Por: Alejandro Govea Torres
Para muchos aspirantes a las candidaturas tanto partidistas como independientes se muestran confundidos cuando se habla de las intercampañas, ya que tienen miedo de ser encontrados culpables de violar las leyes electorales porque en este periodo está prohibido que los dirigentes de los partidos políticos y los precandidatos convoquen a los ciudadanos a votar, también realizar actos públicos, como mítines, marchas o asambleas, ni mucho menos presentar propuestas de gobierno o actos anticipados de campañas.

De igual forma, los aspirantes tienen prohibido aparecer en anuncios publicitarios, realizar llamados de apoyo a favor de una coalición o partido político, además de aparecer en spots, mesas de análisis político o partidista y mucho menos participar en debates.

En contraste, los partidos políticos y los precandidatos en el periodo de las intercampañas pueden resolver quejas para resolver las posibles diferencias sobre la elección interna de los partidos políticos.

La etapa de las intercampañas abarca desde el fin de las precampañas, es decir desde el pasado 31 de enero hasta el 3 de abril, puesto que luego se inicia el periodo de las campañas, que están programadas a partir del 4 de abril hasta el 2 de junio, es decir tres días antes de la elección del próximo 6 de junio.

El Instituto Nacional Electoral (INE) realiza monitoreos en medios de comunicación masiva para supervisar que no haya actos anticipados de campaña, pero en el caso de las redes sociales, sólo puede actuar cuando existe una queja expresa por algún dirigente de partido político o de cualquier ciudadano.

Por otra parte, pero sin dejar el tema de los aspirantes a las candidaturas, ahora que el alcalde de Nuevo Laredo, Enrique Rivas Cuellar, anunció que solicitará licencia a partir del próximo viernes 5 de junio para poder ser candidato del PAN a la diputación local del I Distrito Electoral con cabecera en Nuevo Laredo, causó confusión entre algunos panistas de Tampico que creen que el alcalde Jesús Nader Nasrallah debe también solicitar licencia.

Resulta que Rivas Cuellar si debe solicitar licencia porque buscará un nuevo cargo de elección popular, es decir la diputación local del I Distrito Electoral con cabecera en Nuevo Laredo, mientras que Nader Nasrallah buscará ser reelecto como alcalde de Tampico.

En esta misma situación se encuentran los alcaldes Mario Alberto López Hernández de Matamoros y Adrián Oseguera Kernión, ambos surgidos de la coalición “Juntos Haremos Historia”, integrada por Morena, PT y PES, ya que también buscarán la reelección el próximo 6 de junio.

Las leyes electorales vigentes no les prohíben seguir en el cargo, sin embargo, por ética política deberían también solicitar licencia para que no exista ninguna sospecha de que usan recursos públicos en la búsqueda del voto popular que les permita conservar el cargo de elección popular que tienen en la actualidad.

En otro tema, la noticia en redes sociales acerca de que la Fiscalía General de la República (FGR) había solicitado ayer la detención de un gobernador impactó a la clase política de Tamaulipas porque creían en un principio que se trataba de Francisco García Cabeza de Vaca, pero luego se aclaró que se trata del exgobernador Roberto Sandoval Castañeda de Nayarit.

La inquietud entre la clase política se debió porque ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador en la mañanera pidió a los integrantes de la Comisión Instructora de la Cámara de Diputados dar a conocer públicamente el expediente del proceso de desafuero en contra del mandatario tamaulipeco.

Aunque ninguno de los integrantes de la Comisión Instructora no había contestado a la solicitud de López Obrador hasta ayer por la tarde, se da por hecho de que no se puede hacer público el expediente porque sería una violación a los derechos humanos que tiene el gobernador García Cabeza de Vaca.

Está visto que el político tabasqueño tiene “en la mira” al mandatario tamaulipeco, puesto que no hay otra explicación de que insista en hablar del desafuero con el pretexto de transparentar el proceso que sigue la FGR.

Y hablando de las mañaneras, resulta que ayer un joven de nombre José Luis, de 30 años, entró en el Salón Tesorería para presentarse ante López Obrador que escuchaba la explicación que daba en esos momentos el titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Ricardo Sheffield Padilla.

El joven de 30 años, vestido con una playera negra y un pantalón vaquero, burló todo el aparato de seguridad que hay en Palacio Nacional, puesto que pudo llegar sin que ningún guardia o funcionario se le impidiera hasta el presidente López Obrador, quien lo sujetó de los antebrazos para escucharlo.

La directora de Atención Ciudadana de Palacio Nacional, Leticia Ramírez Amaya, se entrevistó con el joven José Luis, quien solicitó ayuda luego de que no ha podido conseguir empleo porque acaba de salir de la cárcel en Durango.

El incidente no pasó a mayores, pero refleja la falta de profesionalismo de los encargados de la seguridad de López Obrador, por lo que muchos analistas políticos coincidieron en señalar que cómo hace falta el personal capacitado del Estado Mayor Presidencial.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *