Sin presiones extraordinarias

0

Por: Evaristo Benítez Castro
Todo indica que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (el TEPJF), reorientará el proceso selectivo que tiene en marcha (aunque por hoy suspendido) la cámara federal de diputados para seleccionar a los 4 integrantes del Consejo General del INE.

Recordemos que desde la segunda quincena de marzo (de 2020) y con motivo de la pandemia del COVID- 19, el Comité Técnico de Evaluación de aspirantes a Consejeros Electorales pidió a la cámara de diputados (su superior jerárquico) suspender el proceso selectivo hasta que las condiciones sanitarias de la pandemia lo permitiesen.

La suspensión ocurrió justo cuando se seleccionaron (de un total global de casi 400 concursantes) a 30 hombres y 30 mujeres como semifinalistas en el proceso de marras; a la vez once ciudadanos (as) aspirantes se sintieron agraviados por los resultados emitidos por el Comité, en tanto que argumentaron anomalías y sesgos que los dejaron fuera arbitrariamente, según su decir ante el TEPJF.

Apenas ayer el TEPJF atendiendo a los quejosos ordenó a la cámara federal de diputados (y ésta lo hará a su vez al Comité Técnico de Evaluación), que le remita un informe pormenorizado, por aspirante evaluado, donde se establezcan los parámetros, criterios, valoraciones y numerales asignados a los concursantes, a efecto de garantizar plenamente la legalidad de los sesenta ganadores, así como fundamentar documentalmente la eliminación de los 340 restantes.

Ya en otras ocasiones le hemos comentado amable lector, lo sesgado que pueden ser los métodos selectivos de Consejeros Electorales; por ejemplo en el presente caso que se evalúa de los aspirantes, entre otros aspectos, su obra escrita publicada, su experiencia electoral, su ensayo de autoría inédito, su exposición de motivos para solicitar el cargo de Consejero, su curriculum vitae en general, decimos que puede distorsionarse la evaluación para favorecer a quienes menos lo merecen.

¿Quién revisa detalladamente los 400 expedientes de los aspirantes para seleccionar a sesenta?.

Tarea complicada que ahora ordena el TEPJF que se haga explícita; es decir el Comité Técnico de Evaluación tendrá que justificar, con números precisos, las calidades detectadas y evaluadas de su sesenta semifinalistas; tendrá que asignarles puntos cualitativos con precisión, afín de justificar plenamente haberlos seleccionado.

Desde luego que no queremos decir que el Comité Técnico de Evaluación manipuló los expedientes para favorecer a quienes tenían que favorecer; NO, lo que queremos decir es que en un asunto tan delicado y trascendente (la independencia del órgano electoral mexicano) no sobran precauciones para garantizar que se cumpla con los principios Rectores del mismo.

La resolución del TEPJF (que les dio como límite para subsanar el asunto hasta el 30 de julio) derivará en que la cámara de diputados y el Comité Técnico de Evaluación, se abocarán con mayor enjundia para seleccionar a los mejores hombres y mujeres, con valoraciones lo más alejadas posible de la subjetividad y el compadrazgo.

Tarea complicada en extremo como le ejemplificaremos; ¿qué experto revisó o revisará los 400 ensayos y las 400 exposiciones de motivos de los aspirantes a Consejeros Electorales?. El tema seleccionado por los aspirantes y su desarrollo subsecuente…¿será definitorio para aprobar?.

Al ensayo presentado… ¿cómo le asignarán puntos, en base a qué eliminará a los otros?. En cuanto a los aspirantes con experiencia laboral en órganos electorales…¿ cómo valorará su trayectoria, su rendimiento supuesto, la calidad de su figura?. Quienes carecen de experiencia en órganos electorales…¿no obstante ello serán seleccionados?.

Quienes entregaron su obra escrita del tema electoral (libros, ensayos, artículos en revistas y /o periódicos, etcétera), tienen fundadas dudas porque…¿serán leídos a plenitud, serán evaluados sus contenidos?. Quienes no tienen obra escrita…¿serán eliminados?.

Parece que ya vamos entendiendo la delicadeza del asunto; los evaluadores tienen un extraordinario reto pues la tarea es enorme y complicada; todo indica que se lo habían tomado a la ligera y ahora tendrán que reordenar los expedientes para atender la resolución del TEPJF.

Es cierto que aún no sabemos lo que responderá la cámara federal de diputados, como tampoco sabemos las acciones que emprenderá el Comité Técnico de Evaluación de aspirantes a Consejeros Electorales del INE.

Por lo pronto el TEPJF sienta un precedente inédito, porque intenta ratificar su credibilidad ante la sociedad y desde luego ante la clase política mexicana.

A la vez pronto veremos el tamaño del compromiso de la cámara federal de diputados, en tanto valoremos los pasos que seguirán para atender los ordenamientos del TEPJF.

Una primera conclusión es que gana la sociedad mexicana con la resolución del TEPJF; que recordemos nunca antes se había puesto tanta atención a un asunto semejante, ni se veía la intención del máximo órgano jurisdiccional por reorientar un proceso selectivo del nivel del que ahora referimos.

Una segunda conclusión es que de aquí en adelante debe de impedirse la manipulación partidista en los métodos de selección de Consejeros Electorales en el país; depurar la calidad de los aspirantes para clarificar que no es suficiente con la recomendación política del poderoso.

Aunque una golondrina no hace verano, lo cierto es que la clase política mexicana ve con muy buenos ojos la resolución del TEPJF; hacemos votos porque lo que siga vaya en concordancia con los anhelos democráticos de los connacionales.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario