Por: Marco Antonio Vázquez Villanueva
Coincidí con Alejandra Cárdenas, hace algunos años, por mediación de una política de verdad, de esas que respeto por su congruencia ideológica, lealtad a lo que piensa y, sobre todo, luchadora social, Lupita Perea que es una mujer que no titubeo ni tantito para defender lo que cree y hace unos años abandonó al PRI, creo que la echaron por lo gandallez de su cúpula, en busca de mejores horizontes.

Recuerdo, palabras más palabras menos, a la invitación a platicar con Alejandra Cárdenas que era la candidata a Diputada federal por el V Distrito, que lo primero fue un comentario, casi reclamo, a Perea que era quien me la hacía, por haber aceptado ser suplente en la candidatura a Diputada federal, -tienes más trabajo y mereces más mi querida amiga- habrían sido las palabras para un reviré de esos que se consideran auténticos y que solo en una mujer como ella podría considerarse reales, “Yo no estoy aquí por ambición, estoy con quien puede hacer bien las cosas y esta muchacha vale la pena conocerla”, me dijo.

Dos o tres horas en una cena con Alejandra Cárdenas, Lupita y dos invitados más, fueron suficientes para comprobar que tiene ideas claras, sabe que la prioridad está en la calle y recoger opiniones, más aún, sabe que ya no se puede ser servidor publico de elección para echarse en la hamaca por todo el tiempo que dure una encomienda, vaya pues, en aquel momento se podía decir con certeza que trae proyecto, sentido social y ganas de trabajar.

La breve anécdota viene a colación porque después de corretear votos en territorio, Alejandra Cárdenas se ganó el privilegio de ser candidata a Diputada por la vía plurinominal, va en el segundo lugar de la lista que presentará el PRI, lo que en automático la hacen casi legisladora.

Bueno, es una lista que ha sido aprobada por el Consejo Político Estatal del PRI pero que seguramente será revisada y aprobada por el mismo partido e incluso por las autoridades locales competentes, ya casi es un hecho, es más, “lo peor” que le podría pasar a Cárdenas es que aparezca en el primer lugar de esa lista de candidatos si hay movimientos por eso de la paridad y equidad de género que obligan las leyes, nada más.

Alejandra Cárdenas como candidata por el PRI formará parte de una lista de aspirantes a puestos de elección popular de este partido que no tienen pasados manchados por la corrupción ni el olvido a su gente.

Lo que son las cosas, hoy el PRI por primera vez, no tiene candidatos con pasado cuestionable, aunque tampoco tiene posibilidades de ganar cargos en elecciones de mayoría, tiene entre el 9 y 13 por ciento de la aceptación de los ciudadanos, no le da para mucho, es más, pudiera caer en las preferencias y no por corruptos como se les decía antes sino porque se decidieron por candidatos limpios pero sin dinero o sin mucha penetración con el electorado.

Más triste todavía es que el presidente de ese partido, Edgardo Melhem, y el tres veces Diputado federal, Alejandro Guevara Cobos, se hayan agandallado la primera y la tercera posición en esa lista de candidatos a Diputados locales por la vía plurinominal, las circunstancias de ese partido les exigían a ellos, hombres de experiencia y que ya han hecho todo bajo la sombra del tricolor, abrirle la puerta a sangre nueva, a políticos jóvenes y con más ganas, sin manchas y que, viendo a futuro, pudieran reconstruir ese partido hasta fortalecerlo para tratar de regresarlo a sus días de gloria, si, estos dos personajes con su terquedad mezquina solo hacen pensar que el PRI, siempre será el PRI que mereció el desprecio de la gente, aunque le insisto, ya no lo sea tanto…

Coloque en el buscador de Facebook @CENADeNegros1 y le agradeceré que me regale un Me Gusta, además le dejo la cuenta de twitter @gatovaliente y, como siempre, el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *