Inventan excusas y los siguen matando

0

Por: Alberto Guerra Salazar
CIUDAD VICTORIA, (ASI).— La red de corrupción que se está descubriendo en torno de Genaro García Luna, incluye a Miguel Angel Osorio Chong pues desde la Secretaría de Gobernación que tuvo a su cargo en el sexenio de Enrique Peña Nieto, transfirió dos mil millones de pesos a empresas del ex Secretario de Seguridad Pública.

Tras de su salida del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa en 2012, Genaro se instaló en Estados Unidos, fundó allá empresas prestadoras de servicios de seguridad y promovió la ciudadanía estadounidense.

Este ingeniero mecánico que se convirtió en policía y espía, está arrastrando en su caída a una multitud de políticos y funcionarios desde su celda gringa, pues hizo grandes negocios a la sombra del poder, la mayoría, ilegales.

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, reveló que con la congelación de cuentas bancarias, inversiones y otros bienes de Genaro, se descubrió el flujo de dinero de Gobernación, a todas luces ilegal.

Esto pone en la lista de comparecientes al ahora senador del PRI Osorio Chong, de muy triste memoria en Tamaulipas, por haber fingido que combatía a la delincuencia organizada en el Estado y por haber sido pieza clave en la entrega del gobierno local al PAN, en 2016.

Está denunciado y documentado, que la Policía Federal, que entonces dependía de Osorio Chong, tuvo malos manejos económicos, por el arrendamiento de patrullas y en mantenimiento, pero extrañamente no han procedido penalmente en su contra, seguramente por el fuero.

Pero los dos mil millones de pesos son otra cosa, por la cuantía y porque es una información que seguramente pedirán las autoridades judiciales estadounidenses, y no podrán salirles con una batea de babas.

Periodistas chilangos han filtrado la noticia de que el ex comisario general de la Policía Federal, Javier Herrera Valles, que permaneció tres años presos por culpa de una denuncia inventada, de que tenía nexos con delincuentes, estaría interesado en revivir su caso, para reclamar castigo a los culpables.

Entre ellos, Irving Barrios Mojica, que trabaja con Cabeza de Vaca como fiscal general.

La mención del Gobernador nos hizo recordar que él y sus otros colegas, agrupados en el PAN, hicieron pleito ratero al Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, al declararse ofendidos, humillados, por haber sido mencionados entre los Gobernadores que no hacen su trabajo en materia de seguridad pública.

Compitiendo en cinismo y desfachatez con el Gobernador de Nuevo León Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, declaran que no les importa asistir a las reuniones de evaluación de resultados de la estrategia anti-crimen, “porque eso no hace disminuir los delitos”.

Estos Gobernadores son un montón de mentirosos compulsivos y patológicos, pues niegan que tengan algún valor, utilidad, mérito o importancia estas reuniones de intercambio de información, pero ayer mismo estuvieron todos juntos en una reunión del Consejo Nacional de Seguridad.

También confirmaron que participarán el 15 de enero de 2020 en otra reunión, pero de la CONAGO, con el Gabinete federal de seguridad y justicia, donde debatirán sobre estrategias y resultados.

El problema con estos Gobernadores del PAN, el independiente de Nuevo León y tal vez uno que otro del PRI, es que politizan el tema de la seguridad, y cualquier otro, con tal de darle las contras y para tratar de fastidiar al Presidente Andrés Manuel López Obrador y a MORENA.

El Presidente tuvo que pedirles a los Gobernadores que no se sientan “atacados” por su revelación de quién es quién en los Estados, en materia de seguridad, y de los que no asisten o mandan representantes a las reuniones de evaluación.

Se hicieron los ofendidos para tratar de minimizar la gravedad de la falta imputada, porque si no les interesa conocer cómo proteger a los ciudadanos que los llevaron al poder, ¿qué cosa puede importarles en sus respectivos Estados?

López Obrador se los dijo en la reunión del Consejo Nacional de Seguridad y se los repitió a algunos, en lo cortito: no se vale echarles la culpa a otros ni jalar cada uno por su lado. Todos juntos y en una misma dirección, pidió.

Pero además, no les queda a los Gobernadores soslayar sus responsabilidades, habida cuenta que más del 90 por ciento de los delitos que se cometen en México, son de competencia local, del fuero común.

Cabeza de Vaca tiene otro agudo problema al que tampoco ha dado la cara y que le hará crisis, entre hoy y mañana. Se trata del bono navideño de los profesores jubilados, que debió entregarse desde el 12 de diciembre.

Un grupo de docentes veteranos hizo ayer una manifestación de protesta en el edificio de la Secretaría de Educación, por la demora en la entrega de cheques de dos mil doscientos pesos.

También reclaman los cinco días de aguinaldo adicionales que el Gobernador les prometió en su fiesta del 15 de mayo y que ahora pretende desconocer.

Otra manifestación sería en la propia casa de gobierno, incluyendo la toma simbólica de las instalaciones, por si algo le importara a Cabeza, que no asiste allí.

En temas políticos, el ingeniero Enrique Cárdenas del Avellano confirmó que empezará en enero 2020 una gira por municipios, para anunciar que pretende conseguir la candidatura del PRI y lanzarse en pos de la gubernatura del Estado en el año 2022.

“Estamos hartos de muchas cosas que no se hacen bien (en el gobierno panista)”, dijo al declararse optimista de encontrar una buena respuesta ciudadana, para hacer realidad su proyecto.

Cárdenas del Avellano tiene acumulada una extraordinaria experiencia en la función pública, pues ha sido dos veces diputado federal, presidente municipal victorense, diputado local y presidente de la junta de coordinación política, presidente estatal del PRI y Secretario de Desarrollo Rural.

Será la segunda ocasión en que Enrique busque la nominación tricolor. En la anterior, le ganó la carrera el médico Rodolfo Torre Cantú, de infausto desenlace, mortal.

Y mientras Cabeza viaja y viaja para cumplir su trabajo gubernamental, en Ciudad Victoria le mataron la noche del martes a uno de los guarda-espaldas del Secretario de Seguridad Pública.

El policía estatal fue balaceada a las puertas de su casa de la colonia Ravizé, cuando abría el portón para guardar el vehículo que lo trajo de regreso de un viaje a Tula. Eran dos sicarios que llegaron en motocicleta.

La orden girada por la oficina azul de tucos, fue de silenciar la noticia en todos los confines del Estado. Que no se sepa que no se pueden ni proteger ellos mismos.

Hace cinco meses asesinaron a otros dos policías estatales en el restaurante Carnitas Mata, frente al Tecnológico de Ciudad Victoria, pero no aprenden.

Cumple años Lulu Figueroa Guerrero, otra damnificada de los vientos del cambio. En Río Bravo, periodistas entregaron un reconocimiento a don Felipe Milán Hernández, por 54 años de ejercicio profesional. Toda la vida consagrada al oficio.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario