de su estrella en el así llamado desierto de Neptuno.

El desierto de Neptuno es la región cercana a una estrella donde no se encuentran planetas del tamaño de Neptuno. Esta área recibe una fuerte irradiación del astro, lo que significa que los planetas no retienen su atmósfera gaseosa ya que se evaporan dejando solo un núcleo rocoso. Sin embargo, el nuevo exoplaneta nombrado NGTS-4b sí tiene su atmósfera de gas.

NGTS-4b, también conocido como ‘el planeta prohibido’ por los investigadores, es un planeta más pequeño que Neptuno pero tres veces más grande que la Tierra. Tiene una masa de 20 masas terrestres, un radio 20% menor que el de Neptuno, y una temperatura de 1.000 grados centígrados. Orbita alrededor de su estrella en solo 1,3 días, es un equivalente al año terrestre.

Es el primer exoplaneta de este tipo que se ha encontrado en el desierto de Neptuno.

“Este planeta debe ser duro, está justo en la zona donde esperábamos que los planetas del tamaño de Neptuno no podrían existir”, afirmó Richard West, el doctor del Departamento de Física de la Universidad de Warwick.

Los investigadores creen que el planeta puede haberse trasladado a la zona recientemente, durante el último millón de años, o que era muy grande y la atmósfera sigue evaporándose.

“Es verdaderamente notable que hayamos encontrado un planeta en tránsito a través de una estrella que se oscurece en menos de un 0,2%. Esto nunca se había hecho antes con telescopios en la Tierra”, agregó el científico.

En búsqueda de nuevos planetas los astrónomos buscan una interrupción de la luz que emite una estrella. Esto significa que el planeta que la orbita bloquea la luz. Algo parecido sucede durante un eclipse solar. Por lo general, los aparatos terrestres solo detectan inmersiones del 1% o más, pero los telescopios usados en este estudio pueden detectar un oscurecimiento de solo el 0,2%.

“Ahora estamos buscando datos para ver si podemos ver más planetas en el desierto de Neptuno, tal vez el desierto es más verde de lo que se pensaba”, concluye Richard West.

El descubrimiento fue realizado con ayuda del sistema de telescopios Next-Generation Transit Survey (NGTS), situados en el Observatorio Paranal en el corazón del desierto de Atacama, Chile. Es una colaboración entre las universidades británicas de Warwick, Leicester, Cambridge y de la Universidad de la Reina de Belfast, junto con el Observatorio de Ginebra, Centro Aeroespacial Alemán y la Universidad de Chile.

Los resultados del estudio fueron publicados en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario