Por: Ambrocio López Gutiérrez
Beneficiario de un triunfo electoral logrado en base al hartazgo de la ciudadanía que acabó de decepcionarse del PRI por la soberbia del malogrado matamorense Baltasar Hinojosa Ochoa, el reynosense Francisco Javier García Cabeza de Vaca, llegó al palacio del 15 y 16 Juárez acompañado del entusiasmo de miles de tamaulipecos que le habían dado su voto. El fronterizo llegó cuerpeado por un numeroso equipo de personas que habían trabajado con él en el ayuntamiento de su ciudad natal destacando su hermano menor, Ismael, quien desde muy joven ha aspirado a hacer carrera política con tan mala suerte que perdió en su terruño y perdió a nivel estatal ante el cardiólogo victorense Américo Villarreal Anaya, actual presidente de la comisión de Salud en el senado.

Con el ego muy desarrollado, el político ahora conocido como Francisco N, demostró que no sabe hacer equipo y se rodeó de incondicionales sin importarle lo que opinaba la prensa de la entidad a la que calificaba de corrupta. A pesar de sus bajas calificaciones utilizó como candidatos a elementos con poca trayectoria, con escasa capacidad para relacionarse con el pueblo y llegó al extremo de proponer a su hermano Ismael para senador con los desastrosos resultados ya conocidos. Otro de los graves errores que le han señalado diferentes especialistas fue pelearse con los empresarios de la comunicación provocando que varios importantes periódicos dejaran de imprimirse pero sobrevivieron gracias a la virtualidad. Recién iniciado el sexenio intentó apadrinar a varios periodistas fronterizos a los que dejó colgados con una deuda por varios meses de renta. Eran los días de los grandes proyectos y vivía un idilio político en las redes sociales donde sus incondicionales insultaban a quien osaba criticar al señor.

Basta ver las secciones de opinión de los medios impresos y digitales para comprender la magnitud del encontronazo del gobierno panista con los patrones y con los trabajadores de la información. Desde que se habla del desafuero las empresas editoras y periodistas independientes intentan recuperar algo de lo que les adeuda el gobierno del estado cuyos personeros se desgastaron en tiempo récord por su voracidad. Al momento de redactar la presente entrega, más de 300 diputados votaban a favor del desafuero de Francisco N. Propios y extraños coincidían en sostener que la era Cabeza de Vaca ha llegado a su fin porque el señor gobernador tuvo un enorme capital político que intentó transformar en capital financiero mediante la compra de propiedades en Tamaulipas y Texas con el respaldo permanente de su hermanito Ismael, familiares y algunos de sus incondicionales cuyas fortunas están en la mira de las autoridades.

Con la caída del clan Cabeza de Vaca se cumple el vaticinio de varios politólogos como don Daniel Cosío Villegas quienes advirtieron desde el siglo pasado que el PAN podría llegar a ser gobierno pero que sería incapaz de sostenerse porque carece de un programa atractivo para las mayorías. Basta conocer las fortunas que amasaron los cercanos a Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa para darles la razón a los citados expertos. Aunque son los hermanos reynosenses (Francisco e Ismael) los que están en el foco de atención por corrupción, lavado de dinero, evasión fiscal y otros delitos, vale señalar que en poco tiempo habrá información sobre los presuntos cómplices de la banda de cuello blanco que se ha dedicado a saquear las arcas públicas estatales. En cuanto concluya este drama de tintes surrealistas, los tamaulipecos podrán, en democracia, elegir muevas autoridades con valores morales y éticos. Por fortuna, la entidad cuenta con cuadros políticos probados en las urnas.

Por su parte, al hacer un balance de la primera semana de su campaña, Alejandro Montoya Lozano, candidato del Partido Revolucionario Institucional a Presidente Municipal por Victoria, estableció como compromiso dar prioridad a los empresarios locales y a los proveedores para que participen en los programas de obra pública que le corresponda al municipio. “Un compromiso y lo digo desde ahora es que toda obra pública se quedará en Victoria. No vamos a contratar a nadie de fuera, para que el dinero se quede en Ciudad Victoria y genere empleos bien remunerados para dejar de ser exportadores de talentos” (SIC), propuso el candidato del PRI. En ese sentido informó que en la primera semana de campaña electoral visitó 16 colonias y fraccionamientos, dialogó y escuchó la voz de los ciudadanos que expresan estar cansados del mal resultado del PAN y del gobierno municipal.

“Algo que también le duele a los victorenses es la falta de empleo y oportunidades. Por eso creo debe de haber una victoria para los victorenses, que el dinero que se invierta en obra pública se quede aquí y no se vaya a la frontera ni a ninguna otra parte”. Más tarde, Alejandro Montoya recorrió calles de la colonia Vicente Guerrero junto con Maricela Guajardo Maldonado, candidata del PRI por el 15 distrito electoral y en los fraccionamientos Framboyanes y Lomas de Calamaco estuvo Elly Filizola González, candidata a diputada local por el 14 distrito electoral, con cabecera en Victoria, respectivamente. En el diálogo con los vecinos de esos sectores el candidato priista destacó sus tres ejes de campaña, que incluyen propuestas que van desde mejoramiento de los servicios públicos, desarrollo económico, prevención de la violencia y delitos y mejoramiento de algunas de las dependencias importantes del municipio.

Madres y padres de familia de las colonias México, Nueva Era, Niños Héroes y la Vamos Tamaulipas dialogaron con Montoya Lozano, candidato del Partido Revolucionario Institucional y fijaron su esperanza en el candidato para resolver añejos problemas que padecen, como la falta de servicios públicos y abastecimiento del agua en sus hogares. En la colonia México el candidato fue testigo de la desesperación de algunos vecinos por la suspensión del suministro de agua potable durante el día y que llega a los domicilios solo unas horas, por la madrugada. “La propuesta que tenemos es para arreglar el desabasto de agua en Victoria”, señaló el candidato a alcalde, a quien lo acompaño Elly Filizola, candidata del PRI a la diputación local por el 14 distrito electoral.

En otro orden, el presidente AMLO debe estar de plácemes porque, aunque el INE tumbó a dos candidatos de su partido (en Guerrero y Michoacán), la decisión de los diputados de defenestrar al gobernador de Tamaulipas le quita de en medio un obstáculo que durante muchos meses se dedicó a impugnar, entorpecer y cuestionar las políticas públicas del gobierno federal. Muy curioso que los conservadores se vieran tan activos defendiendo a Francisco N luego de aplaudir al INE por quitarle dos candidatos ganadores a Morena. La doble moral de los panistas se puso de manifiesto en la cámara federal de diputados. Ojalá que los candidatos morenistas de Tamaulipas trabajen en serio por los votos y no caigan en la confianza como lo hace Eduardo Gattás Báez, aspirante a la alcaldía de Victoria quien no ha podido elaborar una propuesta que impacte a los electores. He buscado algún documento que hable de la plataforma municipal pero, al parecer, Lalo se ha conformado con mandar fotos y videos a redes sociales.

Correo: amlogtz@gmail.com

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *