Los gobiernos de los Estados carecen de autonomía

0

Por: Ciriaco Navarrete Rodríguez
Los mexicanos, siempre hemos creído que los Estados del país son libres y soberanos, pero resulta que eso solamente sucede en la únicas siete democracias verdaderas del mundo, como lo son los Estados Unidos de América, Japón, Alemania, Canadá, Francia, Italia, y el Reino Unido de la Gran Bretaña, integrado por Escocia, Gales, Irlanda del Norte e Inglaterra.

Esas diez naciones son las únicas cuyas leyes constitucionales son eminentemente democráticas, pero México no cuenta con esa legislación, pero el presidente López Obrador, falsamente asegura lo contrario, lo cual es comprensible, porque tal vez nunca se ha propuesto a analizar lo que señala el Artículo 27 Constitucional, en el cual, se contempla la Legislación Agraria, que es la “madre de todas las leyes”.

En efecto, a partir de la legislación agraria, se derivan todos los Códigos y los Reglamentos de la Federación, y que constituyen el Estado de Derecho, que en su conjunto se puede entender como las herramientas que son propias de los tres poderes del Gobierno de la República, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.

En la Constitución General de la República se encuentra los 136 Artículos, que son las llamadas supremas Leyes Constitucionales, llamadas así, porque ninguna legislación estatal o municipal se podrán oponer a esa superioridad normativa, y por esa razón, la totalidad de los Reglamentos Estatales y Municipales, resultan anticonstitucionales, y son atacables por medio de las leyes federales de Amparo Directo o Indirecto, según el caso.

Esa realidad cancela la tan llevada y traída supuesta autonomía de los gobiernos de todas las Entidades Federativas en que se encuentra dividida la geografía política de la República Mexicana, realidad que no es desconocida por los juristas que ejercen su profesión en toda la geografía nacional, pero extrañamente callan esa realidad jurídica, algunos por ignorancia, pero los más, lo hacen, para no contrariar al gobierno federal.

Las consecuencias de esa permisividad son graves, y muy dterminantes del muy lamentable “mercado de la justicia”, que sigue prevaleciendo muy a pesar de las prédicas de la mal llamada “IV Trasformación del país”, y sin temor a equivocarme, estoy seguro que la tercera transformación no ha terminado su ciclo, porque se inició con la redacción de la Constitución de 1917, esperpento jurídico que nos legó el Congreso de Querétaro.

Y si aseguro que no ha terminado la desafortunada tercera transformación de México, se debe a que esa Constitución se encuentra en pleno vigor, por lo que, cualquiera nueva transformación solamente sería posible si se derogara, y se echara a la basura histórica, y en su lugar se retomara la ideología democrática que se encuentra contemplada en la Constitución juarista del año de 1857.

Aquella sí es una Carta Magna, porque es garante de un gobierno eminentemente democrático, porque se sustentó en el modelo agrario de la pequeña y propiedad de la tierra, tipo granja, idéntico al norteamericano, tal como se precisa en los documentos históricos que todos deberíamos conocer.

A mis 78 años de edad y con más de 25 lustros que he ejercido como maestro y periodista profesional, he logrado desentrañar las casusas por las cuales, la gran mayoría de los mexicanos, no hemos dedicado el tiempo necesario para entender nuestras realidades nacionales, pero esa modorra, la hemos pagado a base de sudor, pobreza, y hasta lágrimas, porque a lo largo de cien años, hemos sido víctimas de un adoctrinamiento gubernamental, muy perverso.

Esa perversidad, cometida por el Gobierno de México, consiste en hacernos creer que somos gobernados mediante el régimen de la democracia, que según ellos, se encuentra sustentada en la Constitución General de la República, lo cual es totalmente falso, porque la Constitución de 1917, fue redactada con base en el modelo agrario Ejidal y Comunal, que sólo garantiza legitimidad de la propiedad del país, al Presidente del país.

Facebook: Ciriaco Navarrete Rodríguez
E ‘mail: ciriaconavarrete_1941@yahoo.com.mx

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario