Imágenes de Saturno captadas por del Telescopio Espacial Hubble en 2018, 2019 y 2020 a medida que el verano en el hemisferio norte del planeta deja paso al otoño. Credits: NASA/ESA/STScI/A. Simon/R. Roth

Washington, Estados Unidos, América.- El Telescopio Espacial Hubble de la NASA está dando a los astrónomos una visión de los cambios en la vasta y turbulenta atmósfera de Saturno a medida que el verano en el hemisferio norte del planeta deja paso al otoño, tal y como se muestra en esta serie de imágenes tomadas en 2018, 2019 y 2020 (de izquierda a derecha).

“Estos pequeños cambios de un año a otro en las bandas de color de Saturno son fascinantes,” dijo Amy Simon, científica planetaria del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. “A medida que Saturno avanza hacia el otoño en su hemisferio norte, vemos que las regiones polares y ecuatoriales cambian, pero también vemos que la atmósfera varía en escalas de tiempo mucho más cortas.”

“Lo que encontramos fue un ligero cambio de un año a otro en el color, posiblemente la altura de las nubes y los vientos; no es sorprendente que los cambios no sean enormes, ya que solo estamos viendo una pequeña fracción de un año de Saturno,” añadió Simon. “Esperamos grandes cambios en una escala de tiempo estacional, por lo que esto muestra la progresión hacia la próxima estación.”

Los datos del Hubble muestran que de 2018 a 2020 el ecuador se volvió de un 5 a un 10 por ciento más brillante y los vientos cambiaron ligeramente. En 2018, los vientos medidos cerca del ecuador eran de aproximadamente 1.600 kilómetros por hora, más altos que los medidos por la nave espacial Cassini de la NASA durante 2004-2009, cuando eran de aproximadamente 1.300 kilómetros por hora. En 2019 y 2020 volvieron a disminuir a las velocidades de Cassini. Los vientos de Saturno también varían con la altitud, por lo que el cambio en las velocidades medidas podría significar que las nubes en 2018 fueron unos 60 kilómetros más profundas que las medidas durante la misión Cassini. Se necesitan más observaciones para saber qué está sucediendo.

Saturno es el sexto planeta desde nuestro Sol y orbita a una distancia de aproximadamente 1.400 millones de kilómetros del Sol. Se necesitan alrededor de 29 años terrestres para orbitar el Sol, lo que hace que cada estación en Saturno tenga más de siete años terrestres. La Tierra está inclinada con respecto al Sol, lo que altera la cantidad de luz solar que recibe cada hemisferio a medida que nuestro planeta se mueve en su órbita. Esta variación en la energía solar es lo que impulsa nuestros cambios estacionales. Saturno también está inclinado, por lo que a medida que cambian las estaciones en ese mundo distante, el cambio en la luz solar podría estar causando algunos de los cambios atmosféricos observados.

Al igual que Júpiter, el planeta más grande del sistema solar, Saturno es un “gigante gaseoso” compuesto principalmente de hidrógeno y helio, aunque puede haber un núcleo rocoso en su interior. Enormes tormentas, algunas casi tan grandes como la Tierra, ocasionalmente hacen erupción desde las profundidades de la atmósfera. Dado que muchos de los planetas descubiertos alrededor de otras estrellas también son gigantes gaseosos, los astrónomos están ansiosos por aprender más sobre cómo funcionan las atmósferas gigantes gaseosas.

Saturno es el segundo planeta más grande del sistema solar, más de 9 veces más ancho que la Tierra, con más de 50 lunas y un espectacular sistema de anillos hechos principalmente de hielo de agua. Dos de estas lunas, Titán y Encelado, parecen tener océanos debajo de sus costras heladas que podrían albergar vida. Titán, la luna más grande de Saturno, es la única luna de nuestro sistema solar con una atmósfera espesa, que incluye nubes que hacen llover metano líquido y otros hidrocarburos sobre la superficie, formando ríos, lagos y mares. Se cree que esta mezcla de sustancias químicas es similar a la de la Tierra hace miles de millones de años cuando surgió la vida por primera vez. La misión Dragonfly de la NASA volará sobre la superficie de Titán, aterrizando en varios lugares para buscar los pilares fundamentales de la vida.

Las observaciones de Saturno son parte del programa Outer Planets Atmospheres Legacy (OPAL) del Hubble. “El programa OPAL nos permite observar cada uno de los planetas exteriores con el Hubble cada año, permitiendo nuevos descubrimientos y observando cómo cada planeta cambia con el tiempo,” dijo Simon, investigadora principal de OPAL.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *