Mario Reyes Cantú

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Es necesario que las autoridades agropecuarias tomen en serio que el sector agroalimentario es extremadamente vulnerable al cambio climático y se prevé que durante este siglo la producción de alimentos, como el maíz de temporal perdería hasta 40 por ciento de la producción y además el 55 por ciento de las perdidas nacionales de granos sería en cinco Estados, dentro de ellos Tamaulipas.

Mario Reyes Cantú, secretario general de la Central Campesina Cardenista (CCC) en Tamaulipas, manifestó que, ello sería sin aplicarse medidas de adaptación y mitigación, por lo que actualmente la agricultura genera el 23 por ciento de emisiones, afecta al 70 por ciento de la tierra en el Planeta y destacó que la recuperación de suelo es fundamental para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático; en el caso se habla de afectaciones en Sinaloa, Jalisco, Chiapas y Guanajuato y Tamaulipas.

El dirigente, preciso que los datos los dio a conocer Amparo Martínez, directora del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (Inecc), explicando que en el país se prevén escenarios que pueden bajar la producción agrícola entre 5 y 20 por ciento de las dos próximas décadas y hasta 80 por ciento a fin de siglo, el país tiene el compromiso internacional de reducir 8 por ciento de sus emisiones en el agro para el 2030.

Reyes Cantú, dijo que, para ello se plantea el mejoramiento prácticas agrícolas, reducción de quemas y sistemas agroforestales, entre otros; en relación con las Contribuciones Nacionales Determinadas, cuya actualización presentó el país el año pasado en el contexto del Acuerdo de París, admitió que los números de las metas no cambiaron, pero hay una gran riqueza en las metas; destacándose que de la superficie agrícola 74 por ciento se cultiva en regiones de temporal, expuesta a efectos adversos del cambio climático.

Esto es, sequías, inundaciones, además, el 26 por ciento tiene riego, pero enfrenta el riesgo de la salitrización; dentro de ello, México importa 43 por ciento de alimentos básicos, lo cual puede crecer en ausencia de intervención pública, con los efectos acumulativos del cambio climático, estimándose que 23 por ciento de emisiones provienen de la agricultura y otros usos de la tierra.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *