El perro de Gattas…

0

Por: Marco Antonio Vázquez Villanueva
Hace muchos años un aspirante a la presidencia de Estados Unidos iba con todo el viento a favor para ganar la candidatura de su partido y luego convertir realidad su sueño, en su penúltima convención, cuando todo le favorecía, un incidente de violencia por racismo empañó todo el proceso interno por lo que tuvo que hacer un pronunciamiento sobre el tema, trato de ser amable, diplomático y para su desgracia solo alcanzó a cometer una pendejada, quién sabe si mal asesorado, quién sabe si por iniciativa propia, el caso es que se le escapó una frase que hizo pensar al electorado que compraba a los negros con animales, lo que siguió fue una serie de eventos desafortunados que terminaron con su carrera política para siempre.

Viene la pequeña anécdota a colación porque los políticos en México todavía no se dan cuenta que la forma de decir las cosas, o de pedir el voto, cuentan, al grado de que muchos lejos de ganarse el respeto y el apoyo provocan enojos de la población, del ciudadano.

Vea porqué se lo digo, en las redes sociales apareció algo que parece una caricatura compuesta por un hombre extremadamente musculoso con la cabeza de Lalo Gattas, aspirante de Morena a la alcaldía de Ciudad Victoria y un perro, con un chaleco, sobre la figura del aspirante dice “Lalo Gattas con todas las ganas de transformar Victoria” y la figura del perro es adornada por la desafortunada consigna, “Personas que aún no lo apoyan”, dando a entender que son animales todos los que no están con él o así se ven ante la ciudadanía.

Los comentarios en la caricatura de inmediato invitaban a eliminar dicha publicación, fueron decenas de inconformes que prometían no votar por un aspirante que los compara con perros, que los trata como animales, que se cree mucho, que su figura solo refleja soberbia pero lejos de eliminarla comenzaron las respuestas a los inconformes.

Por supuesto que Lalo Gattas no es un mal muchacho, al contrario, puede ser un buen aspirante de Morena a la alcaldía de Victoria, sin embargo, esta clase de estupideces, en el mejor de los casos de sus seguidores, lejos de alentar su proyecto lo meten en problemas y lo pueden descarrillar.

Vamos pues, es inconcebible que una persona que busca un voto, el apoyo del ciudadano, lo haga insultando a quienes no comulgan con su proyecto cuando lo ideal es que sonría así lo critiquen o lo descalifiquen y luego de ello hacer propuestas que convenzan a los que no están de su lado.

Le insisto, Lalo como otros aspirantes de Morena son buenos, nomás en este caso sus ayudantes, o él si es que lo aprobó o la vio antes de que se subiera la caricatura, tienen que ser más inteligentes, ser más humildes, dejar la soberbia en casa o para cuando pase el proceso.

El perro de Lalo, el de la caricatura, es un llamado de atención al aspirante a la alcaldía, una exigencia a que se prepare y controle a su gente, un llamado a que contrate profesionales que le diseñen una campaña antes de que sus amigos se conviertan en sus peores enemigos y le echen a perder toda la campaña a él y a Morena porque ha de saber que los más felices de esa tontería fueron los azules.

Coloque en el buscador de Facebook @CENADeNegros1 y le agradeceré que me regale un Me Gusta, además nos puede seguir en la cuenta de twitter @gatovaliente y, como siempre, le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Compárte esta noticia:

Déjanos tu comentario