El INE apenas se está adaptando a su nueva realidad en Tamaulipas, señala experto electoral

0

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Tamaulipas está próximo a entrar a un proceso electoral constitucional, dónde se renovarán los 43 ayuntamientos, las 36 diputaciones locales y las nueve diputaciones federales que le corresponden dentro del concierto nacional, en una jornada electoral concurrente que se celebrará el primer domingo de junio del 2021.

Evaristo Benítez Castro, con experiencia en asuntos electorales desde el año de 1995 y con 14 libros publicados del tema electoral, desmenuza la temática y compartir con el lector sus experiencias.

ENTTREVISTA (Primera Parte):
¿Qué nos puedes decir sobre la nueva legislación electoral del país, a partir de mayo del 2014, respecto de la situación que prevalecía antes de éste parte aguas político?.
Gracias por la oportunidad de compartir nuestras experiencias en el tema; recordemos que precisamente a partir de mayo del 2014 el antes IFE se transforma en INE y los legisladores federales recargan al nuevo órgano electoral con funciones que antes eran de aplicación exclusiva de los Institutos Estatales Electorales.

Efectivamente antes de esos cambios constitucionales en materia electoral, el IFE (ahora Instituto Nacional Electoral, INE), no intervenía en la organización de los procesos locales estatales; es decir no tenía injerencia en las elecciones de gobernador (o su equivalente en las 32 entidades federativas), ayuntamientos ( o su equivalente en el entonces Distrito Federal) y diputados locales; sólo se concretaban a elaborar la lista nominal de electores del país y establecer convenios con los gobiernos locales en materia de registro de electores. La intervención amplia, plena y exclusiva del antes IFE y ahora INE, era en la organización de las elecciones federales, esto es de presidente de la República, senadores y diputados federales.

Evaristo Benítez Castro

Quienes hemos tenido la oportunidad de trabajar en algún órgano electoral en el país, podemos apreciar los cambios significativos, algunos favorables y muchos otros desfavorables, entre ambos modelos de organización electoral, o sea entre el federal y el local o estatal.

Tu servidor fue de 1995 a 1999 Vocal de Capacitación Electoral del IETAM; en la elección local del 2004 fui representante de la Coalición “Unidos por Tamaulipas” ante el Consejo Estatal Electoral de Tamaulipas, que postuló a Álvaro Garza Cantú para gobernador; posteriormente entre 2006 y 2007 fui Consejero Estatal Electoral del órgano local tamaulipeco, electo por el congreso local.

Sin falsa modestia te puedo decir que haber ocupado esas tres posiciones en un lapso de tres lustros, te permite adquirir una amplia visión del comportamiento de partidos y candidatos, así como de la sociedad que interviene en la organización de los respectivos comicios.

Para no desviarnos, te puedo asegurar que el nuevo INE se ha atragantado con las nuevas funciones encomendadas por la legislación federal del 2014.

¿Qué quieres decirnos?.
Que el INE apenas se está adaptando a su nueva realidad en Tamaulipas y desde luego en el país; imagínate antes de las modificaciones constitucionales, el IETAM se encargaba de capacitar a los ciudadanos insaculados que fungirían como funcionarios de casilla; esto es capacitar a los presidentes, secretarios y escrutadores de las más de 5000 casillas que se instalaban en Tamaulipas en las elecciones locales; además el IETAM ubicaba las casillas en el territorio estatal, fiscalizaba los recursos públicos ingresados y gastados por los partidos políticos y sus precandidatos y candidatos en las elecciones de gobernador, alcaldías y diputados locales, entre otras funciones más que, ahora después de mayo del 2014, la constitución ( artículo 41) se las pasó al INE dejando desnudos a los 32 Institutos Estatales Electorales.

¿Estimas que los Institutos Estatales, antes del 2014, hacían mejor esas funciones respecto a como lo hace ahora el INE en las 32 entidades federativas?.
En lo que respecta a Tamaulipas no tengo ninguna duda de que así es; la mejor prueba de ello, es que en cada proceso electoral constitucional posterior (esto es en el 2016, 2018 y 2019) los índices de participación ciudadana en la respectiva jornada electoral van a la baja cada vez: 50% en el 2016, 48% en el 2018 y el 31 % en el 2019; con otras palabras, en cada proceso electoral crece el abstencionismo ciudadano y por tano crece la falta de legitimación social y política del gobernante y /o legislador electo en los correspondientes comicios; así como crece el descrédito del órgano electoral, en tanto su falta de convocatoria para estimular la participación ciudadana tamaulipeca.

Otra prueba más de la falta de adaptación y la alta politización entre el Consejo General del INE y el IETAM, como seguramente recordarás, es que hubo cinco presidentes del IETAM en año y medio; hicieron el ridículo con cinco convocatorias “públicas”, pues ante la serie de renuncias de sus momentáneos presidentes, se ventilaron públicamente las desavenencias entre autoridades locales y autoridades federales, que dieron como resultado final que el Consejo General del INE se adueñó totalmente del IETAM, en tanto que su actual presidente y su secretario ejecutivo provienen del INE: asunto acabado y archivado.
(CONTINUARÁ).

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario