Hallazgos arqueológicos ofrecen prueba clave de origen de civilización china

0

Beijing, China, Asia.- Un equipo de arqueólogos informó de importantes hallazgos en el sitio Shuanghuaishu, en la provincia central china de Henan, los cuales ofrecen una prueba clave sobre el origen de la milenaria civilización china.

Con una superficie de 1,17 millones de metros cuadrados, Shuanghuaishu se localiza en la orilla sur del río Amarillo, en el poblado de Heluo de la ciudad de Gongyi.

Las ruinas de la antigua ciudad, que data de hace unos 5.300 años, fueron bautizadas como “Reino Heluo”, atendiendo a su ubicación en el centro de la zona de Heluo, donde confluyen los ríos Amarillo (conocido como He en la China de la antigüedad) y Luo.

“El sitio Shuanghuaishu es el conjunto de ruinas de más alto nivel con características de ciudad capital que se ha descubierto en la cuenca del río Amarillo en la etapa media y tardía de la cultura Yangshao, la etapa temprana de la formación de la civilización china”, dijo Li Boqian, profesor de la Universidad de Pekín.

Li hizo los comentarios en una conferencia de prensa sobre los principales descubrimientos arqueológicos en Shuanghuaishu celebrada en Zhengzhou, capital de la provincia de Henan.

Un gran número de reliquias de la cultura Yangshao que datan de 5.000 a 7.000 años han sido descubiertas en el sitio, destacó Gu Wanfa, director del Instituto de Investigación de Reliquias Culturales y Arqueología de Zhengzhou, en la misma rueda de prensa.

“Los importantes hallazgos arqueológicos demuestran la representatividad y la influencia de la zona de Heluo en la etapa dorada del origen de la civilización china, hace unos 5.300 años”, sostuvo Wang Wei, miembro de la Academia de Ciencias Sociales de China.

Desde 2013, el Instituto de Investigación de Reliquias Culturales y Arqueología de Zhengzhou y el Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias Sociales de China, han llevado a cabo continuas excavaciones arqueológicas en el sitio.

Según los expertos, el sitio de Shuanghuaishu tenía unos 1.500 metros de largo de este a oeste y 780 metros de ancho de norte a sur. Estaba rodeado por tres anillos de trincheras, cada uno de los cuales contaba con accesos externos, formando un sólido sistema de defensa.

La zona residencial central, con cuatro filas de casas, fue encontrada en la parte norte del foso del anillo interior. Asimismo, se comprobó la existencia de tres cementerios públicos con más de 1.700 tumbas, tres restos de sacrificios, una reliquia astronómica, una zona de talleres de cerámica, un área de almacenamiento de agua, un sistema de caminos y otras instalaciones.

En la zona de vestigios de astronomía se encontraron nueve ollas de cerámica organizadas de acuerdo con el patrón de las nueve estrellas de la Osa Mayor. Los arqueólogos añadieron que la reliquia indica que los ancestros de Heluo tenían conocimientos astronómicos relativamente maduros y los utilizaban para planear las actividades agrícolas mediante la observación de los fenómenos celestes.

Entre las reliquias desenterradas destaca un colmillo de jabalí tallado en la forma de un gusano de seda, con una longitud de 6,4 centímetros, casi 1 centímetro de ancho y 0,1 centímetros de espesor. Los expertos creen que esta es la talla más antigua de dicho insecto elaborada en China. La figura, que representa un gusano contorsionándose, es bastante similar a los gusanos de seda modernos, detallaron.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario