San Salvador, El Salvador.- Ciudadanos de El Salvador votaron este domingo para renovar el Congreso, las alcaldías y los diputados al Parlamento Centroamericano, en unas elecciones cruciales para el presidente Nayib Bukele, en su aspiración de afianzar su poder con una mayoría legislativa.

La votación se celebro bajo la vigilancia de unos 40 mil efectivos de seguridad, entre policías y militares y observadores internacionales.

“He votado porque es un deber y para que en el país haya democracia y paz”, declaró Mario Zárate, un doctor de 80 años, quien fue de los primeros en sufragar en el Instituto Francisco Menendez, en el este de San Salvador.

En la ciudad de Suchitoto, 44 km al noreste de San Salvador, Claritza Cubias, de 28 años, aseguró haber votado para “que el país cambie” y tenga funcionarios que “trabajen por el pueblo”.

La Policía y personal acreditado por el Tribunal Electoral controlan el acceso a los centros de votación y verifican que todos reciban alcohol en gel en sus manos antes de sufragar.

“Esperamos vivir en este día una jornada electoral pacífica, una verdadera fiesta cívica coronada por una participación masiva del electorado”, declaró Dora Martínez, presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

De 10 partidos contendientes de izquierda a derecha del espectro político, los salvadoreños deberán elegir los 84 diputados a la Asamblea Legislativa, autoridades de 262 alcaldías y 20 diputados al Parlamento Centroamericano, una instancia de la integración regional.

Las encuestas presagian el fin del control que desde 2018 mantienen en el Congreso la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y el exguerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda).

Esos partidos dominaron la política de El Salvador desde los acuerdos de paz de 1992, que pusieron fin a 12 años de guerra civil, hasta que Bukele llegó al poder en 2019 como una alternativa al bipartidismo.

La votación del domingo podría marcar la consolidación en el poder del presidente Bukele si logra alcanzar una mayoría legislativa con sus partidos aliados Nuevas Ideas (NI), que ayudó a formar, y Gran Alianza Nacional (Gana), que le postuló a la presidencia.

En los alrededores de los centros de votación, los diferentes partidos instalaron toldos donde ciudadanos corroboran el número de mesa donde les corresponde votar. En el toldo de NI, hay gran presencia de jóvenes, con música electrónica.

“Para la democracia nunca es bueno que el poder esté concentrado en un solo partido y en manos del presidente, porque los pesos y contrapesos son los que permiten que no haya abusos de poder”, advirtió el analista y profesor de ciencias políticas Juan Ramón Medrano.

Con control del legislativo, Bukele podrá incidir en los nombramientos en la Corte Suprema de Justicia, la Contraloría y la Fiscalía, con las cuales ha tenido disputas, así como promover reformas constitucionales de su interés.

Días antes de la contienda, la Conferencia Episcopal de El Salvador denunció la violencia “exacerbada” que imperó en la campaña, y que cobró la vida de dos militantes del FMLN, e instó a los salvadoreños a acudir a las urnas pensando en el futuro.

Estos hechos ocurrieron días después de que Bukele criticara los acuerdos de paz y cuestionara el trabajo de los firmantes en favor de las víctimas.

“Votemos siguiendo la voz de la conciencia rectamente formada y pensando en el futuro”, pidieron los obispos católicos.

Los resultados preliminares de la contienda podrían conocerse en la medianoche del domingo, aunque los resultados oficiales podrían demorar hasta 15 días.

La Universidad Jesuita José Simeón Cañas (UCA) advirtió en un editorial que las elecciones se celebran “en un ambiente de tensión y confrontación que podría desembocar en violencia y poner en duda los resultados”.

“Todo augura que este proceso no será fácil: a un contexto político enrarecido y a una institucionalidad debilitada por el permanente y abierto desafío del Ejecutivo a las leyes se suman unas elecciones en sí mismas complejas”, advirtió la UCA.

ukele ha ignorado la prohibición de emitir mensajes políticos tres días antes de la votación, y divulgó en la televisión anuncios en los que llama a votar por sus aliados y critica a sus adversarios.

La UCA y dirigentes alertaron también del uso político de la Policía Nacional Civil y el Ejército para incidir en la votación y favorecer a aliados del gobierno.

“Eso es peligroso y por eso queremos pedirle a la OEA, a la comunidad internacional, que vigile este proceso, que nos ayuden a que ese tipo de actos no se vaya a dar”, urgió el saliente presidente del Congreso, Mario Ponce, de Arena.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *