Por: Marco Antonio Vázquez Villanueva
¿Cuál es el honor más grande que puede recibir un político o cualquier ciudadano en su municipio?, sin duda ser alcalde, el presidente municipal, ya luego representarlo como Diputado, síndico o regidor en el cabildo.

Ser el alcalde equivale a tener la confianza del pueblo y es obvio que no lo merece cualquiera, menos los ladrones que persiguen el cargo nomás para ver cuánto se roban, cuántos guaruras tendrán a su disposición y de la familia o, ya por lo menos, para ver que negocios turbios logran concretar protegidos por el poder.

Lamentablemente los mexicanos hemos tenido más de estos últimos que verdaderos políticos y la preocupación mayor es que en los últimos días, por todo Tamaulipas, se ven muchos nombres de personajes, hombres y mujeres, que merecen más la cárcel que la digna posibilidad de aparecer en una boleta electoral intentando ganarse la confianza de la ciudadanía.

Por supuesto, en todas partes igual tenemos políticos decentes que serán candidatos a cargos de elección para tratar de buscar el bien común, los hay de todos los colores pero, le insisto, los otros son mayoría, los malos pueden ganar sino nos aplicamos y elegimos bien.

Vamos, es una realidad que de acuerdo con la Constitución todos tenemos derecho a votar y ser votados, pero últimamente vemos en las redes sociales a personajes nefastos que intentan llegar a los cargos con la insana idea de quedarse con los presupuestos o utilizar el poder nomás para beneficiarse, su pasado los delata.

Quizá en el mismo grupo van los ambiciosos que “aspiran”, así entre comillas, a ser presidentes municipales nomás para ver que sacan, que saben que no ganarían una elección ni para presidentes de la colonia, pero su idea es que los vean a ver si les dan una lana o los ponen de candidatos a regidores o Diputados.

Y si, si hay algo peor, claro que lo hay, los que saben que pueden ganar una elección para presidentes municipales y aún así no se preparan, no tienen la mínima idea de que podrían hacer en el cargo en beneficio de la gente, esto ocurre porque los ciudadanos hemos sido flojos p porque el rencor nos ciega e impide revisar el trabajo de cada uno de ellos.

Para concretar, cualquiera quiere ser alcalde, en Victoria, en cualquier municipio de Tamaulipas o de México pero la realidad es que no cualquiera puede con el cargo, los victorenses acabamos de salir de nuestra peor experiencia en ese sentido, un hombre como Xicoténcatl González Uresti que prometió las perlas de la virgen y terminó siendo un fraude, el peor alcalde de México, entonces, ya no vea colores, no se fije si es del PAN, Morena, el PRI, MC, el Verde, PRD o los nuevos partidos que se asoman, no, ahora vea quien realmente le conviene a Victoria, quien realmente podría servir para lo que merecemos que no es otra cosa que mejor calidad de vida…

Coloque en el buscador de Facebook @CENADeNEgros1 y le agradeceré que me regale un Me Gusta, además nos puede seguir en la cuenta de twitter @gatovaliente y, como siempre, le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *