Abre exposición de arte huichol en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo

0

Ciudad de México.- Luego de 50 años de investigación y colaboración con la comunidad wixárika, Marina Anguiano, especialista de la Dirección de Etnología y Antropología Social del INAH, presenta una muestra de las expresiones artísticas de este pueblo, que se caracterizan por el uso de coloridas chaquiras y estambres, en la exposición Los juguetes de los dioses: simbología y transformación del arte wixárika o huichol, inaugurada en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo.

Los huicholes son un pueblo originario de México asentado en las sierras de los estados de Nayarit, Jalisco, Zacatecas y Durango, el cual ha conservado intactas varias de sus ancestrales costumbres y rituales. Según su cosmogonía, las deidades y la humanidad deben trabajar en conjunto para mantener el orden del cosmos, la falla o impuntualidad de cualquiera de las partes ocasiona el desequilibrio en forma de enfermedades o desastres naturales.

Por ello, el pueblo huichol ofrece diversos tipos de ofrendas o “juguetes” a los dioses, los cuales les sirven de materia prima y ayuda para su ejercicio continuo. Estos objetos tienen dos finalidades: por un lado, buscan divertir y alegrar a los dioses; por el otro, son la representación de las peticiones del pueblo y un recordatorio de que deben seguir realizando sus funciones.

En la exposición se pueden apreciar varios de estos juguetes metafóricos, como las flechas decoradas que se obsequian al dios Sol o Tawexíka, que emite sus rayos en forma de flechas que dispara a la Tierra; los tsikuri o “visión mágica”, mal llamado “ojo de dios”, rombos de estambre que representan la visión del cosmos y sirven como protección; los nierika, figuras e imágenes de diferentes tipos decorados con estambre o chaquira que simbolizan aspectos del mundo sobrenatural; y los xukúri, jícaras rituales, también decoradas con estambre o chaquira, que ilustran los árboles genealógicos.

A partir del conjunto de piezas reunidas en la muestra se reflexiona también el cómo, desde hace aproximadamente 50 años a la actualidad, estas expresiones se han transformado de un carácter ritual y ceremonial, a una manifestación artística, e incluso, de uso cotidiano, ya sea en forma de complejos cuadros que elaboran los mara’akáme (chamán) o los artistas huicholes, de gran trascendencia a nivel internacional, o bien en forma de variadas decoraciones y objetos utilitarios.

Siguiendo esta línea, se exhibe parte de la obra del mara’akáme y artista Eligio Carrillo Vicente, importante exponente del estilo huichol clásico, quien representa sus visiones chamánicas, los rituales o pasajes míticos de la tradición wixárika en sus coloridos lienzos de estambre, de un decorado profuso y sumamente simbólico.

Enmarcada en los esfuerzos de la Secretaría de Cultura por reconocer los derechos colectivos, la muestra busca contribuir a la protección de la tradición y estilo artístico de los pueblos originarios de México, ya que los huicholes, como otras comunidades, ha padecido la utilización de sus símbolos por diseñadores internacionales con fines comerciales, sin darles ningún tipo de crédito, apoyo o regalía.

Marina Anguiano estudió la Licenciatura en Etnología y la Maestría en Ciencias Antropológicas en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. En la actualidad trabaja como investigadora en la Dirección de Etnología y Antropología Social del INAH. Tiene a su cargo el proyecto “La educación: factor fundamental en los procesos de cambio entre los huicholes”.

Ha sido merecedora de cuatro becas nacionales e internacionales: de la UNAM (México), y de los gobiernos de Francia, Estados Unidos (Beca Fulbright) y España. En agosto de 2010, ingresó a la Academia Mexicana de Ciencias Antropológicas, y en 2012 se integró a la Sociedad Mexicana para el Estudio de las Religiones. Desde 2015 forma parte de la Academia Nacional de Historia y Geografía.

Los juguetes de los dioses: simbología y transformación del arte wixárika o huichol, colección Marina Anguiano, se presenta en la Sala Segundo Nivel del Museo Nacional de las Culturas del Mundo, ubicado en la calle de Moneda número 13, Centro Histórico, a una cuadra del metro Zócalo.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario