¿Dónde está Felipe Garza Narváez?

Por: Evaristo Benítez Castro
Si bien don Felipe es el responsable oficial de la SEGOB en Tamaulipas, en la práctica política se mueve, actualmente, con un discretísimo perfil, lo que es un hecho contradictorio con su reconocido protagonismo; lo que nos lleva a pensar que “algo está tramando”.

Cuando el entonces joven Felipe ocupaba el cargo de subdirector de Comunicación y Relaciones Públicas de la AUT en el centro universitario Tampico-Madero de la UAT, allá por el primer lustro de los setentas en su último semestre de la carrera de Odontología, sabíamos que había nacido en Tampico; luego cuando se vino a la capital del estado para ocupar el mismo cargo en el gobierno de EMM, supimos que se decía oriundo de Ciudad Victoria; la realidad sólo él la sabe.

El caso es que, como recordamos, don Felipe tuvo la habilidad de abandonar al PRI justo en el momento en que más se requerían sus supuestas habilidades políticas; en efecto después de la derrota de BMHO en el 2016, Garza Narváez llegó a las huestes de MORENA en Tamaulipas de la mano del ahora senador Ricardo Monreal.

No pudo ser candidato “externo” de MORENA en los procesos electorales de 2018 y /o en el 2019 en Tamaulipas, sin embargo si le alcanzó su relación política en el nuevo entorno federal para arribar a la representación estatal de la SEGOB.

¿Qué sigue?; a juzgar por su actual silenciosa actuación como burócrata federal morenista, se nos ocurre pensar que aspira a participar en el proceso electoral concurrente del 2021.

No debemos ignorar que, al interior de MORENA, el arribo de don Felipe a la SEGOB fue mal vista por la militancia tamaulipeca, en tanto que lo juzgaron como un arribista que de última hora se subió al proyecto de AMLO.

Sin embargo si comparamos a don Felipe, sus características de político mexicano, con el perfil de los morenistas que lo critican, pues no dudamos en afirmar que ciertamente tiene mayores cualidades que sus críticos locales.

Las credenciales de Felipe Garza Narváez (o sus peores defectos según sus adversarios internos), son amplias y variadas: ha sido, siempre en regímenes priístas, servidor público estatal, federal, municipal y universitario, tres veces diputado local, presidente del CDE del PRI, líder del congreso local, etcétera.

Coordinador de campañas de gobernadores, senadores, diputados, alcaldes; él mismo aspirante al senado, a la alcaldía victorense, entre otras aspiraciones más que antes no pudieron concretarse en la realidad.

Si usted está conforme con lo hasta aquí expuesto amable lector, entonces coincidirá con nosotros en la interrogante… ¿ahora para el 2021 que aspiraciones electorales tiene don Felipe?.

Conociéndolo un poquito, vamos a priorizar sus proyectos en orden decreciente; sin duda lo primero es ser candidato de MORENA a la alcaldía de la capital del estado; si ello no se concreta sería la diputación federal la segunda en interés; la última opción sería una diputación local preferentemente por la vía plurinominal y si no hay otra alternativa pues entonces por la vía de Mayoría Relativa.

¿Existen posibilidades objetivas de alcanzar alguno de los 4 proyectos?.

Desde luego que sí; pese a todos sus supuestos o reales defectos, como antes establecimos, don Felipe tiene mayor bagaje político y administrativo que la gran mayoría de sus posibles adversarios al interior de MORENA en Tamaulipas.

Sin embargo será el mecanismo que implemente MORENA para seleccionar a sus candidatos en Tamaulipas, lo que nos de la pista para evaluar sus posibilidades de alcanzar una candidatura primero y luego visualizar sus posibilidades de triunfo en las urnas. Claro que esto último dependería de quienes sean sus rivales en los otros partidos políticos.

En síntesis la militancia de MORENA en Tamaulipas es magra en calidad y en experiencia electoral; por tanto don Felipe es un aspirante natural a un cargo de elección popular.

En todo caso sus posibilidades van de la mano con la identidad de quienes tienen el mando de MORENA; la actual dirigencia estatal y las respectivas municipales, poco trabajo político y de organización electoral han hecho a la fecha. Tampoco se vislumbra que a corto plazo puedan salir de la apatía y la dejadez.

Entonces nos queda la posibilidad de que arriben a Tamaulipas operadores del centro del país, a efecto de preparar a los locales en la organización de los comicios; auscultación de aspirantes, selección, registro, precampañas y campañas electorales serían coordinadas por importados políticos de MORENA.

Aquí está justamente la oportunidad de don Felipe; es decir identificarse con las corrientes nacionales que se despacharán con la cuchara grande y que repartirán entre sus adeptos las rajas del pastel electoral 2021.

Si valoran debidamente los expedientes de cada uno de los aspirantes, pues por descontado que don Felipe tiene oportunidades valederas.

El amasijo de intereses políticos y partidistas que llevaron al poder a los candidatos de MORENA en las elecciones nacionales del 2018, ahora podrían ser reeditados en las elecciones de 2021 en Tamaulipas.

Ciertamente ni el presidente AMLO vendrá en las boletas electorales, ni las más grandes promesas de campaña las ha hecho realidad en más de año y medio de gestión el presidente, ni la sociedad siente que en el corto plazo las vaya a cumplir.

Pero tampoco la oposición a MORENA vive su mejor momento; polarizados y desplazados los liderazgos regionales que en el pasado reciente apoyaron al PRI y al PAN, ahora para el 2021 no se aprecia su relevancia.

En suma, de persistir las confrontaciones entre las políticas públicas del gobernador FJGCV con las del presidente AMLO, nuestro pronóstico para las elecciones concurrentes de 2021 en Tamaulipas es el siguiente:

La mayoría de las diputaciones federales las ganará MORENA y sus aliados; los ayuntamientos serán mayoría para el PAN y las diputaciones locales serán la mayoría para el PAN. Se repetirá un poco la historia del 2018, cuando ayuntamientos panistas apoyaron a MORENA en las elecciones federales (la presidencia de la república, el senado y las diputaciones federales), a cambio de que MORENA apoyara al PAN en las elecciones de ayuntamientos y de diputados locales: es decir una negociación de alto nivel que dejen satisfechas a las élites entre las partes involucradas. Pero de ello ampliaremos en próximas colaboraciones.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *