Una empleada del Museo de los Niños investiga cocodrilos en Belice

0

Belmopán, Belice.- Sara Horwitz, coordinadora de investigación en el Museo de los Niños en West Hartford, regresó recientemente de un viaje de un mes a Belice, donde se unió a la Coalición de Investigación de Cocodrilos para investigar cocodrilos.

Horwitz trabajó con la Dra. Marisa Tellez, directora ejecutiva y fundadora de la coalición, para comprender mejor al cocodrilo, una experiencia que está trayendo de vuelta a West Hartford a través del nuevo club de investigación animal del museo. El club, diseñado para estudiantes de primer grado a quinto grado, comienza en febrero. 26.

“Estaba buscando un proyecto que enfatizara no solo la protección de la vida silvestre en sus hábitats, sino que también vieron un valor en el alcance comunitario”, dijo Horwitz. “Eso se relaciona con nosotros. Hacemos mucho de nuestro alcance comunitario. En lugar de aprender sobre cocodrilos, pensé que podría aprender del Dr. Tellez “.

Horwitz dijo que Tellez tiene un enfoque holístico para su investigación que ella apreciaba.

“Ella dijo que cualquiera podía venir aquí y atrapar cocodrilos”, dijo Horwitz. “Pero para tomar números y tomar la investigación y poder hacerla significativa, se necesita poder educar a la comunidad y poder dársela a las personas adecuadas en el gobierno para crear regulaciones”.

Quizás lo más sorprendente para Horwitz fue la forma en que Tellez incluye a los niños pequeños en su investigación, que juega directamente con las intenciones del Museo de los Niños con el nuevo club de investigación.

“Ella involucra a toda la comunidad y tiene investigadores de tan solo 10 años”, dijo Horwitz. “Ellos salen y hacen las encuestas de drones con ella, analizan videos con ella, vienen y ayudan a educar a la comunidad también. Ella realmente me mostró cuán joven puede involucrar a los niños e inspirarlos para que sean el futuro. Serán la próxima generación de personas que ayudan a los animales “.

Horwitz planea usar ese modelo cuando el club de investigación animal comience más tarde en febrero.

“Se nos ocurrió el objetivo de que iba a tomar lo que aprendí al estudiar los cocodrilos para inspirar a los estudiantes de una manera única y entusiasmados por la investigación”, dijo Horwitz.

En Placencia, Belice, Horwitz estudió el cocodrilo americano y el cocodrilo de Morelet. A nivel local, Tellez está tratando de educar a los que viven allí sobre los cocodrilos, y les da consejos sobre lo que deberían y no deberían hacer con ellos.

“Ella les pregunta qué piensan cuando escuchan la palabra cocodrilo”, dijo Horwitz. “Dicen” peligroso “y” alimañas “. Todo eso se deriva de no tener una comprensión y un aprecio por estos animales. Ella piensa que cuanto más aprecio tengan, más respeto recibirán ”.

La pesca es una industria importante en Placencia, y esa puede ser una razón para que los humanos interactúen con los animales.

“Ahí es donde hay un conflicto entre humanos y cocodrilos”, dijo Horwitz. “Ella lo ve de primera mano y habla con la comunidad, dándoles diferentes formas en que pueden coexistir con los cocodrilos de una manera segura”.

Algunos de esos consejos son simples, dijo Horwitz, como no salir y pescar de noche. Otro consejo incluye no alimentar a los cocodrilos.

Algunas cosas específicas que Horwitz planea llevar a los jóvenes miembros de su club de investigación incluyen el entrenamiento con clicker, que utilizó en un cocodrilo que fue ciego por un humano, así como medir el tamaño del cráneo de los animales. Ella planea usar el clicker para entrenar a su coyote.

Horwitz dijo que el mes que pasó allí fue un tiempo valioso para ella.

“Aprecié cada segundo que estuve allí”, dijo. “Solo para poder estar en el campo y poder hacerlo nuevamente y ayudar de primera mano con la investigación. Ir a una comunidad diferente y ayudar a hacer una diferencia en su vida, enseñándoles algunos conocimientos básicos, fue muy significativo “.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario