Las ganancias del campo son siempre para los acaparadores de granos: CCC

0

Mario Reyes Cantú

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Existe profundo desencanto entre los productores de Tamaulipas, ya que al final de cuentas, el esfuerzo de cada ciclo agrícola, se traduce cada año, en ganancias solamente para bodegas, acopiadores y acaparadores de grano, quienes son los únicos que ven utilidad y quienes siembra pierden, sin que la Administración Federal tome medidas para impedir esta injusticia ancestral.

Mario Reyes Cantú, secretario General de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (Cioac) en Tamaulipas, manifestó que la situación por la que pasan, en donde el ciclo recién finalizado, en el mejor de los casos, dejó “tablas” a los productores, pero en su mayoría, no vieron rentabilidad, sobre todo al aumento de insumos, la falta de agua y la cartera vencida, lo cual acontece año con año, en toda la Entidad y muy marcado en la zona fronteriza.

El dirigente, dijo “las grandes acopiadoras de sorgo y maíz ahorita están vendiendo el sorgo a 4 mil 300 (pesos la tonelada) o más, y todavía dicen que quieren más apoyo para sus instalaciones; se están ganado más de mil 300 por tonelada de sorgo”, solo por hacerla de intermediarios, mientras que los que siembran las tierras, tiene puras perdidas económicas por los gastos realizados.

Reyes Cantú, explicó que “la mayoría pagó a 3 mil y 3 mil 200” pesos la tonelada de sorgo, a la vez que remarca que, en el caso de maíz, la cosa no fue muy diferente; lo pagaron a 3 mil 400 y 3 mil 500 (pesos la tonelada), ahorita el maíz a creo anda 4 mil 200 pesos la tonelada a la venta por parte de los bodegueros, pero enfatizó que además al momento de que llevaron sus cosechas, les aplicaron descuentos en el pago final, por las humedades que presenta el grano.

Indico que, esto último al final de cuentas deja el margen de utilidad a las comercializadoras, por lo que considero que la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), debe de llevar a cabo una gran labor de protección a la economía de quienes producen los alimentos, porque no es posible que siempre tengan perdidas y no ganancias constituyendo una gran injusticia social.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario