Ciudad de México.- La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) trabaja en el mejoramiento de los humedales de la Laguna La Piedad, en Cuautitlán Izcalli, con potencial para convertirse en “el Chapultepec de la zona norte”, al brindar una oportunidad única de desarrollo de actividades recreativas y contribuir al equilibrio hidrológico de la Cuenca de México.

“El compromiso de la Casa abierta al tiempo y del municipio de Cuautitlán Izcalli es un ejemplo valioso de las acciones que deben emprenderse en México –con el esfuerzo conjunto entre academia, sociedad y autoridad local– para cambiar la manera como nos relacionamos con el agua y realizamos su gestión, lo cual sin duda sentará antecedentes notables que guíen la política pública” del país, aseguró el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la Institución.

Al celebrarse el Día Mundial de los Humedales –este 2 de febrero– subrayó que estos ecosistemas son el origen de 99 por ciento del líquido vital que se consume en el planeta, lo que evidencia su relevancia, además de encontrarse entre los más productivos y benéficos, aunque a la vez son los más amenazados por las diligencias humanas.

Esos espacios sirven para captar y almacenar lluvia; recargar acuíferos y prevenir inundaciones; permiten remover contaminantes, y generan gran cantidad de víveres y materias primas esenciales para la ejecución de tareas que garanticen la seguridad alimentaria de muchas comunidades que dependen de ellos.

Otras funciones destacadas son la retención de sedimentos y nutrientes; la conservación de la biodiversidad; el mantenimiento de bancos genéticos; la regulación climática, y su posición como sitios con gran preeminencia cultural e identidad de muchas ciudades, colectividades y pueblos originarios.

Para la UAM efectuar investigación de alto impacto social y medioambiental –que optimice la calidad de vida de los mexicanos y recupere y conserve el hábitat– “forma parte de sus funciones sustantivas y es labor de profesoras y profesores, quienes desde un enfoque multi, inter y transdisciplinario emprenden proyectos para conocer las circunstancias de los ecosistemas y cómo su deterioro repercute en forma negativa en la economía y la salud, tanto de la población como del entorno natural asociado.

El doctor Peñalosa Castro señaló que académicos con diferentes formaciones y reconocidos en el plano internacional por sus contribuciones, tanto teóricas como prácticas, han participado en la rehabilitación de humedales de Veracruz, Tabasco, Campeche y Quintana Roo, entre otras entidades.

A partir de una convocatoria emitida por el doctor Peñalosa Castro, se creó el grupo de trabajo Patrones estratégicos de seguridad ecológica para cumplir los objetivos fijados en el convenio de colaboración entre Turenscape, la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Universidad de Pekín, y la UAM, firmado en noviembre de 2019 durante la visita del doctor Kongjian Yun a esta casa de estudios.

Los participantes son especialistas de distintas instituciones, incluidas las cinco unidades académicas de la UAM, así como de las comisiones Nacional del Agua; Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio); de Aguas del Estado de México; Estatal de Parques Naturales y Fauna. También del Organismo de Cuenca de Aguas del Valle de México; el Distrito de Riego de Cuautitlán; los ejidos San José Huilango y San Francisco Tepojaco; la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Los expertos deberán identificar “sitios estratégicos para analizar e implementar infraestructuras verdes y azules, constituyéndose como ejemplos de éxito que pudieran ser replicados en el resto de la Cuenca de México y del país”, explicó el Rector General.

La doctora Fabiola Sosa Rodríguez –jefa del Área de Crecimiento Económico y Medio Ambiente del Departamento de Economía de la Unidad Azcapotzalco– encabeza un grupo de más de 50 personas, en un esfuerzo multi, inter y transdisciplinario de distintas instancias civiles, académicas y gubernamentales de los niveles federal, estatal y local, así como de empresas socialmente responsables.

En ese esfuerzo de intervención para el mejoramiento de los humedales en la Laguna La Piedad, “ya estamos listos para emprender el proceso de recuperación y se presenta en un momento que nos invita a la reflexión a todos, cuando la pandemia del COVID-19 ha puesto en evidencia que debemos modificar la manera en la que nos relacionamos con la naturaleza; además no podemos perder esta gran oportunidad para la reactivación económica con un enfoque sustentable y acciones orientadas a la conservación, a la vez de rentables”.

La propuesta tiene distintos componentes y un eje medular es la colaboración comunitaria a través de la ciencia participativa; los ejidatarios, la sociedad de Cuautitlán, las organizaciones civiles y el gobierno local “podemos hacer diagnósticos y monitoreos para conocer la variedad de plantas y animales que existen, identificando la presencia de algunos contaminantes en el agua, así como la efectividad de los metales para poder tratarlos y la implementación de prácticas agroecológicas tradicionales para la restauración de los humedales”.

La doctora Sosa Rodríguez señaló que el objetivo es restablecer la conectividad biológica y desarrollar opciones que van desde invernaderos; plantas acuáticas, y especies de ornato, entre otras para lograr un lugar demostrativo y de capacitación en la restauración de humedales mediante infraestructura verde.

“El financiamiento comprende tres fases: la primera, con recursos del municipio de Cuautitlán Izcalli; la segunda explora la obtención de capital mediante la convocatoria PRONASE-AGUA del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en la que nuestro proyecto fue seleccionado entre poco más de cien para pasar a una segunda etapa y estamos trabajando en la maduración del mismo para complementar la cartera de todas estas iniciativas y continuar con la rehabilitación de las otras partes de la Laguna La Piedad; la tercera consiste en la búsqueda de financiamiento internacional, por ejemplo, del Fondo Verde para el Clima, con el fin de que este ejercicio sea escuela y ejemplo para las cuencas del país”.

En la actividad –organizada por la UAM, el Ayuntamiento de Cuautitlán Izcalli, el Instituto Municipal de la Juventud de Cuautitlán Izcalli, la Asociación Civil Estrategias para la Adaptación al Cambio Climático y la Conabio– participaron además el licenciado Ricardo Núñez Ayala, presidente del Ayuntamiento de Cuautitlán Izcalli; María Isabel Pérez Hernández, presidenta del Comisariado Ejidal de Tepojaco, Cuautitlán Izcalli; Aureliano de la Rosa de Jesús, presidente del Comisariado Ejidal de Huilango, Cuautitlán Izcalli; la senadora Jesusa Rodríguez Ramírez, integrante de las Comisiones de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, para la Igualdad de Género y la Salud, y el maestro Eugenio Barrios, consultor independiente en temas del agua.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *