Carmen Lilia y el cascabel del gato

0

Por: Alberto Guerra Salazar
CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Todavía no se aprueba la creación del Servicio de Administración Tributaria de Tamaulipas, para exprimir los bolsillo de los contribuyentes, pero ya engendró al primer monstruo. Se llama impuesto sobre la enajenación de bebidas con contenido alcohólico y tabaco labrado.

El problema de este IEPS (impuesto especial sobre producción y servicios) es que ya se cobra a nivel nacional, en bebidas alcohólicas y tabacos así como en gasolinas, de tal manera que es ilegal e improcedente, que Tamaulipas pretenda cobrarlo otra vez.

La siguiente es una opinión autorizada de maestros de la Universidad de Veracruz, encabezados por José Antonio Acosta Cázares, publicada en un extenso estudio sobre el tema, publicado el 12 de marzo de 2011:

“La doble tributación aparece como un fenómeno jurídico y económico, por completo negativo para nuestro régimen fiscal, desde el momento en que propicia la imposición de varios tributos sobre los mismos ingresos, obligando a los particulares a contribuir en exceso de sus verdaderas capacidades económicas, desalentando en consecuencia, la realización de actividades productivas”.

Diputados de MORENA están oponiéndose a este nuevo impuesto y a otras medidas contenidas en el proyecto de presupuesto. La tarde de ayer se enfrascaron en agrias discusiones sobre el tema.

La Comisión para la Industria de Vinos y Licores emitió en enérgico pronunciamiento contra este impuesto que pretende crear el gobierno de Tamaulipas. Mañana daremos los detalles.

En la más reciente sesión plenaria del Congreso local, la diputada de Nuevo Laredo Carmen Lilia Cantúrosas Villarreal, subió a tribuna para proponer la realización de una asamblea estatal de presidentes municipales, donde modernizarían o actualizarían el esquema de repartición de participaciones.

El modelo de cálculo y distribución de participaciones federales y estatales que se entregan cada principio de mes a los Ayuntamientos, es obsoleto, anacrónico e inequitativo.

“Qué valiente es esta muchacha”, exclamó un periodista instalado en galerías, asombrado de que no tema las represalias del poder ejecutivo, es decir, de Francisco García Cabeza de Vaca, por su temeridad de voltearle el chirrión por el palito en lo que implica un llamado a la rebelión de los alcaldes.

Como se sabe, Cabeza de Vaca usa y abusa del discurso de que el gobierno federal les da a los Estados sólo migajas del pastel fiscal y que ellos merecen más recursos y que harán una Convención Nacional Hacendaria, para hacer un nuevo esquema del reparto, a través del cual consigan más dinero en los presupuestos anuales.

Los gobiernos municipales padecen una crónica anemia económica pues las ciudades tienen necesidades de todo orden, que no se resuelven ni con los más altos presupuestos (la prueba es Nuevo Laredo con Enrique Rivas Cuéllar), pues a los otros les dan poco dinero y además, lo mal gastan.

Pero por ser la mayoría de los Ayuntamientos de color azul, los titulares no se atreven a desafiar la furia del jefe político pidiéndole más recursos o insinuando siquiera, que no les entregan las participaciones mensuales en los montos a los que tienen derecho.

La señora Cantúrosas Villarreal vino a ponerle el cascabel al gato, al abrir la posibilidad de que los presidentes municipales se reúnan con las comisiones legislativas que correspondan, para ponerse de acuerdo en actualizar el modelo de cálculo y reparto de participaciones.

Cada mes, el gobierno del Estado canaliza a través de la Secretaría de Finanzas, los recursos propios y federales, que les pertenecen a los municipios, para que los ejerzan conforme al diseño de sus presupuestos anuales autorizados.

Tenemos en Tamaulipas 31 presidentes municipales de extracción del PAN, 6 del PRI, 5 de MORENA y uno, independiente. Si todos los que no pertenecen al PAN hacen coalición, más Maki Ortiz Domínguez, que se maneja sola, sumarían 13, suficientes para iniciar una gestión de defensa de derechos económicos.

La propuesta de Carmen Lilia Cantúrosas Villarreal está planteada, con el apoyo firmado de sus colegas de MORENA Leticia Sánchez Guillermo, de Matamoros, y Rigoberto Castro Ordóñez, de Reynosa.

En esa misma sesión plenaria, la bancada del PAN tragó camote con la instrucción recibida desde la oficina de gobierno, de cancelar sus planes de encarecer el impuesto predial y crear otro por la recolección de basura.

La presión social ejercida contra este nuevo abuso expresado en redes sociales y en la prensa convencional, obligaron al PAN-gobierno a dar marcha atrás. Pero además, el diputado del PRI Tino Sáenz Cobos hizo la revelación de que no fue suya la iniciativa de la ley basura, sino del panista Arturo Soto Alemán.

No supo explicar cómo fue que él se prestó al juego de simulaciones y fingió enojarse al rechazar que haga el trabajo sucio del PAN pese a tener las manos metidas en la masa.

Este Soto es un tipo insaciable pero de dinero ajeno. Cuando rindió protesta como diputado local, no se quitó el chip de Sub-secretario de ingresos y sigue devanándose los sesos (es un decir) elucubrando las maneras de exprimir los bolsillos de los contribuyentes.

Es un terrorista fiscal. Fue el operador de las campañas centaveras contra casinos de apuestas, taxis, parques de venta de vehículos en la frontera, centros nocturnos de diversión, depósitos de cerveza, yonques, notarios públicos.

Es el autor intelectual del aumento en un 50 por ciento del impuesto sobre nóminas. Reinstaló la ilegal “aduanita” en la Y de la carretera Victoria-San Fernando y no es ajeno a la “captura” en la frontera de cargas con mercancía pasadas de contrabando.

Acaba de conseguir que su comisión legislativa apruebe el dictamen que crea el SAT de Tamaulipas, un Sistema de Administración Tributaria, que se encargará de inventar nuevos impuestos y de perseguir a los contribuyentes.

Y quiere ser Gobernador.

En temas políticos, Yeidckol Polevnsy entregó en el INE la carta-compromiso de devolver al erario federal, el 75 por ciento del financiamiento púbico que le corresponde a MORENA en 2020, que es por un monto de 1,653 millones de pesos.

Este partido recibirá apenas 413 millones de pesos, más otros cien para gastos menudos (franquicias postales, promoción del liderazgo de la mujer, etcétera). Expreso la señora que su partido es congruente con su política de austeridad, impuesta por el fundador, Andrés Manuel López Obrador.

La noticia mala es que Yeidckol se quedará al frente del partido hasta finales de 2020, de tal manera que volverá a meter las manos (o las garras) en la elaboración de la lista de candidatos tamaulipecos.

Le atribuyen haber “tumbado” los candidatos ya autorizados para la elección de la actual Legislatura local, donde estaban “palomeados”, entre otros, Juan Diego Guajardo Anzaldúa, de Río Bravo, y Humberto Prieto Herrera, de Reynosa.

En Tampico, el diputado local del PAN, José Marón Manzur, discípulo, hechura de Chucho Nader, aplaude frenéticamente que se encarezcan los impuestos y que se creen otros.

También es fervoroso partidario de la práctica del fracking para la explotación del gas, aunque tiemble la tierra, se agote el agua, se contamine el ambiente, lo que sea, con tal de que las empresas extranjeras se lleven la riqueza del subsuelo.

Cumplen años el ingeniero Pánfilo Tamez Galván, Alma Cárdenas, de Nuevo Laredo, XV años de Liliana Guadalupe, nieta de Juan Carlos Pérez Guerra; la señora Lolis Pineda, suegra de Alberto Guerra Martínez.

También don Juan Triana Márquez. Por ser el 12 de diciembre la fecha de la aparición de Virgen de Guadalupe ante el indito Juan Diego, recibieron felicitaciones por ser día de su santo, Lupe Díaz Martínez, Blanca Guadalupe Valle Rodríguez, René Guadalupe Martínez Bravo.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario