La orden llegó de Palacio

0

Por: Felipe Martínez Chávez
Cd. Victoria, Tamaulipas.- En el Congreso del Estado el engrudo se les había hecho bolas y amenazaba mermar simpatías y la base social de que hoy gozan el ejecutivo y el partido en el poder.

Un golpe de tal magnitud al bolsillo de los tamaulipecos, crear el impuesto a la basura y triplicar el predial, sería desastroso rumbo a las urnas en el 2021.

Además, no es urgencia para los presidentes municipales. Si corrigen desórdenes, si se aprietan el cinturón, podrán dar buenos resultados ante el respetable.

El autor intelectual de la tarascada que no llegó, le había dorado la píldora al mismo pastor del legislativo, Gerardo Peña Flores. Todo sería ganar y ganar.

En apariencia las culpas cayeron sobre el priísta “Tino” Sáenz Cobos, como presunto autor la propuesta, pero los actores políticos tienen “otros datos” sabiendo que él de poder para tomar decisiones.

Nadie puede negar que es un hombre de buena fe al que le falta maldad para pensar en diabluras tan grandes. Si pagó los platos rotos es por su misma inocencia. Lo “chamaqueó” su compañero de legislatura.

Le dio unas hojas para que las leyera como agregado –que no iniciativa- a las Leyes de Ingresos 2020 de los ayuntamientos, en el afán de colocar a los alcaldes en el cuerno de la abundancia. No pensó en las consecuencias.

No intuyó que su colega estaba brincando las trancas del poder político, en una ambición personal inconfesable.

Por eso la orden llegó de Palacio luego del exhorto público. El jefe no sabía del golpe económico al pueblo. Se dio cuenta por las enérgicas protestas en redes sociales y medios de comunicación tradicionales. Puso remedio antes que otra cosa sucediera.

El ambicioso dio la reculada inmediatamente.

Cero y van dos. La otra ocasión fue cuando el ahora diputado despachaba en Palacio.

Atrás quedaron las conjeturas ¿ya tenía “trabados” a los acaldes para que le ayudaran en el camino rumbo al 2022?. Se puede pensar eso y más. Muchos millones de pesos en juego.

Lo más sensato era imponer un “candado” a los presidentes para que le bajen a gastos inútiles. Hasta años recientes los decretos obligaban a no destinar más del 18 por ciento del presupuesto en personal o gasto corriente; ahora consumen el 60 por ciento.
Era tan sencillo hacerlo pero el jovenazo, con sus encantos, también mareó al pastor.

Luego de la revesa del miércoles, el final se dará el domingo cuando la sesión plenaria apruebe las citadas Leyes. Vendrán “rasurados” los aumentos al predial que solicitaron los ayuntamientos de Reynosa, Matamoros, Tampico y Tula. Pidieron un 10 por ciento que ya se les había autorizado ¿a cambio de qué?.

Usted se preguntará, con Sáenz Cobos ¿qué va a pasar? Recibió la “quemada” de su vida por andar haciendo favores. Su mismo futuro político se podría ver afectado ¿pensar en la alcaldía de El Mante?.

Cuentan que, con su especialidad en agronomía, no es capaz de elaborar una iniciativa tan especializada como la que leyó. Nunca ha agarrado un machete y menos un arado pero es gente de campo, fiel a sus principios y palabra.

Seguro nunca ha leído la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, -como dijo en la lectura trágica-, y menos sabe que el artículo 20 establece.- Los recursos para cubrir los adeudos del ejercicio fiscal anterior, previstos en el proyecto de Presupuesto de Egresos, podrán ser hasta por el 2.5 (en el 2021) por ciento de los Ingresos totales del respectivo municipio.

Saludable sería que, en lugar pensar en aumentar impuestos por los inmuebles, los miembros de la Comisión de Finanzas exhorten, exijan a los presidentes que se pongan a eficientar el cobro el predial. La gente no paga porque le tiene desconfianza a sus alcaldes: Se lo van a robar, es lo menos que dicen.

Está comprobado que en ciertas regiones, como Victoria, apenas el 50 por ciento de los propietarios cumplen. En otros paga el 60.

Sin tantas vueltas, esa debe ser la solución a los gastos superfluos, pachangas, guaruras y camionetas blindadas. El dinero se les va en personal en lugar de atender los servicios básicos como es su responsabilidad.

La otra es reducir gastos y viáticos, pago de restaurantes, compensaciones y “bonos” que se otorgan cada que quieren.

Aparte bajar los sueldos de los miembros de cabildo. Nada producen y bien que ganan.

Cambiando, ahí tiene usted que, para disgusto de sus dirigentes, el comité nacional Morena acaba de rechazar hasta el 75 por ciento del subsidio del gobierno para actividades ordinarias del 2020 ¿y los demás? Hay renuencia a dejar de vivir del presupuesto.

Para el año venidero los partidos tienen un prepuesto autorizado de cinco mil 239 millones, de los cuales la mayor parte estarán destinados a Morena.

El rechazo no es cualquier cantidad, significan mil 240 millones que pueden utilizar en crear la estructura que ahora no tienen, “enaceitar” sus comités y módulos.

De los demás, PAN y PRD ya emitieron declaración de que no van a renunciar al subsidio. En las mismas los otros “chiquillos”.

Por cierto, el domingo a las doce del día, en la explanada del CDE, Edgardo Melhem Salinas rendirá su protesta como nuevo dirigente. Asistirá el líder nacional, Alejandro Moreno Cárdenas. Para entonces se sabrá de sus colaboradores, aparte de Mayra Ojeda Chávez en la secretaría General.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario