Realidad avasalla a López Obrador

0

Por: Alejandro Govea Torres
Nuevamente el presidente Andrés Manuel López Obrador fue avasallado por la realidad que vive la sociedad mexicana, puesto que el pasado mes de abril fue el más violento para las mujeres desde 2015, al registrarse 267 homicidios dolosos en contra de ellas en todo el país, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPC), que encabeza Alfonso Durazo Montaño.

De enero a abril del presente año, se registraron 987 homicidios dolosos de mujeres en todo el país, pero los estados más peligrosos son: Colima, Guanajuato, Chihuahua, Baja California y Michoacán.

Incluso, el vocero de la presidente de la república, Jesús Ramírez Cuevas reconoció durante una videoconferencia celebrada ayer en la Secretaría de Gobernación (Segob), que efectivamente la violencia había crecido en los hogares mexicanos durante la cuarentena por la crisis sanitaria del coronavirus.

La declaración de Ramírez Cuevas se contrapone a la que hizo el presidente López Obrador durante la conferencia matutina del pasado 6 de mayo en Palacio Nacional, cuando afirmó que no había crecido la violencia en contra de las mujeres durante la cuarentena, sino por el contrario de había una mayor unidad familiar.

Posteriormente, en la conferencia matutina del pasado 15 de mayo en Palacio Nacional, el presidente López Obrador volvió a rechazar que había crecido la violencia en contra de las mujeres, incluso trató de ridiculizar el trabajo que hizo una reportera acerca de las cifras que la SSPC había recibido al señalar que el 90% de las llamadas eran falsas alarmas.

Además, en la conferencia matutina del pasado lunes 25 en Palacio Nacional criticó abiertamente la editorial que había publicado el periódico El Universal acerca del alto índice de violencia en contra de las mujeres, pero el colmo fue que lo calificó de amarillista a este prestigiado medio de información en el país.

En la videoconferencia de ayer en la Segob, el vocero presidencial Ramírez Cuevas, muy a su pesar, tuvo que reconocer el aumento de la violencia en contra de las mujeres, pero en lugar de emprender nuevas estrategias para tratar de contener el número de homicidios dolosos que sufren ellas, sólo presentó un video con varias recomendaciones similares a su Jefe, como el “contar hasta diez” o “sacar una bandera blanca” en señal de paz.

Por su parte, la titular de la Segob, Olga Sánchez-Cordero Dávila se comprometió a entrevistarse con el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera Ramírez, a fin de que garantice la entrega de recursos para la protección de las mujeres, sobre todo después de que se suspendieron los apoyos a causa de la política de austeridad del gobierno federal.

Sánchez Cordero-Dávila puso de ejemplo el trabajo realizado por las Casas de la Mujer Indígena (CAMIS), en donde auxilian y protegen a las mujeres que sufren la violencia en las comunidades indígenas del país.

Antes de concluir, la exmagistrada de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), lamentó que el gobierno federal aún tiene una deuda con las mexicanas, puesto que los homicidios de las mujeres van en aumento y los feminicidios persisten.

Por otra parte, se confirmo la versión que rondo por varios días en el Congreso Local acerca de que varios diputados y funcionarios se habían contagiado por el coronavirus, ya que los legisladores Patricia Palacios Corral y Manuel Canales Bermea, así como el secretario general Alfonso Torres Carrillo, anunciaron que se habían practicado las pruebas correspondientes y que había dado positivo.

El contagio por coronavirus de Palacios Corral, Canales Bermea y Torres Carrillo obligó que se suspendieran todas las actividades en el Congreso Local, incluso algunos tratan de culpar al presidente de la Junta de Coordinación Política, Gerardo Peña Flores de no haber actuado para evitar la propagación de esta enfermedad.

Se espera que no haya más contagios entre los legisladores y funcionarios del Poder Legislativo Local, debido que resultaría muy lamentable que por no obedecer las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

En otro tema, el dirigente estatal del PRI, Edgardo Melhem Salinas, emprendió una campaña para que los diputados federales revisen las tarifas eléctricas, puesto que ha recibido muchas denuncias por los elevados pagos que deben realizar los usuarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Melhem Salinas solicitó que se reclasifiquen las tarifas que cobra la CFE, sobre todo ahora que sin avisar se incrementaron con el pretexto de que requiere de más ingresos para poder garantizar el servicio de energía eléctrica en clínicas y hospitales que atienden a los pacientes de coronavirus.

No es la primera que se pretende lograr la reclasificación de las tarifas eléctricas, pero como la CFE ejerce a plenitud el monopolio de la prestación de este servicio, resultará aún más difícil que los usuarios gocemos de precios justos y equitativos, como han prometido varios presidentes de la república, entre los que se encuentra López Obrador que pretende acabar con las empresas generadoras de energías limpias, como la eólica y la solar, porque no quiere la existencia de la libre competencia en el mercado eléctrico del país.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario