El encuerdado

0

Por: Óscar Jiménez Núñez
Que alguien le diga el PRI Tamaulipas que ya “no haga tanto daño”.

Se los digo porque, el Comité Directivo Estatal tricolor, queriendo mandar un mensaje de unidad propició la reunión de varios ex presidentes estatales de este partido.

Y la neta, ya los dueños del restaurante donde se reunieron llevan utilizadas dos cajas de desodorante Glade y no desaparece el olor a azufre. ¡Puro diablito!

¡Qué barbaros! Se juntaron Luis Enrique Rodríguez Sánchez (El Pipo), Rafael González Benavides, Enrique Cárdenas del Avellano, Sergio Guajardo Maldonado, Eliseo Castillo Tejeda y el eterno inquilino del edificio del PRI Estatal Luciano Cervantes Durán.

Por otro lado, también les digo que el que anda bien encuerdado es El Guasón, y no crea que me refiero al de la película.

Me refiero “al de nosotros”, a Héctor Garza González, titular de la Unidad Administrativa de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Y es que anda acelerado por su aparición hace días en el zócalo de la Ciudad de México en un evento masivo de maestros.

Dicen que ya hasta anda dejando atrás su deseo de ser candidato a gobernador de Tamaulipas…porque ya se cree presidenciable. ¡Válgame Dios!

Y mientras eso pasa con El Guasón (el de nosotros), pues qué le cuento de Chucho Nader, alcalde panista de Tampico, del que los trascendidos dicen que ya oye las campanas de una iglesia sonar muy cerca de sus oídos.

Y no vaya usted a pensar que se quiere casar de nuevo, aunque las malas lenguas hablan cada cosa, no.

Esa versión dice que él cree escuchar las campanas de la iglesia que está frente a palacio estatal en Ciudad Victoria. Que ya se hace que despacha en una oficina del tercer piso de ese edificio.

¡Usted cree! Pero corre otra extraña versión en Ciudad Victoria que lo pone pinto en su lealtad política.

Mire, yo no sé si es verdad, solamente tómelo como un apunte de los pasillos de poder tamaulipeco, pero le cuento que esa versión no oficial señala que Chucho Nader ya no se acuerda que cuando despachaba como titular de la secretaría de administración estatal despotricaba contra algunos talleres mecánicos victoreases y sus dueños.

¿Por qué? Porque esos talleres presuntamente “no jugaban limpio” y dejaban a los demás fuera (supongo que incluyéndolo a él).

¡Caray! Que contaba cosas que no debería contar, pero en fin. Por eso ahora que quiere ser el que despacha en el 15 Juárez de Ciudad Victoria, hasta los portones de ese edificio tiemblan.

¿Será verdad o mentira? Vaya usted a saber, pero de que dicen que “cuenta cosas”, sí es cierto.
Y como existe el antecedente de que cuando fue delegado del IMSS en Tamaulipas fue acusado en el Senado de alta corrupción (http://www.cronica.com.mx/notas/2010/544184.html), pues como que la duda sobre su “soltura verbal” asalta la razón de cualquiera.

Dinero y más dinero se habló de su paso por el IMSS Tamaulipas, y hasta se involucró a laboratorios, constructoras a las que presuntamente Chucho Nader les pidió el “moche” del 15 por ciento en el Seguro Social tamaulipeco.

Por eso, bajo ese antecedente de presunta corrupción en el Seguro Social y luego las presuntas palabras suyas cuando era secretario de administración, y ahora su aspiración para el 2022, traen como consecuencia que muchos pongan el grito en el cielo.

MAQUIAVELITO
…El columnista Mario Maldonado de El Universal señala que:

“La renuncia del ministro Eduardo Medina Mora sí se debió a una presión del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador…(hubo) amenaza por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera que encabeza Santiago Nieto”.

Este columnista dice tener documento en su poder que demuestran que así fue. Hay que decir que Santiago Nieto de inmediato rechazó tal aseveración.

osjinuf@gmail.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario