Ciudad de México.- De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) las legumbres son las semillas comestibles de las plantas leguminosas que se cosechan para su consumo, como los frijoles secos, las lentejas y los guisantes, que son los de mayor demanda. Las legumbres son alimentos nutritivos, ricos en proteína y fibra.

El 10 de febrero, fue designado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como el Día Mundial de las Legumbres, y se estableció para dar a conocer los beneficios nutricionales y medioambientales de este tipo de alimento.

Este año, con el lema “Ama las legumbres: por una dieta y un planeta sanos”, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), a través del científico, M.C. Franklin Rodríguez Cota, rememoró algunas de las contribuciones que se generan en el estado de Sinaloa en grupos de líneas de frijol y una variedad de alubia, desarrollos tecnológicos que abonan a la soberanía alimentaria y a la sostenibilidad ambiental.

En entrevista virtual con Global Medios, el M.C. Franklin Rodríguez, declaró que el INIFAP ha generado grupos de líneas de frijol resistentes a la oxidación o vida de anaquel por varios años, que evitan que el grano deteriore su calidad. Son semillas que la industria de acopiadores y productores demanda.

El investigador del Programa de Frijol del Campo Experimental Valle del Fuerte, explicó que los materiales que desarrollaron en esta ocasión, son superiores a la variedad de tipo de frijol Higuera. Los grupos de líneas de frijol que evalúa el INIFAP tienen un comportamiento superior a los tipos Azufrado e Higuera, a pesar del mismo ciclo vegetativo.

El frijol se adapta óptimamente a suelos francos, aluviales y barriales con bajo porcentaje de arcilla, con buen drenaje, profundos, bajos en carbonatos, libres de sales y con conductividad eléctrica baja, por ello, el investigador recomendó conocer los antecedentes de la tierra donde se sembrará el frijol para tener mejores resultados.

El INIFAP cuenta con un paquete tecnológico completo para la producción de frijol, donde se enseña y se especifica el proceso, desde la selección del terreno hasta la cosecha (fechas, métodos y densidad de siembra, fertilización, manejo de malezas, plagas y enfermedades).

El especialista añadió, que hay pruebas en investigaciones para frijol rojo que han ayudado a productores mexicanos para exportar variedades con potencial de rendimiento a consumidores centroamericanos que viven en el Sur de EE.UU..

También, habló sobre el trabajo desarrollado en la variedad de frijol-alubia Aluyori -de grano blanco y grande-, la de mayor potencial de rendimiento de las cultivadas en Sinaloa, debido a su demanda por el mercado de exportación europeo, y que se aprovecha también por los canales de comercialización del garbanzo.

Sobre el proceso de cosecha de Aluyori, explicó que en comparación al tipo de frijol Azufrado e Higuera, es diferente por su susceptibilidad al desgrane, y se debe cortar en madurez fisiológica y trillarlo en el momento apropiado.

Los cultivos de las legumbres ayudan a aumentar la biodiversidad de los suelos y regular los ecosistemas, y en esta actividad, el INIFAP participa con el desarrollo de grupos de líneas y variedades de leguminosas que compiten en el mercado nacional e internacional, en beneficio de la economía del productor.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *