Apoyo fingido; “nos quieren matar”

0

Por: Alberto Guerra Salazar
CIUDAD VICTORIA, (ASI).— La crisis provocado por el coronavirus obligó a la reclusión voluntaria de las familias en sus casas, pero ahora son ciudades y Estados completos, los que están aislándose socialmente para evitar hasta donde sea posible, los contagios.

El gobierno de Nuevo León hizo un llamado a los residentes de entidades vecinas y también a extranjeros, para que eviten visitar los municipios de esa entidad federativa, aunque sea para ver a familiares.

En Matamoros, el presidente municipal Mario Alberto López Hernández mantiene vigentes filtros sanitarios en los puentes internacionales, aeropuerto, carreteras, para revisar la condición física de las personas.

Tratándose de estadounidenses, si presentan síntomas que hagan suponer que están infectados, son invitados a regresar a sus lugares de origen.

Bueno, pues ahora hasta la cónsul de Estados Unidos en Matamoros, Neda Brown, emitió un mensaje para recordarles a sus paisanos, el llamado del Presidente Trump, de no hacer viajes internacionales, y si es el caso de que residan en México, que regresen a su país.

Hay ejidos, poblados, rancherías, donde se han bloqueado los accesos para impedir la entrada de personas que no tengan residencia permanente allí, para evitar la transmisión del mal.

“No son momentos de hacer turismo ni de andar visitando lugares”, dicen en Nuevo León, dirigiéndose especialmente a estadounidenses o paisanos que trabajen en ese país. Que sigan mandando sus remesas de dinero, pero que no vengan, es el mensaje.

Suena rudo, descortés y hasta grosero, pero son las instrucciones de las autoridades sanitarias, que están cada día más preocupadas por la incidencia de la enfermedad.

En Laredo, Texas, que tiene una población minúscula comparada con Nuevo Laredo, México, tiene acumulado hasta ayer viernes 64 casos positivos de covid-19 y cinco defunciones.

Tamaulipas apenas registra en el mismo lapso, 22 casos y cero fallecimientos. Así queremos seguir y por eso es la insistencia de que los ciudadanos atiendan las recomendaciones sanitarias.

En el ámbito financiero, el impacto es más severo y dañino. Miles de empresas pequeñas han tenido que cerrar sus puertas, por la falta de clientes, especialmente restaurantes. Hoteles han despedido a empleados.

El Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca se tardó una semana en preparar un programa de apoyo a empresarios y ciudadanos, pero resultó decepcionante, porque es limitado, insuficiente y con muchos candados.

Un ejemplo: ordenó a todas las COMAPAS que condonen el pago de los consumos de los meses de abril y mayo, pero sólo a los usuarios que no tengan rezagos y que consuman menos de cinco metros cúbicos.

Uno más: diferirá, pospondrá, postergará el pago del impuesto sobre nóminas (que él aumentó en un 50 por ciento) pero nada más a empresas que tengan menos de 20 empleados.

Cabeza es pichicato con lo propio, pero es muy pretencioso con lo ajeno, pues está exigiendo que el gobierno federal autorice a la CFE a no cobrar las facturas de los consumos por los meses de abril y mayo.

Alguien repitió el viejo dicho que pide que se haga la voluntad de Dios, pero en las vacas del compadre.

Además, el mensaje donde Cabeza se adorna con este programa está plagado de desplantes demagógicos, expresados con su típico lenguaje corporal, vulgar y grotesco. No puede disimular la hipocresía.

Pero además, la terca realidad lo muestra tal cual es: en Nuevo Laredo, la base trabajadora del Hospital General hizo ayer una manifestación pública de protesta, por las condiciones de abandono en que los obligan a cumplir sus deberes.

“Nos mandan al matadero, esto es un suicidio colectivo”, escribieron en cartelones que exhibieron los trabajadores en los accesos del edificio, al quejarse que no cuentan con los insumos básicos para atender a los pacientes.

No hay batas, alcohol, algodón, gel anti-gérmenes, si siquiera un aparato de rayos X. Si el gobierno estatal no les entrega estos materiales a la brevedad, harán manifestaciones más radicales de protesta, dijeron.

Pero ni el presidente municipal Enrique Rivas Cuéllar ni representantes del Gobernador se preocuparon por dialogar con los quejosos.

En Reynosa, los Gobernadores de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, tuvieron ayer una tercera reunión con pretexto de la epidemia, pero resultó igual de hueca, falsa, sin resultados ni acuerdos.

Repitieron sus peticiones de dinero al gobierno federal y el exhorto a las personas, a no hacer viajes y permanecer en casa.

Los boletines sonrientes anunciaron que los Gobernadores se proporcionarán mutuamente insumos médicos entre los tres Estados, lo que no deja de ser ridículo, porque si Cabeza no puede atender las necesidades de la red hospitalaria local, menos tendrá para andar prestando o regalando. Pura demagogia.

Por cierto, la Reynosa que Maki Ortiz Domínguez prometió limpiar de delincuentes, fue escenario del robo de 350 mil pesos ocurrido en plena calle y a la luz del día, a empleados de una empresa cervecera.

Le acaba de explotar una bomba a la presidenta municipal, con la revelación de que su director de Obras Públicas, de nombre Rogelio Avendaño García, incurre en delitos de nepotismo, tráfico de influencias y corrupción.

En un extenso documento dirigido al Presidente de la República, el Gobernador del Estado y a la propia Maki Ortiz Domínguez, se citan nombres, cifras, números de contratos, para demostrar el montaje armado para hacer negocios personales a la sombra del poder.

Este funcionario del Ayuntamiento panista de Reynosa, ha favorecido con obras a su cuñado y a la empresa de su propiedad, cobrando moches acordes a los montos de los contratos.

Son más de 70 millones de pesos que se han pagado a este pariente del funcionario municipal y el documento revela hasta los nombres de los subalternos de Rogelio Avendaño García, que se encargan de cobrar los sobornos.

Está en puerta una denuncia ante la fiscalía anti-corrupción del gobierno del Estado, que podría implicar a la contralora y a otros funcionarios que deben vigilar el buen desempeño del gobierno municipal, como el secretario técnico Hugo Ramírez Treviño.

Maki quiere ser Gobernadora del Estado y este caso de corrupción podría hacerla volar muy bajo.

En la sesión del pleno del Congreso local celebrada el jueves, la bancada fronteriza de MORENA integrada por Carmen Lilia Cantúrosas, Leticia Sánchez Guillermo y Rigoberto Ramos Ordóñez, denunció el manejo arbitrario, ilegal y aberrante que hacen los diputados del PAN.

En una entrevista posterior con el periodista de Reynosa Jaime Aguirre Treviño, el representante popular Ramos Ordóñez, tronó contra sus colegas del PAN porque actúan traicionando los intereses de la sociedad, acatando instrucciones de su jefe.

Rigoberto acusó que los diputados panistas ciñen sus actuaciones, decisiones y desplantes a lo que les ordenan desde otro lugar, insinuando que son dependientes del jefe del poder ejecutivo local.

Mencionó como ejemplo de servidumbre política, la decisión de la bancada del PAN de suprimir de la orden del día en la más reciente sesión, la toma de protesta de una representante ante el poder judicial.

“Sabían que MORENA, PRI y Movimiento Ciudadano echaríamos abajo ese nombramiento, y prefirieron cancelar la toma de protesta, lo que va contra la ley del manejo interno del Congreso en cuanto a la inamovilidad de la orden del día”.

Ayer en Nuevo Laredo, el periodista Juan Carlos Pérez Guerra tuvo fiesta de cumpleaños en la redacción de El Mañana, pero sin besos ni abrazos por el coronavirus y los tapa-bocas los hicieron momentáneamente a un lado, para comer pastel.

También tuvo fiesta natalicia en Ciudad Mante, el contador público Faruk Saade Luévano.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario