Presas del norte de Tamaulipas no tienen agua para riego agrícola, señala la CILA

0

Agustín Boone González

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Las autoridades federales dieron una noticia negativa a los productores del norte de Tamaulipas, ya que a una semana de terminar la temporada de huracanes, la sequía y la falta de agua para el riego, se mantiene en la incertidumbre a la región agrícola, y aunque el agua está asegurada para el consumo humano, las presas internacionales se encuentran en niveles muy bajos y no hay para riego.

Agustín Boone González, titular regional de la Comisión Internacional de Límites y Aguas, (CILA), manifestó que aunque no ha llovido, la presa La Amistad cuenta con un volumen del 38 por ciento de su capacidad, mientras que la presa Falcón cuenta con solo un 20 por ciento, niveles que se han mantenido similares durante este año y el 2019, aseguró el funcionario, “ya que han sido valores muy similares”, siendo este el principal problema para surtir el agua para la agricultura.

El funcionario, dependiente de la Secretaria de Relaciones Exteriores (SRE), comentó que en octubre llovieron solo 3 milímetros de agua, mientras que en lo que va de noviembre no ha llovido nada, el año pasado en octubre cayeron 36 milímetros lluvia, y en noviembre fueron 22, lo que marca una notable diferencia entre ambos meses de los años señalados, generando esta problemática.

Boone González, destacó que lo que diferencia ambos años es lo relacionado con el tratado de agua del año 1944, que al haber cerrado el ciclo a fines de octubre sin adeudos con Estados Unidos, aunque el mayor almacenamiento de aguas en ambas presas pertenece al vecino país, lo que no impide que México tenga el agua suficiente para el abasto de las poblaciones fronterizas colindantes con el río Bravo, “no será posible que se abastezca la agricultura de agua de, ya que será solo para el consumo humano”.

Cabe destacar que el 11 de noviembre la Comisión Nacional del Agua (Conagua), determinó suspender el suministro de agua para el riego en el norte de la con lo que dejaron de regarse más de 200 mil hectáreas de siembra, algo que pondrá en riesgo el suministro de alimento para el ganado, además que se dejará se sembrar maíz y otros productos para el consumo humano.

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario