Ecuador busca reforzar sistema judicial para tratar violencia de género

0

Quito, Ecuador.- Un caso de femicidio cada tres días es lo que las autoridades tienen como referencia frente a los 342 casos que se registran desde 2014 hasta el 29 de julio pasado.

Esa cifra fue oficializada por la presidenta del Consejo de la Judicatura (CJ), María del Carmen Maldonado, durante la firma del Acuerdo Nacional por el Acceso a Justicia para una Vida Libre de Violencias.

La funcionaria anunció la creación de ocho nuevas unidades judiciales especializadas de violencia contra la mujer y miembros del núcleo familiar. Estas se sumarán a las 30 que están funcionando a escala nacional.

Nuevo personal
Jorge Moreno, vocal del CJ y encargado del tema, explicó que los jueces y secretarios para estos nuevos espacios se escogerán de un banco de elegibles que tiene disponible la institución. Ellos ya participaron en un proceso de pruebas y se escogerán a los mejor puntuados.

Según dijo, estos aspirantes ya atravesaron la fase de formación en la escuela judicial y están capacitados para atender áreas sensibles, como la que compete a la violencia de género. Además, dijo, en esa base de datos hay profesionales con formación en familia y multicompetentes.

TOME NOTA
En estas unidades judiciales se puede tramitar boletas de auxilio y causas por agresión por género.En total serán 164 las personas que conformarán el equipo técnico para las nuevas unidades. Este grupo se integrará por jueces, secretarios, trabajadores sociales, psicólogos y médicos.

Según información proporcionada en el CJ, estas ocho nuevas unidades se crearán entre lo que resta de 2019 y 2020.

Está previsto que hasta diciembre se instalen en Azogues, Morona Santiago, Tena, Lago Agrio y Francisco de Orellana, mientras que el próxima año se establecerían en Yantzaza, Pelileo y San Lorenzo.

Moreno informó que, al menos para lo que resta de 2019, existe ya un presupuesto asignado que es de 4’800.000, que contempla la contratación de personal y equipamiento de las unidades.

Una necesidad
Sobre las dificultades idiomáticas que podrían presentarse para la atención de personas que manejen lenguas nativas de su zona, Moreno dijo que en áreas como de la Amazonía, se buscará personal que maneje el idioma nativo para que la comunicación fluya entre funcionarios y usuarios del sistema judicial.

“Es indispensable que en las zonas donde tenemos una mayor concentración indígena debe haber personal que maneje el idioma de la zona”, manifestó.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario