El camino del controvertido préstamo

0

Por: Felipe Martínez Chávez
Cd. Victoria, Tamaulipas.- Pronto llegarán a territorio cuerudo fondos “frescos” de bancos privados, vía financiamiento, que garanticen la actividad del aparato estatal y la realización de acciones.

El préstamo central objetivo son tres mil 390 millones de pesos, de los que se podrán disponer en forma inmediata, más 210 millones para los gastos de contratación que incluyen el pago a calificadoras y notarios públicos.

De ahí tiene que salir para el “fondo de reserva” de las mensualidades, es decir los abonos. En un principio serán “chiquitos” pero a medida que pasen los años, se dispararán.

El plazo para liquidar es a 20 años.

No incluye los intereses que, allá por el 2040, habrán llegado a casi tres veces el capital, para sumar 13 mil 800 millones.

A más de siete meses de haber sido aprobado por el Congreso del Estado, el poder ejecutivo de Tamaulipas sigue puntual el curso del préstamo por 4,600 millones

La gestión no se ha detenido. Si bien hay juicios de controversia constitucional y amparos (22, dice la secretaría de Finanzas), los obstáculos van cayendo. Los tribunales no han dictado medidas cautelares que lo impidan.

El Poder Legislativo lo autorizó con fecha ocho de abril del presente, y se publicó en el Periódico Oficial del Estado el 14 de abril. De ahí pa´l real corrieron los trámites.

Al publicar la convocatoria de ofertas, Finanzas del Gobierno giró invitación a ocho bancos: Banorte, Bansi, Multiva, Banobras, Banamex, Bancomer, Santander y Banregio, por sus siglas, con ofertas entre 15 y 20 años de plazo.

Cinco se exculparon de no estar en condiciones de participar, sin decir específicamente por qué, y agradecieron la invitación.

De plano Banobras, banca de desarrollo oficial, contestó que no acudiría por estar interpuestas dos controversias.

Quedaron tres: Banorte, Bansi y Multiva.

Dice la información pública que esas tres instituciones presentaron siete propuestas: Multiva por 500 millones; Bansi por otro tanto y Banorte por los cuatro mil 600, todos a 20 años.

Los tres reunieron los requisitos que exigía la convocatoria.

Ante ello el potencial cliente prefirió la oferta más barata, las tasas de interés más bajas, que en este caso corresponden a Banorte, de entre 7.91 y 8.69 por ciento anual (promedio de 8.3).

Son tres partidas: Dos por mil 500 millones y la tercera por mil 600.

Hay una “gracia” de 12 meses en que no se pagarán intereses.

Las primeras tres letras mensuales serán por 3.3 millones de pesos, e irán aumentando hasta llegar a los 62.2 millones en diciembre del 2040, o sea dentro de cuatro administraciones estatales.

La asignación a Banorte se hizo el dos de septiembre, con instrucciones de preparar la documentación de firma de contrato y la creación de los fideicomisos de garantía con Banco Azteca.

Con ello la deuda del gobierno estatal con la institución de los Hank Rhon alcanzará los once mil 402 millones (sin intereses). A tercer trimestre del 2020 se le deben seis mil 802 melones.

Es el banco que más operaciones ha realizado con el estado. La primera cantidad “fuerte”, seis mil millones de pesos, fue obtenida por el Gobernador Eugenio Hernández Flores en septiembre del 2008, que sirvió para construir el parque bicentenario que incluye el Palacio Legislativo.

Las cuentas pendientes con Bancomer llegan a dos mil 900 millones; dos mil 450 con Banamex y mil 631 Santander.

Tamaulipas le debe ahora a los bancos 14 mil 090 millones; con el nuevo financiamiento la cuenta aumentará a los 18 mil 690.

Esta deuda representa una tercera parte del presupuesto estatal para el ejercicio 2021.

Según las calificadoras, el ente gobernante tiene capacidad crediticia para los 4,600 y más. Actualmente le son afectados el 48.2 por ciento del Fondo General de Participaciones Federales. Con el nuevo compromiso alcanzarán el 56.7.

Para que llegue el dinero es cuestión de días, si es que la Suprema Corte de Justicia de la Nación resuelve ya, y favorable al Estado –como parece que será-, una controversia que presentó el segundo síndico del ayuntamiento de Madero, Salvador Muñoz ContrerasLa otra, demandada por el alcalde de Guémez, Luis Lauro Reyes Rodríguez, fue desechada el once de septiembre porque los presidentes municipales no tienen la “personería jurídica” para actuar en estos casos, sino los síndicos.

Destrabado el pequeño escollo, el dinero de Banorte empezará a fluir a Tamaulipas para resolver contingencias. Los trámites todos se han corrido, hasta la asignación de contrato.

Tema aparte, tiene chamba el Congreso del Estado. Entre martes y miércoles está programada la reunión de nueve comisiones. La reunió plenaria agendó seis dictámenes, más lo que se acumule.

Aparte, interesante el Cuarto Simposio de Tecnologías de la Información 2020 que tiene preparada la UAT a través de las Unidades Reynosa Rodhe y Comercio y Administración Victoria, para desarrollarse el 24 y 25 de noviembre con carácter virtual.

Participarán expertos de la India, Francia y tamaulipecos, además de un debate abierto entre alumnos contra maestros en el tema de experiencia en clases en línea, y tecnologías en tiempos de pandemia.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario