Transferencia de tecnología contra las plagas forestales: Inifap

0

Ciudad de México.- En el Campo Experimental Pabellón de Arteaga, Aguascalientes, del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) se llevaron a cabo cursos talleres de capacitación en sanidad forestal como parte del proyecto “Validación de formulaciones de compuestos semioquímicos, para determinar aquellas que son apropiadas para el monitoreo y aquellas adecuadas para el trampeo masivo de Dendroctonus frontalis y Dendroctonus mexicanus en el centro y norte de México”, el cual, fue financiado por la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT).

Debido a que estos insectos son plagas forestales importantes en el país, por ocasionar mortalidad en los bosques de pino, el INIFAP responde a la necesidad de la protección de los bosques mediante proyectos de investigación que generan conocimiento y tecnología no contaminante, que contribuyen a la prevención y disminución de los daños. Tal es el caso del uso de compuestos químicos que funcionan como señales de comunicación entre los insectos y que reciben por nombre “semioquímicos”. Entre estos compuestos se incluyen las feromonas de insectos y los compuestos volátiles liberados en la resina de los árboles. Las feromonas sintéticas y productos de resina se usan en trampas especiales para atraer a los insectos y atraparlos en lugares estratégicos. Dependiendo de la especificidad y fuerza de atracción, los semioquímicos pueden utilizarse para monitorear a las especies o para jalarlos a un lugar estratégico con el fin de atraparlos antes de que lleguen a los árboles para alimentarse de ellos. El responsable del proyecto, investigador del Instituto Dr. Guillermo Sánchez Martínez, explicó que el uso de semioquímicos complementa las medidas de control de estos insectos que se reproducen varias veces por año.

Los descortezadores de pino estudiados en el proyecto de investigación y en la capacitación impartida, son especies forestales obligadas a “matar” a los árboles para sobrevivir; además, cuando las condiciones son desfavorables en los bosques ya sea por falta de manejo silvícola o por el efecto de los incendios o sequias, pueden perderse miles de hectáreas. A través de tratamientos silvícolas que regulen la densidad y la composición de especies, las cortas de saneamiento oportunas y el uso de semioquímicos, se puede ayudar a que los bosques mantengan buen vigor, explicó el investigador, ya que la madera muerta que se genera cuando ocurren brotes epidémicos de estos insectos, representa un riesgo de incendios de alta intensidad, una disminución del valor económico de la madera e inclusive falta de mercado, adicional al efecto ecológico.

Sobre la capacitación, dijo que para facilitar la adopción de los resultados de las investigaciones del INIFAP, durante el proceso de investigación se involucró a los ejidatarios, miembros de las comunidades, personal técnico de dependencias estatales y Enlaces de Sanidad de la CONAFOR, quienes participaron en el establecimiento y conducción de experimentos de campo y el muestreo de resinas. A los asistentes a los cursos talleres se les impartieron sesiones teóricas y prácticas, tanto del uso de los semioquímicos como para la identificación precisa de las especies de insectos.

La Norma Oficial Mexicana NOM-019- SEMARNAT 2017, contempla el uso de semioquímicos para la regulación de los insectos descortezadores de coníferas, por lo que los dueños de las áreas forestales, técnicos y ejidatarios, tienen que conocer qué se hace y para qué sirve lo que se les enseña durante la instrucción. Además, se les explica que el manejo de los bosques y las características de la vegetación, entre otros, son aspectos que influyen en los ataques de las plagas, añadió el Dr. Sánchez.

Los Enlaces de Sanidad de la CONAFOR de Chihuahua y Oaxaca, personal de la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente del Gobierno del Estado de Durango (SRNyMA), de la Protectora de Bosques del Estado de México (PROBOSQUE), así como representantes de los ejidos Los Bancos, Otinapa y San Pedro de la Máquina de Durango; Chocachi de Chihuahua; San Mateo El Viejo del Estado de México; Comunidades de San Juan Teponaxtla y San Juan Tepeuxila de Oaxaca participaron en este proyecto.

La renovación de personal de sanidad, en las instituciones del sector forestal, hace que la capacitación tenga que realizarse de forma constante. El trabajo coordinado entre el INIFAP y las instituciones del sector forestal, y la involucración de los productores forestales en los procesos de investigación facilita la transferencia de tecnología para beneficio de los bosques en México.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario