Por: Alberto Guerra Salazar
CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Pilar Gómez Leal dio otro paso en falso, al tratar de resolver los problemas de desabasto de agua potable en Ciudad Victoria, destituyendo al titular de la COMAPA.

La noticia buena es que regresa a la dependencia el licenciado Gustavo Rivera Rodríguez, quien ha tenido su manejo en dos ocasiones anteriores, lo que le concede suficiente experiencia para saber dónde le duele.

Pero el simple cambio de gerente no llenará los tubos de agua ni la llevarán en automático a las colonias donde padecen su ausencia.

Se requieren cuantiosas inversiones que amplíen, modernicen y rehabiliten instalaciones vetustas, un dinero que la COMAPA no tiene porque padece otro problema crónico: sus tarifas son simbólicas, raquíticas, insuficientes.

Sería necesaria la participación financiera del gobierno del Estado, para aumentar la capacidad de potabilización y distribución del agua, no sólo en Ciudad Victoria, sino en la mayoría de las cabeceras municipales.

Gracias a la visión de ese extraordinario Gobernador que fue el ingeniero Américo Villarreal Guerra, Ciudad Victoria resolvió su necesidad de agua con la construcción del acueducto desde la presa “Vicente Guerrero”.

Pero es una obra que ya concluyó su período de vida útil y los expertos opinan que se requiere una línea paralela que ruede el agua suficiente a la capital de Tamaulipas, cuya demanda de ese servicio creció vertiginosamente.

Las ciudades fronterizas tienen el mismo problema, pero cuentan con el aforo de ríos, canales, drenes.

Creemos que los gobiernos municipales se resisten a aumentar las tarifas del agua por no parecer insensibles, mercenarios, enemigos del pueblo, aunque estén condenando a las COMAPAS a debatirse en una bancarrota permanente.

Pero tienen además las dependencias, otro problema igualmente endémico, de estar convertidas en botín político, cajas chicas, cargos públicos de consolación.

Le escuchamos decir a Tomás Yarrington Ruvalcaba en 1999, cuando andaba de candidato en Nuevo Laredo, que las COMAPAS dejarían de ser dependencias de uso político, pero fue solo una buena intención.

Se usa a las COMAPAS como caja chica que paga campañas electorales pero además, entregan su manejo a políticos que no alcanzaron a cumplir su ambición de convertirse en presidentes municipales. Son una especie de premios de consolación.

En otros temas, el Gobernador Cabeza de Vaca se mantiene en el ojo del huracán, muy golpeada su imagen y descalificada su gestión, por la tremenda, insólita y contundente acusación que le enderezó la Fiscalía General de la República, antes PGR.

Cabeza está acusado formalmente de los delitos de delincuencia organizada, operación con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal equiparada.

Su primera respuesta resultó fallida e infortunada, pues declaró a través de un tuit, que siempre se ha conducido conforme a la ley, pues le recordaron de muchas maneras que desde chamaco estuvo fichado en archivos policiacos.

También sacaron a colación su frustrado negocio de las chamoyadas, pues le atribuyen haber pretendido registrar con patente de exclusividad, la fórmula de esa bebida o fruta agridulce y picante.

Lectores memoriosos desempolvaron sendos videos de Ricardo Monreal Avila y de Alejandro Rojas Díaz Durán, para volver a escuchar sus sensacionales revelaciones de actividades ilícitas atribuidas a Cabeza.

Citaron inclusive un expediente de la SIEDO, número 012, donde involucran al titular del poder ejecutivo de Tamaulipas, con personas del bajo mundo del hampa.

Muchas personas están recomendando que Cabeza se separe del cargo de Gobernador, para que afronte el procedimiento de desafuero y el proceso penal que conlleva la declaratoria de procedencia en su contra, que será ratificado en la cámara de diputados este día.

Muy triste final de un sexenio que empezó mal y termina mal, y resulta curioso que en su defensa, Cabeza acuse al gobierno federal, de hacer uso faccioso de la justicia, cuando es él, precisamente, el que usó el código penal para castigar a sus adversarios políticos.

Eugenio Hernández Flores es la mejor prueba de las venganzas personales urdidas desde el palacio de gobierno.

El Gobernador panista está en el umbral de la humillación total, pues no sólo será echado vergonzosamente del cargo, sino que puede ser juzgado penalmente por delitos graves y ser sentenciado a reclusión penitenciaria.

Tan grave es la situación, que se empiezan a barajar nombres del posible Gobernador interino o sustituto.

También es una cosa curiosa, que estando Cabeza en desgracia política, no tenga el apoyo o simpatía espontánea de segmentos de la sociedad, que se pronuncien a su favor, justamente porque nunca se preocupó por mantener lazos afectivos con los grupos sociales.

Cuando el entonces Secretario de Gobernación Jesús Reyes Heroles le tenía ojeriza al Gobernador de la época Enrique Cárdenas González y auspició un movimiento estatal para destituirlo, se topó con pared porque hubo una respuesta inmediata y unánime de la sociedad, a favor del mandatario.

Don Edmundo Lozano Calzado era el director de prensa y relaciones públicas y operó una extraordinaria e inteligente campaña a favor de don Enrique, que redundó en un escudo cívico o burbuja ciudadana, que impidió que lo despojaran del poder.

No decimos que la gente se alegre de que Cabeza esté de cabeza, pero sí hacemos notar que nadie alza la voz en su defensa, salvo por supuesto, sus propios paniaguados, socios, cómplices y hasta el PRI, pero por razones obvias.

Las consecuencias de la salida anticipada del Gobernador repercutirán en contra de su partido y los candidatos que registren para la competencia electoral del domingo 6 de junio, pues quedarán apestados.

La mención de don Enrique Cárdenas nos hizo recordar que el lunes 1 de marzo se cumplirán tres años de su sentido fallecimiento.

Ayer, Cabeza visitó en la Ciudad de México la cámara de diputados, para informarse personalmente de los cargos que le están imputando, pero se declaró sorprendido de que los documentos no estarán disponibles sino hasta el fin de semana.

Pero además, se dijo inocente y pidió que lo dejen en paz enviando a la congeladora la petición de desafuero.

El ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa también emitió un mensaje para solidarizarse con el mandatario tamaulipeco. Con esos apoyos ¿para qué preocuparse?

El Presidente López Obrador y su Fiscal General de Justicia mencionaron en la conferencia mañanera de ayer el caso Cabeza, el primero para negar la afirmación de que se trata de una venganza suya, y el segundo, para informar que las pruebas de cargo son abundantes y suficientes.

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, hizo por su parte la revelación de que las denuncias contra Cabeza de Vaca por delitos económicos no son nuevas, pues es reincidente y tiene como fortuna personal casi mil millones de pesos, sin procedencia explicable.

Oscar Almaraz Smer dijo que Cabeza no necesita que lo defiendan, pero hizo una ardorosa defensa de su flamante ídolo de quien dijo que es víctima de una embestida política.

Almaraz cambió su militancia tricolor por una diputación azul, a diputado federal por el distrito victorense. De ese tamaño es su convicción ideológica y su lealtad partidista.

Cumplen años Guillermo Villarreal Caballero, Jesús Guerrero, Matías Cruzz (así lo escribe él), Adela Manrique Balderas, Rosita Fresita.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *