China lanza último satélite BeiDou para completar constelación de navegación global

0

Beijing, China, Asia.- China lanzó el último satélite del Sistema de Navegación por Satélite BeiDou (BDS, por sus siglas en inglés), con lo que ha completado el despliegue de su propio sistema de navegación global.

El satélite, el 55º de la familia BeiDou, que significa “Osa Mayor” en chino, fue lanzado a las 09:43 (hora de Beijing) y enviado a la órbita preestablecida por un cohete portador Gran Marcha-3B, desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang, en la provincia suroccidental china de Sichuan.

La misión, la número 336 realizada por cohetes de la serie Gran Marcha, fue un “completo éxito”, dijo el centro de lanzamiento.

El satélite, diseñado para ingresar a la órbita terrestre geoestacionaria (GEO, por sus siglas en inglés), es el último del sistema BDS-3, que comenzó a ofrecer servicio básico de navegación a países y regiones a lo largo de la Franja y la Ruta, así como al resto del mundo, en diciembre de 2018.

BDS es uno de los cuatro sistemas globales de navegación por satélite que existen en el mundo. Los otros son GPS de Estados Unidos, Galileo de la Unión Europea y GLONASS de Rusia.

China ha estado alentando activamente la cooperación y los intercambios entre el sistema BDS y otros sistemas de navegación en áreas como construcción y aplicación, fortalecimiento de compatibilidad e interoperabilidad, y compartición de recursos, además de proporcionar a los usuarios servicios más calificados, diversificados, seguros y confiables.

DISEÑO DISTINTIVO
En comparación con otros sistemas globales en el mundo, el diseño de la constelación BDS es único, e incluye la órbita terrestre media (MEO), la órbita geosíncrona inclinada (IGSO) y los satélites GEO.

El sistema BDS-3 consiste de un total de 30 satélites, incluidos 24 satélites MEO, tres satélites IGSO y tres satélites GEO.

Los tres satélites GEO, incluido el recién lanzado, pueden ayudar a mejorar de manera significativa los indicadores técnicos generales del sistema BDS-3, indicó la Academia de Tecnología Espacial de China (CAST, por sus siglas en inglés), que desarrolló el satélite.

Los satélites cuentan con dos creaciones distintivas del sistema BDS, que son posicionamiento activo y comunicación con mensajes cortos, dijo la academia.

La capacidad de comunicación con mensajes cortos del sistema BDS-3 ha sido mejorada 10 veces. Los usuarios del sistema pueden enviar un mensaje de 1.200 caracteres chinos a la vez, así como imágenes, lo que constituye una función útil en caso de emergencias.

El posicionamiento activo, que emplea tecnología de medición de radio, puede proporcionar las ubicaciones de los usuarios no sólo a ellos mismos, sino también a las partes pertinentes que estén monitoreando su paradero, a través de esfuerzos conjuntos de dos satélites GEO.

La función se aplica ampliamente en operaciones de búsqueda y rescate, pesca y otros campos, para ayudar a garantizar la seguridad de las personas.

El sistema BDS proporciona señales de navegación de múltiples frecuencias y tiene la capacidad de mejorar la precisión del servicio mediante la combinación de señales de múltiples frecuencias.

También integra por primera vez capacidades de navegación y comunicación, y puede ofrecer servicios de navegación, comunicación con mensajes cortos, aumento basado en satélites, búsqueda y rescate internacionales, así como un posicionamiento de punto preciso.

“El sistema BDS proporciona ubicaciones de referencia en el tiempo y el espacio, las cuales tendrán una gran influencia en el desarrollo socioeconómico del país, así como en la vida de las personas”, aseguró Chen Zhonggui, diseñador en jefe de los satélites BDS-3 en la CAST.

“También sentará la base para la construcción de nueva infraestructura, una dirección importante del desarrollo de China en la próxima etapa”, agregó Chen.

ARDUA EXPLORACION

China comenzó a explorar la creación de un sistema de navegación por satélite adecuado a sus condiciones nacionales en la década de 1980, por medio de la aplicación de una estrategia de tres pasos.

El proyecto BDS-1, el primer paso, también conocido como Sistema de Demostración de Navegación por Satélite BeiDou, recibió autorización oficial en 1994, cuando China seguía enfrentando un bloqueo tecnológico internacional y los fabricantes nacionales de componentes aún no estaban completamente desarrollados.

El equipo comenzó el trabajo de exploración con espectros solares, recordó Fan Benyao, diseñador en jefe del BDS-1 y miembro de la CAST.

Al insistir en la autosuficiencia, la generación anterior del equipo BDS superó una serie de problemas técnicos, incluidos los relacionados con la plataforma satelital Dongfanghong-3 y componentes clave que podrían afectar la vida útil de los satélites.

El BDS-1 fue completado y entró en funcionamiento en el 2000 con el lanzamiento de dos satélites, proporcionando una experiencia útil en las áreas de construcción y aplicación, así como capacitación para los profesionales que llevarían a cabo los siguientes proyectos.

El segundo paso fue construir el sistema BDS-2, que comenzó en 2004.

El equipo trabajaba las 24 horas el día, llegando a realizar pruebas de encendido continuo de 200 horas en el sitio de lanzamiento.

Para fines de 2012 habían sido lanzados con éxito 14 satélites, incluidos cinco GEO, cinco IGSO y cuatro MEO, para completar el despliegue.

El sistema BDS-2 constituye la primera constelación híbrida del mundo, en la que satélites en tres tipos de órbitas trabajan de forma concertada. El sistema comenzó a proporcionar servicios a nivel regional para usuarios de la región de Asia-Pacífico en diciembre de 2012.

DESEMPEÑO MEJORADO

Antes de que el sistema BDS-2 empezara a proporcionar servicios regionales oficialmente, China ya había comenzado a desarrollar el sistema de navegación global BDS-3, con un rendimiento y fiabilidad mejorados.

El año 2018 presenció el lanzamiento al espacio más intenso de satélites BDS, un total de 19.

En comparación con el sistema BDS-2, las señales del BDS-3 se han actualizado para proporcionar mejores servicios.

El equipo de investigación de la CAST también ha logrado avances tecnológicos en enlaces intersatelitales para facilitar las comunicaciones, la transmisión de datos y el alcance entre los satélites.

“El desarrollo de la tecnología de navegación satelital no sólo es un elemento significativo de infraestructura para China, sino también un elemento de infraestructura que proporciona servicios de sincronización, posicionamiento y navegación al mundo entero. La continuidad y estabilidad de los servicios son muy importantes”, dijo Chi Jun, director en jefe del equipo de investigación de la CAST.

La vida útil diseñada de los satélites BDS-3 se ha incrementado a 12 años.

Los satélites del sistema están equipados con relojes atómicos de rubidio e hidrógeno de alta precisión, desarrollados independientemente por China para mejorar la precisión.

DEDICADO AL MUNDO
Hasta ahora, el BDS ha sido utilizado ampliamente en transporte, agricultura, silvicultura, pesca, monitoreo hidrológico, pronóstico meteorológico, alivio de desastres y otras áreas, de acuerdo con la Oficina de Navegación por Satélite de China.

El servicio de navegación basado en BDS ha sido adoptado por muchas empresas, incluidas compañías de comercio electrónico, fabricantes de terminales móviles inteligentes y proveedores de servicios de localización, señaló la oficina.

Por ejemplo, en el área de aplicaciones de teléfonos inteligentes, los fabricantes principales de microprocesadores en el país y en el extranjero han desarrollado la totalidad de los microprocesadores que son compatibles con BDS.

Gracias a su integración con nuevas tecnologías, como macrodatos e inteligencia artificial, el sistema BDS, a través del uso de información espacio-temporal, ayudará a promover la transformación de la producción y el estilo de vida, así como la innovación de los modelos de negocios.

En 2019, el valor de producción total de la industria de servicio de navegación y localización por satélite de China llegó a 345.000 millones de yuanes (alrededor de 48.800 millones de dólares).

BDS, que se adhiere al principio de “desarrollado por China y dedicado al mundo”, también es usado por más de la mitad de los países del mundo.

De acuerdo con la oficina, para fortalecer la cooperación de BDS con otros sistemas globales de navegación, China ha firmado declaraciones conjuntas con Rusia y Estados Unidos, respectivamente, sobre compatibilidad e interoperabilidad. La coordinación de frecuencias también ha sido promovida entre China y Europa.

China también trabaja para hacer que el BDS sea ratificado por las organizaciones internacionales pertinentes. Se espera que sea reconocido por la Organización Internacional de Aviación Civil este año. La primera propuesta de estándar internacional para la comunicación móvil que apoye las señales BDS-3 ha pasado la revisión y será publicada pronto. El primer estándar de prueba de terminal de envío de BDS ha sido publicado oficialmente por la Comisión Electrotécnica Internacional.

Posteriormente, los investigadores chinos desarrollarán una plataforma de gestión inteligente, que tendrá las capacidades de recepción multifuncional, monitorización independiente, diagnóstico inteligente, visualización y evaluación rápida de proceso a partir de la masiva cantidad de datos de satélites, estaciones terrestres y valoraciones de usuarios.

Para el 2035, BDS se convertirá en un sistema de posicionamiento, navegación y sincronización más completo, integrado e inteligente, que sirva al mundo y a la humanidad con funciones más fuertes y un mejor desempeño, señaló la oficina.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario