Lady censura

0

Por: Alejandro Govea Torres
Sin querer la diputada tamaulipeca Olga Patricia Sosa Ruiz saltó a la fama por una indiscreción de su compañera de bancada María de Jesús Rósete Sánchez, quien la semana pasada presentó una iniciativa para incluir en el catálogo de tipos de violencia de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, el término de “violencia digital” que busca castigar a todos aquellos que impongan o promuevan apodos de “Ladies o Lords” en las redes sociales.

Rósete Sánchez aclaró desde un principio de la presentación de la iniciativa ante la Comisión Permanente de la Cámara de Diputados que la autora de la misma era precisamente la diputada Sosa Ruiz, pero de nada le valió porque de inmediato le enviaron cientos de mensajes a través de las redes sociales bautizándola con el apodo de “Lady Censura”.

También dijo ser respetuosa de la libertad de expresión, pero aún así insistió en sacar adelante la iniciativa de la diputada Sosa Ruiz porque se requiere castigar a todos aquellos que se mofan o se burlan de quienes se han ganado los apodos o motes en las redes sociales.

El argumento para incluir el término de “violencia digital” en el catálogo de tipos de violencia fue porque no se vale, según ella, que por una desafortunada actuación o expresión sean víctimas de burlas y escarnios en las redes sociales, sin embargo todas y cada una de las personas que reciben apodos son quienes escenifican escándalos sin que les importen las consecuencias.

Aunque el mote de “Lady Censura” se le endilgo a la diputada Rósete Sánchez por realizar la presentación de la iniciativa ante la Comisión Permanente, lo cierto es que la legisladora Sosa Ruiz debería usar su tiempo en promover reformas que beneficien a la sociedad mexicana en lugar de preocuparse por aquellos que se exhiben en las redes sociales.

Si bien es cierto que existen casos en donde gentes sin escrúpulos utilizan las redes sociales para desprestigiar a sus adversarios políticos o a sus exparejas luego de sufrir una decepción amorosa, existen otros medios legales, como las denuncias por daño moral, que se pueden utilizar para defender el honor de las mujeres, cuyos nombres e historias circulan el ciberespacio.

Entiendo la preocupación de la diputada Sosa Ruiz por promover la defensa de las mujeres, pero me parece una exageración incluir el término de “violencia digital”, más cuando casi siempre ellas mismas son las causantes que reciban andanadas de críticas en las redes sociales, como es el caso de la Lady Chancla, en donde una chica pisa sin querer a una señora que llevaba unos guaraches y se rompen, por lo que exige el pago de 200 pesos.

La chica le explica que fue un accidente y que no traía la cantidad que le exigía, pero en lugar de comprender el incidente fortuito, llama a la policía para que la detenga o le pague la cantidad exigida para reparar el daño a sus guaraches.

Como el caso sucedió en la estación del metro Balderas de la Ciudad de México, en donde circulan cientos de pasajeros porque confluyen dos líneas del transporte colectivo, algunos cibernautas que se dieron cuenta de la discusión grabaron la escena y la subieron a las redes sociales.

Si la señora en lugar de llamar a la policía, hubiera comprendido que fue un accidente y que la chica no tuvo la intención de romper sus huaraches, nadie se hubiera enterado del incidente y mucho menos estaría su imagen en las redes sociales como Lady Chancla.

Es por esto, que me parece una exageración que la diputada Sosa Ruiz insista en incluir el término de “violencia digital”, cuando las supuestas víctimas son las causantes de que sus imágenes e historias estén en las redes sociales.

En donde sí debería estar atenta la legisladora tampiqueña, es en el criminal desbasto de vacunas a causa de llamada austeridad republicana, como lo acaba de reconocer el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, quien reveló que no se han distribuido 3.8 millones de dosis de la vacuna triple viral que protege a la infancia de sarampión, rubéola y paperas.

Más ahora que han surgido brotes sarampión en Estados Unidos y Europa, incluso en México luego de que había sido erradica en el país, como son los casos denunciados en la Ciudad de México, en donde una niña se contagió por asistir a un evento masivo con sus padres en el zócalo capitalino.

El doctor López Gatell reconoció también que el abasto de las vacunas se realizará hasta diciembre, puesto que el laboratorio contratado no ha cumplido con la fabricación de las dosis inmunológicas de la tripe viral.

Con el argumento de acabar con la corrupción en el sector salud, el gobierno federal retraso la compra de medicamentos y materiales de curación, entre los que se encuentran las vacunas que se requerían para proteger de estás enfermedades a niñas y niños del todo el país.

En reiteradas ocasiones médicos y enfermeras de los centros hospitalarios del IMSS y del ISSSTE se han quejado de la falta de medicamentos y materiales de curación, pero nadie les ha hecho caso a pesar de que se ha puesto en peligro la vida y salud de miles de derechohabientes.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario