¿A cambio de qué?

0

Por: Alejandro Govea Torres
Nadie cree que los empresarios hayan colaborado en forma desinteresada con el presidente Andrés Manuel López Obrador para la rifa del avión presidencial, por lo que entre la sociedad mexicana prevalece la pregunta: ¿a cambio de qué? compraron los 3 millones de “cachitos” la noche del pasado miércoles durante la cena en Palacio Nacional.

El político tabasqueño trata de engañarnos con el cuento de que los empresarios respaldan voluntariamente la rifa del avión presidencial a través de la aportación de los mil 500 millones de pesos, puesto que no debemos olvidar que la mayoría de ellos criticaron en forma abierta o velada su decisión de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) en Texcoco, Estado de México.

Entre las pláticas en los hogares mexicanos, en las oficinas, en las escuelas, en los cafés y hasta en las iglesias, se escucha la pregunta: ¿a cambio de qué?, los empresarios decidieron comprar 3 millones de “cachitos” para la rifa del avión presidencial durante el sorteo del próximo 15 de septiembre.

Algunos especulan que a cambio de contratos de obras públicas, otros que a cambio de concesiones para servicios públicos, pero sobresale la de un supuesto perdón fiscal a pesar de que la nueva Jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro Sánchez, declaró recientemente que nunca más habrá condonaciones de impuestos a los grandes empresarios, como los que se otorgaron durante las administraciones de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto por un monto de poco más de 400 mil millones de pesos.

Esta versión se fundamentó con la reciente devolución de los 2 mil millones de pesos que hizo la empresa Telra Reality a la Fiscalía General de la República (FGR), que encabeza Alejandro Getz Manero, quien adelantó que se podría recuperar más de los 5 mil millones de pesos que en forma fraudulenta recibió del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) en 2017, cuando estaba al frente David Penchyna Grub.

La versión oficial indica que empresa de André y Max El-Mann Arazi y Rafael y Teófilo Zaga Tawil decidió regresar voluntariamente los 2 mil millones de pesos, sin embargo se especula que la administración del presidente López Obrador decidió mejor recobrar parte del botín en lugar de meterlos a la cárcel por el fraude que hubo en el programa de movilidad hipotecaria denominado Cambiavit.

No es nada descabellada esta versión, sobre todo cuando varias investigaciones de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), que encabeza Santiago Nieto Castillo, apuntan a los grandes negocios que hubo en el pasado reciente con la mayoría de los empresarios que asistieron a la cena de tamales de chipilín y chocolate la noche el pasado miércoles en Palacio Nacional.

Es por eso, que la respuesta a la pregunta: ¿a cambio de qué?, los empresarios decidieron comprar los 3 millones de “cachitos”, se podría suponer que a cambio de libertad y de evitarse la pena de pisar la cárcel, como sucede en los Estados Unidos.

En otro tema, el exdirigente de la sección 30 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Enrique Meléndez Pérez, utiliza a varios dirigentes de pensionados y jubilados del magisterio, como es el caso de Cristobal Castillo Ríos, quien hizo circular una invitación para participar en un viaje el próximo fin de semana a Tampico.

Si bien es cierto que los pensionados y jubilados que deseen participar pagarán cuotas mínimas por el hotel y las comidas, lo cierto es que Meléndez Pérez aprovechará su estancia en el puerto jaibo para convencerlos a que se registren como militantes de las Redes Sociales Progresistas (RSP), que preside Fernando González Sánchez, yerno de la maestra Elba Esther Gordillo Morales.

Aunque las RSP ya lograron cumplir con los requisitos mínimos que exige el Instituto Nacional Electoral (INE) para que se les registre como partido político, requieren tener una reserva de militantes en caso de que les sea cancelados o invalidados algunos de las listas presentadas.

El plazo para recabar firmas de adhesión o militancia a las RSP vence el próximo 28 de febrero, por lo que los promotores del nuevo partido político que quiere tener la maestra Gordillo Morales, como es el caso de Meléndez Pérez, trabajan a marchas forzados para convencer a más maestras y maestros.

Por último, ya se esperaba una nueva amenaza de Estados Unidos en contra de México, luego de la visita del canciller de Rusia, Seguéi Víktorovich Lavrov, quien reveló que la administración del presidente López Obrador podría comprar una flota de helicópteros de fabricación rusa, como sucedió ayer cuando el Subsecretario Adjunto de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Hugo Rodríguez, aseveró en conferencia de prensa habrá sanciones en caso de que se realice esta compra.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario